En el último minuto

RuinasAlcazarGuadalajara2006

El Alcázar Real de Guadalajara visto desde el barranco del Alamín. // Foto: wikipedia.org

Por Álvaro Nuño.

Hasta la semana pasada parecía un edificio completamente abandonado, no sólo físicamente, algo evidente para quien se pase a ver sus muros derruidos tanto delanteros como traseros, o se asome a las rejas cerradas desde hace casi una década, sino también parecía que prácticamente desaparecido de la memoria de la ciudad y de sus representantes. La verdad sea dicha es que si a la mayoría de las personas se les pregunta por el castillo de Guadalajara, no sabría siquiera dónde ubicarlo o contestaría simplemente que aquí no hay ningún castillo. Para estas últimas generaciones, el Alcázar no ha pasado de ser el nombre de unos viejos y agrietados muros que esconden una colección de piedras de no sabemos exactamente qué valor histórico.

Sigue leyendo

La noche en la que nos colamos en el Alcázar Real

Alcázar Real visto desde el parque del Barranco del Alamín. // Foto: ABC

Alcázar Real visto desde el parque del Barranco del Alamín. // Foto: ABC

 

Por Patricia Biosca

Éramos unos adolescentes con ganas de hacer el gamberro. En aquella época nos aficionamos de manera peligrosa a la adrenalina que ofrecía colarnos en lugares prohibidos, y ahí, justo delante de nuestros ojos, había uno inexplorado. Desde fuera solo se veía un muro derruido de algo parecido a adobe, no muy llamativo ni sugerente. Pero nuestro cabecilla, que ya lo había visitado antes, nos aseguraba que dentro había mucho más. “¿Por qué no?”, pensamos el resto. Y nos deslizamos entre unas ruinas de algo que se notaba grandioso, pero que ahora lucía como una explanada con piedras. Ninguno sabíamos que pisábamos suelo de reyes y nobles. No reparamos en la pista que nos daba su nombre, que decíamos de carrerilla: Alcázar Real. Sigue leyendo