Una deuda con la Sanidad pública

Sala de espera de Oftalmología, en el Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: Sescam

Sala de espera de Oftalmología, en el Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: Sescam

Por Patricia Biosca

Hoy vengo hasta aquí para pagar una deuda que contraje hace nueve años con la Sanidad pública en general y con una doctora en particular. El día en el que hice aquella promesa tenía mis palabras estudiadas desde hacía tiempo, pero no las solté hasta justo antes de quedarme dormida debido a lo que la anestesista me dijo que era “como un whisky con Coca-Cola pero en vena”. Entre el nerviosismo y la vergüenza, dije: “Como esto te salga bien, te prometo que te hago un reportaje para contarlo todo. Ahora, como salga mal…”. En ese momento, la persona que se iba a encargar de apuntalar mi globo ocular por dentro se rió y me contestó con un incrédulo “vale, a ver si es verdad”. Y todo esto sucedía a finales de septiembre de 2009, cuando la temida crisis aún no había llegado a su momento más crítico; cuando aún soñábamos con que los pisos que compramos nunca bajarían del pastizal que le prometimos pagar al banco; cuando los sanitarios no se manifestaban asegurando que no tenían ni para guantes. Sigue leyendo

Anuncios

“El Hospital de Guadalajara”, la canción del verano

Políticos, camas rotas, esperas y obras, la canción del Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: PP, PSOE

Políticos, camas rotas, esperas y obras, la canción del Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: PP, PSOE

Por Patricia Biosca

La información en verano suele pegar un bajón considerable y los medios tiran de temas recurrentes como consejos para aguantar el calor (eviten deshidratarse bebiendo mucha agua y caminen por la sombra; y, por supuesto, ni se les ocurra salir a la calle en las horas centrales del día a no ser que sea absolutamente necesario), las fiestas tradicionales de los pueblos (y cómo se llenan después de diez meses en los que apenas había almas al calor de la verbena y los toros) y el ambiente en las piscinas y charcas naturales (reducto de domingueros y aquellos que no pueden viajar hasta la playa). En Guadalajara, cuyos políticos parece que tienen a bien solidarizarse con el bajo volumen de noticias, ayudan aportando su granito de arena informativo y, religiosamente, como las procesiones de los pueblos en fiesta, sacan el tema del Hospital Universitario. Camas rotas, esperas eternas, cierre de plantas, aparcamientos que parecen el Grand Prix del verano… Una cantinela que se repite cada época estival, independientemente de quien esté en el poder, y sin sonrojo por parte de los responsables de las declaraciones tras usar argumentos que les cayeron en su tejado temporadas atrás. He llegado a pensar si existe una nota de prensa estandarizada que solidariamente se pasan entre ellos cada vez que hay un cambio de poder. “Ya que te vas a la oposición, te paso esta nota para que te entretengas”, me imagino que dicen en el traspaso de poderes, entregándose las quejas en torno al hospital y la palabra “torticera”, que también es de uso exclusivo político (¡Chupito!).

Sigue leyendo