Los mil y un Marruecos

Morian1

Por Morian Parrilla.*

Sentada en tu sofá -quizás incluso cenando- con miles de quebraderos en la cabeza después de uno de esos días interminables, te asomas a esa ventana que nos conecta al mundo, llamada televisión, y ves como las noticias nos cuentan que día tras días la gente se deja la vida ahogada en el mar, en ese océano que une dos continentes diferentes. Y tú, bajo tu techo, piensas qué narices estará pensando esa gente para lanzarse al mar y abandonar todo por algo desconocido. Sigue leyendo

Anuncios

Las lápidas perdidas

D8B77AE0-8179-4C8F-A68F-77DCDCE63D8B.jpeg

No todas las familias recuperaron a sus muertos tras la contienda. Foto: Biblioteca Nacional.

Por Gloria Magro.

Después de todo un año sin ir al pueblo, lo primero que hacemos nada más instalarnos para el verano es subir a limpiar las  lápidas familiares al cementerio. No hay forma de zafarse de esta especie de ritual que mi madre lleva a rajatabla cada mes de julio. Armadas de cubos y trapos pedimos la pesada llave de hierro a su cancerbero, el bar del Justi, y allí nos plantamos bajo un sol de justicia dispuestas a restregar el mármol polvoriento, renovar las flores de tela y pegarnos un rato de recuerdos y filosofía materna. Los comentarios son inmutables año tras año. Empiezan con un “Ay, hija, ¡y qué todos hemos de acabar aquí!”, seguido de un “¡ya descansan aquí juntos, toda la vida trabajando para esto!” Y mientras, le damos a la bayeta sobre los abuelos, el tío, los bisabuelos… para finalizar con  otro clásico: “Y claro, como tú no tienes hijas, ¿quién te va a limpiar a tí la sepultura?”. Sigue leyendo

Bagheera pasea por la Sierra Norte.

IMG_5479.PNG

El último avistamiento se ha producido esta semana en Jadraque. Fuente: Youtube.

 

Por Gloria Magro.

Harían falta unos prismáticos para apreciar bien el precioso gato que se ve a lo lejos en el vídeo grabado hace unos días en los alrededores de Jadraque, porque no cabe duda de que es un gato. Un gato grande, de hasta dos metros de largo más otro metro de cola por lo menos, con un pelaje completamente negro y fuera totalmente de contexto. Como sacado de El Libro de la Selva de Rudyard Kipling, como si de Bagheera se tratara. Un gato de dimensiones generosas y rasgos inequívocos de felino salvaje y ajeno se pasea indolente por la Sierra Norte de Guadalajara desde el pasado verano. Sigue leyendo

La (falta de) dignidad de la fiesta

1475843710_672332_1475844062_noticia_normal

Imagen de uno de los encierros por el campo de la provincia, en los que se da una asistencia masiva de vehículos. // Foto: PACMA

Por Borja Montero

Guadalajara es una de las provincias con una mayor afición por los festejos taurinos populares, con cientos de eventos de este tipo en decenas de localidades, tanto por sus calles como por el campo, a lo largo de toda la temporada, desde que despunta la primavera hasta bien entrado el otoño. En algunos casos, estos encierros forman parte de viejas tradiciones con muchas décadas de vigencia, mientras que otros pueblos han decidido celebrarlos para completar su programa festivo, ya que en España parece indisoluble la unión entre toro y fiestas, como si no hubiera otras alternativas de ocio. Lo que es indudable, tanto para aquellos municipios veteranos como para los advenedizos, es que poco tienen que ver sus sueltas de reses con las de antaño, y no hace falta remontarse medio siglo sino apenas un par de décadas, para comprobar cómo muchos de estos eventos, ahora regulados de forma directa y explícita por normativa de carácter autonómico, se les han ido de las manos a sus organizadores. Después de llevar a cabo una campaña de concienciación y crítica pública a algunos de los desmanes que se cometen en los encierros de diferentes localidades, el partido animalista PACMA ha presentado una denuncia administrativa ante la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha contra los ayuntamientos de Yunquera de Henares, Jadraque, Málaga del Fresno y Romancos por el incumplimiento de varios puntos del Reglamento de Festejos Taurinos Populares de Castilla-La Mancha. Sigue leyendo

La Serranía también existe

mapa-de-san-andres-del-congosto-8

San Andrés del Congosto.

Por Julio Martínez

Debido a la vorágine diaria, muchas de las informaciones que –sobre Guadalajara– damos los periodistas se refieren a la capital y al Corredor del Henares. Es cierto que éstas son las zonas más densamente pobladas de la provincia. Pero también debemos atender al resto de comarcas y, así, constituirnos como el altavoz de las inquietudes de sus ciudadanos. La Sierra Norte, por ejemplo, posee varios problemas específicos, entre los que se encuentran la galopante despoblación y el recorte continuo de servicios. Sigue leyendo

San Juan en Jadraque, un motivo para disfrutar

Fiesta de San Juan en Jadraque.

Fiesta de San Juan en Jadraque.

Por Marta Andrés González *

Jadraque celebra este fin de semana la XXVI Cena Medieval y la Hoguera de San Juan en el Castillo del Cid. La cena, a la que puede asistir todo el que lo desee, previa inscripción y hasta completar aforo, comienza a las diez de la noche. Pero, San Juan en Jadraque es mucho más que eso, que no es poco, y además cuenta con la Declaración de Interés Turístico Provincial. La fiesta comienza a las once de la mañana, en la plaza Mayor, con un completo programa de actividades y ambiente de época que se incluye en la II Jornada Cidiana de San Juan. Una cita que implica un motivo más para disfrutar de la vida, de las costumbres y de los amigos. Porque San Juan en Jadraque se convierte en una experiencia única, apta para los cinco sentidos.

Muchas son las ofertas medievales y de época que inundan la geografía española. Pero ninguna como la sanjuanera jadraqueña. Numerosos son los castillos repartidos por la terrible estepa castellana, pero sólo el de Jadraque corona “el cerro más perfecto del mundo”. Desde su cumbre, contemplar el horizonte de la Vega del Henares que ya nombrara el Cantar, asombra, y se alzan aparentemente cercanos el cerro de Hita y los picos de la cordillera central que limita las viejas Castillas.

En el silencio de la Noche de San Juan, ya bien entrada la madrugada, la melodía del grillo acompaña a las sombras de la luna llena sobre la piedra muda, fría, suave e inerte y, en los albores del alba, los cánticos de pajarillos libres recuerdan que es hora de volver a casa. Así lo llevan haciendo desde tiempo inmemorial, cuando los jóvenes jadraqueños subían al castillo para ver amanecer la Noche de San Juan, la más corta del año; noche de fuego y brujas, siempre buenas, con buenos augurios y nobles deseos.

Por el paseo empedrado que nos dirige al Castillo del Campeador, en la que fuera noble  musulmana y mendocina, se inspiran casi sin quererlo los aromas del campo alcarreño, llegados de matojos de jaras y tomillos que empujan a las manos tranquilas a acariciar los frutos de la tierra que empapan los dedos que los aprietan, al pasar, sin intención, sólo con el impulso de tomar prestado un pedacito de paraíso.

El sabor del chocolate a altas horas, dulce remate de los Amigos del Castillo a una cena excelente para todos los públicos y para todos los paladares. Un menú sencillo, de campo, de pastoreo, humilde pero capaz de satisfacer a los más exigentes y de saciar a los que no se sacian nunca, al amparo de los muros del Castillo. Mollete de pan blanco; relleno de chorizo y lomo de matanza y tortilla de patata, tan jugosa y española como las banderas que ondean lacias si Zeus y Júpiter se sosiegan por deferencia celestial hacia las cuatro centenas de comensales que se reúnen para paladear la azúcar y la canela que envuelven la jugosa leche frita a los postres. Y vino que alegra y agua que aclara los sentidos, riegan una cena aderezada con música, danzas, magia y antorchas y ataviada con trajes de época, que aunque ni mucho menos es obligado, sí conviene y anima.

San Juan en Jadraque tiene premio. Servidores municipales y voluntarios diligentes se afanan para que todo salga bien, con la utópica intención de agradar a propios y extraños. Su premio intangible será la satisfacción del trabajo bien hecho y la sonrisa de las almas que deambulan por entre los muros milenarios bajo las estrellas. Y el Premio para los destacados, forjado con polvo, sudor y hierro en las ascuas de la herrería a la usanza del Medievo en la Plaza Mayor, una espada Tizona que mejor colgar que empuñar en la época que nos toca.

La noche de San Juan se adelanta, como casi todo en estos tiempos, pero justifica su fiesta el sábado 21 de junio porque, en esos días, las tropas comandadas por el lugarteniente del Campeador, Álvar Fáñez de Minaya atravesaron la Tierra de Jadraque para reconquistar la Guadalajara árabe. Y porque un sábado en los pueblos, somos más. Y porque saltar la hoguera y soñar debe estar y en Jadraque lo está, al alcance de todos.

Marta Andrés, periodista.

Marta Andrés, periodista.

* Marta Andrés González es jadraqueña. Licenciada en Periodismo, ha trabajado en diferentes medios de comunicación de Guadalajara como El Decano, agencias de noticias nacionales como Europa Press y en la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Actualmente vive en Jadraque y trabaja en su Ayuntamiento, donde se ocupa del gabinete de prensa.