Lo primero, el refranero

thumbnail (24)

En el ámbito de la lengua castellana el refrán es por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

Por Gloria Magro. 

Cualquier lector por encima de los cuarenta tiene por fuerza que haber reconocido el plagio en el titular. Lo primero, el refranero era la columna semanal en Nueva Alcarria de Ernesto Baraibar Gardoqui, un médico vitoriano destinado durante muchos años en la Residencia vieja de Guadalajara y después ya en el Hospital Nuevo. Aficionado a la Historia, ganador de multitud de premios literarios y persona de reconocida generosidad por su labor en Cruz Roja, desde los años 1960 y hasta finales de los noventa -prácticamente hasta poco antes de fallecer-, este periodista aficionado con alma de historiador nunca faltó a su cita de los viernes con los lectores alcarreños. Su tema era, como se puede adivinar, el refranero.  Y a eso mismo va dedicado hoy este artículo, a los refranes en su versión más popular, en recuerdo del refranista más reconocido de la provincia, Ernesto Baraibar Gardoqui y su alter ego, el Tío Refranes. Dichos populares de Guadalajara cortesía de los lectores, a quienes agradezco una vez más que hayan buscado en el baúl de la memoria familiar para compartirlos con todos nosotros.

Sigue leyendo