Cacerolas y cacerolos

 

solucion-para-hacer-una-cacerolada-sin-romper-las-cazuelas-1584541484966

Me resisto a la nueva normalidad. A mí no me parece normal. Pero qué hago, ¿me mantengo en la cueva y espero a salir solo cuando lo que se está llamando normalidad se corresponda con la mía? Después de todo, mi normalidad era la de todo el mundo hasta hace solamente dos meses ¡dos meses! Nada más y nada menos (…) Seguid sin mí, que yo me quedo aquí, en la cueva de Segismundo, esperando hasta que la palabra viva sea viva de nuevo. No tengo prisa, bueno, sí tengo (muchísima), pero me la aguanto y disimulo como si no la tuviera. No sé hasta cuándo… Estrella Ortíz. Escritora. Foto: Sport.es

Por Gloria Magro. 

Abro el cajón y miro las cacerolas apiladas, relucientes a base de tanto frotarlas con el estropajo nanas, y pienso en qué me impulsaría a mí estos días a salir a la calle para aporrear un cazo envuelta en una bandera como toda defensa ante un virus letal. La respuesta tiene sus capas, sus fondos y sus superficies, brillantes y bruñidas también de tanto frotar estos días el pensamiento cuando no tenemos otra cosa en que emplearnos en este domingo infinito en el que el COVID nos ha instalado.  Sigue leyendo

Guadalajara sin mancha (II)

1024px-Mapa_de_Castilla_la_Nueva-Tomas_Lopez_1785.jpg

En 1978, Ramón Tamames, decía que Madrid era “un conjunto que desborda los límites provinciales y que va desde Guadalajara a Toledo”. De prosperar aquella propuesta,  hubiéramos sido la Comunidad Guadmatol.

 

A La Mancha manchega, que hay mucho vino, mucho pan, mucho aceite, mucho tocino.Y si vas a La Mancha no te alborotes, porque vas a la tierra de Don Quijote (…) Jota manchega (Ciudad Real). 

 

Por Gloria Magro.

Para muchos lectores esta será la primera vez que tienen delante la letra de una jota manchega y seguramente sean pocos los guadalajareños que puedan tararear su melodía. O saber como es un gazpacho en los Montes de Toledo o reconocer el traje típico de Las Pedroñeras. La identidad no entiende de fronteras y sí de la cultura que se hila a través del tiempo y la Historia. En Castilla-La Mancha llevamos ya más de cuatro décadas intentando forjar un relato común que nos de sentido como Comunidad y pese a ello los guadalajareños no hemos llegado aún a asimilar nuestra pertenencia a esta Autonomía.

Sigue leyendo

Lo primero, el refranero

thumbnail (24)

En el ámbito de la lengua castellana el refrán es por antonomasia, la paremia más representativa de la sabiduría popular.

Por Gloria Magro. 

Cualquier lector por encima de los cuarenta tiene por fuerza que haber reconocido el plagio en el titular. Lo primero, el refranero era la columna semanal en Nueva Alcarria de Ernesto Baraibar Gardoqui, un médico vitoriano destinado durante muchos años en la Residencia vieja de Guadalajara y después ya en el Hospital Nuevo. Aficionado a la Historia, ganador de multitud de premios literarios y persona de reconocida generosidad por su labor en Cruz Roja, desde los años 1960 y hasta finales de los noventa -prácticamente hasta poco antes de fallecer-, este periodista aficionado con alma de historiador nunca faltó a su cita de los viernes con los lectores alcarreños. Su tema era, como se puede adivinar, el refranero.  Y a eso mismo va dedicado hoy este artículo, a los refranes en su versión más popular, en recuerdo del refranista más reconocido de la provincia, Ernesto Baraibar Gardoqui y su alter ego, el Tío Refranes. Dichos populares de Guadalajara cortesía de los lectores, a quienes agradezco una vez más que hayan buscado en el baúl de la memoria familiar para compartirlos con todos nosotros.

Sigue leyendo

Bares, qué lugares (III)

thumbnail (13).jpg

 “Mi padre, Jacinto Solanas Laleona –en el extremo izquierdo de la imagen en La Casa de Andalucía-, llegó con el oficio de camarero desde el Restaurante Hevia de la Castellana, en Madrid”. Gema Solanas.

 

Por Gloria Magro .

Los bares están ligados a nuestra historia personal más que ningún otro escenario pese a que con el paso del tiempo ya no es que nuestros recuerdos sobre ellos se desdibujen, es que los bares también cumplen su ciclo y cambian de manos o desaparecen. Pocos, por no decir ninguno, de nuestros bares de juventud existen a día de hoy. Y mucho menos los que permanecen están igual que en nuestra memoria.

Sigue leyendo