Vuelta a los orígenes

tenorio_mendocino_ensayos__2017_0007

Nerea (Doña Inés) y Álvaro (Don Juan) en pleno ensayo. // Foto: eltenoriomendocino.net

Por Álvaro Nuño.

Nerea tiene 18 años, estudia segundo curso de Bachillerato en el instituto “Buero Vallejo” de la capital. Álvaro tiene diez más -veintiocho-, y es diseñador gráfico. Los dos viven en Guadalajara y forman parte de esa generación que, en la mayoría de los casos, vive pegada todo el día y buena parte de la noche a una pantalla, al móvil o a la tableta, porque la televisión, a no ser que esté conectada a internet o sea de pago, ya es un electrodoméstico pasado un poco de moda, propio de otra generación. Seguramente se lo pasarían en grande en las pasadas Ferias, siendo de peña o no, con los amigos, los excesos y las juergas propias de la edad. Pero pasada la semana festiva, han comenzado una nueva aventura que la mayoría de sus coetáneos no tendrán la suerte de disfrutar nunca. Esta tarde, los ojos de media ciudad estarán pendientes de su intrincada historia de amor, que pasearán en público por las callejuelas de la vieja Guadalajara. Lo han adivinado: Nerea es Doña Inés y Álvaro, Don Juan Tenorio.

Sigue leyendo