Un instante para renombrar

descarga (1)


Por Inma Haro (*).

Luisa de Medrano (**) (Atienza, Guadalajara, 1484) fue una mujer épica de voz y palabra y, sin embargo, también fue una mujer que a golpe de silencio se convirtió en una de las grandes olvidadas. Luisa nació Luisa y la nombraron Lucía. Después Carlos I la sacó del libro traducido al castellano «De las cosas memorables de España” escrito por Lucio Marineo Sículo, con prohibición absoluta de nombrar a ilustres varones y no pocas mujeres dignas de ser recordadas. Fue el propio Lucio, quien ya decía de ella en ese ejemplar: doncella elocuentísima, a la cual oímos no solamente hablando como orador, mas también leyendo y declarando en el estudio de Salamanca libros latinos públicamente.

Sigue leyendo