Locura en el San Miguel

El Azuqueca solo pudo sacar un punto de la visita de la UD Almansa (4-4) en un partido con suspense final.

IMG_20191111_012421.jpg

Los futbolistas del CD Azuqueca posando antes del choque ante el Almansa. Foto: CD Azuqueca (vía Twitteros). 

Partido no apto para cardiacos en vivido el pasado sábado en el San Miguel. El Azuqueca recibía al Almansa y ambos equipos dejaron ocho goles -cinco en la primera parte- y un sinfín de ocasiones.

Los visitantes llegaban como últimos a Azuqueca, algo que no parecía visto el repaso que le pegó al Azuqueca en los primeros minutos. Según Manolo Alfaro, alguien que hubiese visto los primeros 20′ habría pensado que “este equipo no tiene entrenador”.

Con cambios en el once con respecto al derbi del Pedro Escartín, el Azuqueca salió dormido al partido y encajó tres goles en poco más de media hora. El Almansa se puso 0-3 en el 32′ con tantos de Víctor Martín, Pascu y Alfon para sorpresa del respetable del San Miguel. Alfaro no aguanto más y sacó del campo en la primera mitad a Rober, damnificado al igual que la semana pasada Villada, que esta jornada no jugó.

El equipo despertó a tiempo y logró dos tantos en apenas diez minutos que le metieron en la pelea por los puntos. Paco Tomás primero y De la Cuerda después pusieron el 2-3 justo antes del descanso, algo que reactivó a la grada de cara al segundo tiempo.

Contratiempo al inicio y recompensa final

Con el equipo enchufado y tan solo un gol por debajo en el marcador, volvía la decepción a Azuqueca. El Almansa metía el cuarto y obligaba a la épica al conjunto rojinegro, que por poco no consiguió llevarse la victoria.

Después de una cantidad innumerable de oportunidades tanto para uno como otro equipo, el Azuqueca volvía a acercarse con un gol de Javi Martín. El extremo demostró haber dejado atrás sus problemas físicos y estuvo muy activo desde su entrada en el primer período.

Javi Martín recibió un balón de Matas a la espada de la zaga y ponía el 3-4 a falta de 12 minutos más el añadido. El público volvía a venirse arriba y el conjunto de Alfaro echaba toda la carne en el asador para aguarle la fiesta al colista.

La recompensa iba a llegar en el 89′, obra de Borja Cabanillas. El futbolista zurdo del Azuqueca aprovechaba un rechace del portero visitante para empatar el choque y desatar la locura en su feudo. Con cuatro minutos de añadido, aún quedaba tiempo para la machada final, aunque esta no llegase.

Pudo ganar el Azuqueca, aunque la última ocasión la tuvo el Almansa en botas de su veterano capitán, Setién. Ballesteros cedía el balón a Ropero fuera del área y este, ante la presión de Pascu, se hacía un lío y derribaba al delantero para ser posteriormente expulsado de manera directa.

Chema entraba a cubrir la jugada final, que Setién envió al palo izquierdo del marco del Azuqueca. No hubo tiempo para más, puesto que el colegiado decretó acto seguido el final del partido.