Con resiliencia

Por Sonsoles Fernández Day

El pasado 12 de octubre, un año más, se celebraba el Día de la Fiesta Nacional en Madrid. Como este 2020 no se parece mucho al resto, además de la tensión entre los asistentes, el acto quedó reducido a un pequeño desfile militar en la Plaza de la Armería del Palacio Real. Allí se rindió especial tributo a todos los que han luchado contra la pandemia. Han luchado, y siguen haciéndolo. El momento más emotivo volvía a ser cuando la Patrulla Águila hizo su tradicional pasada durante el homenaje a los caídos. Pero este año, tan raro y diferente, uno de los aviones, en un extremo, dejaba una estela blanca en lugar de roja, y nuestra bandera se vio también distinta.

Sigue leyendo

La transmisión descontrolada

Por Sonsoles Fernández Day

Primer día de octubre de 2020, han pasado siete meses desde que empezara a propagarse por España el SARS-CoV-2, ya saben, la pandemia del coronavirus, y volvemos a estar a expensas de las cifras, las restricciones, y los cierres. Si se ponen de acuerdo el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas, se impondrán las medidas para, según dicen, frenar una segunda oleada. Y si no se ponen de acuerdo, probablemente también. El deseo del Ministerio de Sanidad es ‘cerrar’ los municipios más afectados por el coronavirus.

Sanidad advierte que en aquellos territorios que registran una tasa de incidencia por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes, hay un alto riesgo de transmisión descontrolada. Una vez más me he quedado pasmada leyendo las noticias. He estado intentando recordar en qué momento de estos siete meses la transmisión del bicho estuvo controlada. No lo he conseguido.

Sigue leyendo

A tomar medidas

Por Sonsoles Fernández Day.

Seguro que les suena esa frase tan de abuela que, harta de avisar de lo que va a pasar si no obedeces o cansada de que ignores sus consejos, da una vuelta al discurso, como si se diera por vencida, y dice: ‘Tú no me hagas caso, que luego vendrán los ¡madre mía!’. Más de uno se lo piensa después de la sentencia. Ese ‘¡madre mía!’ que, aunque la RAE dice que ‘indica sorpresa o admiración’, todos sabemos que tiene muchos más significados, que resume muchos sentimientos y que es un comodín para preocupación, rabia, indignación, cabreo, y ‘se veía venir’. Si se echan la mano a la cara, completan el cuadro.

Sigue leyendo