Tarde de toros

Por David Sierra

Hacía años que no presenciaba un acontecimiento como el vivido este verano. Acudí invitado, casi por compromiso, con tal de machacar una de esas tardes veraniegas sin planes con las tareas cotidianas ya liberadas. El pueblo, en fiestas, es de los pocos que aún defiende los toros en el ruedo; la lidia pura, con todos sus tercios en consonancia con la categoría de la plaza. Hay cosas que no cambian y otras que sí, a garrotazo de artículo de normativa. Una de esas que siguen vigentes es la de los ‘descamisaos’, personajes cuyas camisas apenas se sostienen gracias a un botón abrochado a la altura del ombligo, con un bolsillo a la derecha sobre el que recae el peso de una billetera y una cajetilla de tabaco con encendedor incluido. Revolotean entre el chiringuito y la arena del ruedo con el único afán de inmiscuirse en algún burladero. Entendidos de gorrilla y callejón, que con apenas dos vistazos ya le encuentran el defecto al astado de saldo.

20180826_185410_resized

Tarde de toros en uno de los pueblos de nuestra provincia. / Fuente: David Sierra.

Sigue leyendo

Anuncios

El puentero

Por David Sierra

Le esperaban con la noche bien entrada. Con la comida fría sobre la encimera. En los países de Centroeuropa se cena pronto. Es políglota y, además, los checos dominan el inglés. A ratos. Cualquier lengua le vale para hacerse entender. Por suerte, también chapurrea como nadie el español. Aunque le acierta dar un leve acento sudamericano. La expectación suscitada por su presentador había sido máxima, pero es su altura lo que más llama la atención. Viste sencillo. Se asemeja en ese rasgo a los frailes jesuitas que aún vagan por Filipinas tratando de difundir la palabra del Señor. Y también, porque no decirlo, para hacer la vida más fácil a quienes peor lo pasan. Que por esos mundos de ojos rasgados son muchos. O, al menos, eso dicen ellos.

Sigue leyendo