La lucha de Ascensión Mendieta

ascensión mendieta

Ascensión Mendieta (derecha) al fin podrá recuperar los restos de su padre fusilado en el cementario de Guadalajara en 1939. Foto: Lasexta.com.

Por María José Establés

Guadalajara vuelve a ser noticia en el programa El Intermedio del canal de televisión La Sexta. Ascensión Mendieta, natural de Sacedón, ha conseguido al fin la autorización judicial para exhumar los restos de su padre, fusilado el 16 de noviembre de 1939 en Guadalajara, y que se encuentran enterrados en una fosa común del cementerio de la capital alcarreña junto a otros 17 cadáveres. Se trata de la primera vez que un juez español da permiso para una exhumación dentro de un proceso penal.

Sigue leyendo

De Franco al aquelarre

Retirada de la estatua de Franco, con una grúa, hace diez años. // Foto: Efe.

Retirada de la estatua de Franco, con una grúa, hace diez años. // Foto: Efe.

Por Rubén Madrid

Franco murió hace cuarenta años, pero de Guadalajara no se fue hasta hace sólo diez. El lunes se cumplió el décimo aniversario de aquella decisión controvertida del entonces alcalde Jesús Alique, que se adelantó por unos meses a la Ley de Memoria Histórica del gobierno de Zapatero y decidió bajar del pedestal al dictador, objeto a menudo de un vandalismo de baja intensidad.

En el amanecer del 24 de marzo no apareció el rostro de la efigie pintado de colores ni la cabeza cubierta por un cubo de basura, como era frecuente. Aquella mañana la estatua de Franco ya sólo estaba en los periódicos, que daban cuenta de que había sido apeada en plena noche, en una decisión que tampoco esperó al veredicto de una comisión de expertos, como se había anunciado. Y con la desaparición de Franco de su lugar frente a dos colegios le llegó también su hora al pomposo monumento a José Antonio Primo de Rivera en la Concordia: su presencia allí no sólo manchaba el nombre del propio parque (concordia, nada menos) sino que resultaba aberrante en un espacio para juegos infantiles. Sigue leyendo

Las heridas abiertas

Ascensión Mendieta, retratada por Uly Martín para un reportaje publicado por El País en diciembre de 2013, a la vuelta de su viaje a Buenos Aires.

Ascensión Mendieta, retratada por Uly Martín para un reportaje publicado por El País en diciembre de 2013, tras regresar de su viaje a Buenos Aires.

Por Rubén Madrid

Ascensión Mendieta tiene casi 90 años y lleva 76 con la herida abierta. Es la hija de un sindicalista fusilado el 16 de noviembre de 1939, cuyos restos yacen en una fosa común del Cementerio de Guadalajara. La anciana se pegó hace dos años un viaje de 10.000 kilómetros hasta Argentina para prestar declaración ante una juez que investiga crímenes del franquismo y que, tras escucharla, pidió la exhumación del cadáver. Así que Ascensión Mendieta estaba ya muy cerca de rescatar por fin los huesos de su padre para ponerlos a descansar junto a los de su madre. A esto, y no a otra cosa, es a lo que algunos llaman reabrir heridas. Sigue leyendo