Aquel Depor pudo ser este Mirandés

Por Ana G. Hernández

terrazas riazor

Carlos Terrazas dirigiendo al Mirandés en los octavos de final en Riazor. // Foto: El País.

Permítanme la licencia que me concedo este lunes. Un lunes salpicado por los problemas económicos del Deportivo Guadalajara y por el run run de jugadores que se van en busca de lugares más apacibles. Permítanme que hoy dedique estas líneas al Mirandés de Carlos Terrazas. Les cuento…

Hace ya unos meses, y a pesar de las reticencias de algún inquilino, en casa instalamos el aparato que nos permite disfrutar de Liga, Champions y Copa. Sinceramente, no soy la que más uso le da, pero el pasado jueves me intrigaba ver uno de los partidos. El Mirandés jugaba en el Sánchez Pizjuan en los cuartos de final de la Copa del Rey. Y, aunque ya seguí con cierta atención su pasada eliminatoria ante el Deportivo de la Coruña, tenía claro que no quería perderme el plan de Terrazas en uno de los campos históricos del fútbol español. Y lo que vi me satisfizo. Me satisfizo ver al francés Gafford en el centro de la defensa y como Terrazas no se cortó un pelo en mantener el sistema que le ha hecho grande en la competición del KO, el 1-3-3-3-1. Estrategia tan rara como solvente que solo podría nacer en la excéntrica mente del técnico vasco. El Mirandés compitió ante los de Emery y, a pesar del 2-0, lo hizo muy bien. Sigue leyendo

Anuncios

Promesas

Deportivo Guadalajara

Hasta 10 goles ha cosechado el Dépor en los dos últimos partidos de pretemporada. El miércoles se prueban ante un 2ª, el Leganés // Foto: Luis Polo (www.deportivoguadalajara.es)

Por Ana G. Hernández

Si la pretemporada fuera una competición y esa competición diese puntos para lograr promocionar a Segunda División, el Deportivo Guadalajara sería favorito para lograr el ascenso y para ganar el título de campeón. Sin embargo, la pretemporada poco tiene que ver con eso, puesto que es el momento en que los equipos buscan su forma óptima para conseguir los objetivos marcados. En el Depor se está haciendo este trabajo físico, pero además se está acoplando a un nuevo grupo de jugadores que poco tienen que ver con los que la temporada pasada quedaron quintos en el Grupo IV de Segunda B y subcampeones de la Copa Federación.

En otras palabras, durante la pretemporada se siembra la cosecha que se recoge en mayo, y el equipo de Pérez Salvachúa promete ganancias. Y es que los cinco partidos disputados hasta el momento son más que satisfactorios. Cinco amistosos contra equipos de Segunda B y Tercera que se saldan con un balance de uno perdido y cuatro ganados, incluyendo una grandísima remontada en el debut del cuadro morado en el Pedro Escartín. Datos halagüeños que no solo animan a seguir trabajando en la misma dirección, también provocan un sabor muy dulce en el paladar del hincha alcarreño.

Como bien dijo Pérez Salvachúa, el ascenso hay que conseguirlo deportivamente y, precisamente, el propio míster está construyendo los cimientos necesarios para que así sea. No en vano, el Depor está sorprendiendo a propios y a extraños con una capacidad goleadora impensable tras la marcha de Quique González. En los cinco partidos disputados, los morados anotaron 14 tantos, es decir, una media de 2,8 dianas por amistoso. Sin embargo, esa media se dispara a 3,5 goles por encuentro si excluimos de la lista el primer choque de la pretemporada ante el Castilla de Zidane. Mientras Marc Mas parece haber cogido el rol de Quique, Toledo le ha tomado prestado, y ojalá durante mucho tiempo, su olfato goleador. No en vano entre los dos suman 8 de los 14 goles morados en estos cuatro últimos encuentros. Por no mencionar las incorporaciones de Abel Molinero o Chema Mato, que tanto han ilusionado, después de verlos ante el Getafe B.

Sin embargo y de momento, como digo, el Depor solo promete. Promete una gran temporada. Promete luchar por ganar su primer título de liga. Promete luchar por el ascenso a la Liga Adelante. Sin embargo, y valga la redundancia, de momento solo son eso… promesas, que no es poco. Como bien recuerdan, la temporada pasada ni siquiera existieron esas promesas porque, básicamente y como recordó Sergio Alberruche en una red social, a estas alturas del mes de agosto el Depor solo contaba con dos jugadores en su plantilla: Tello y Prosi. A partir de ahí y con los primeros partidos de liga como pretemporada, el cuadro de Pérez Salvachúa realizó una grandísima temporada partiendo de esas condiciones. Ahora la situación no tiene nada que ver, las promesas están sobre la mesa. Queda lo más complicado, corroborarlas en mayo.

Con la gorra

No puedo resistirme a dar una pincelada sobre el descenso administrativo del Real Murcia, el regreso del Mirandés a Segunda y, por extensión, el de Carlos Terrazas. El técnico vasco se hizo con los controles en Anduva, después de conseguir ser el mánager general de la entidad, cambiando así el modelo deportivo de la misma. Achacando el descenso del conjunto de Miranda de Ebro al modelo anterior y a la bicefalia en la toma de decisiones, Terrazas prometió, hablando de promesas, devolver al Mirandés a Segunda División. Lo que Terrazas no sabía, y eso es mucho decir, es que su equipo se aprovecharía del descenso administrativo del Murcia. Precisamente el Murcia. Casualidades de la vida y del fútbol que cierran un círculo vicioso entre el Depor, el Mirandés y el propio equipo pimentonero. Lo que está claro es que Terrazas sigue con la gorra bien puesta y en Segunda División.