2019: como el año que fue en Guadalajara

Calendario de bolsillo de 1997 de Caja Guadalajara. // Foto: Todocoleccion.net

Calendario de bolsillo de 1997 de Caja Guadalajara. // Foto: Todocoleccion.net

Por Patricia Biosca

Día 31 de diciembre. Ese en el que la gente “se pone como La Moñoño” -que se dice en mi casa, que para eso son días familiares- entre el vermú y el cotillón, en el que te atragantas con las uvas, en el que las parturientas hacen carreras para dar a luz en la primera campanada y en el que echas de menos a alguna gente y a los especiales de Cruz y Raya de antaño. Y ya que nos ponemos a mirar para atrás, “hacemos el balance de lo bueno y malo”, que canta Ana Torroja con Mecano. Así que me he propuesto hacer la revisión de lo que han dado de sí estos doce meses en los que ocho juntaletras (porque ha habido bajas y altas este 2019 en la plantilla “hexagonera”) les hemos intentado acercar la realidad de una forma diferente -tal y como marcan nuestros estatutos-. Sigue leyendo

Un Santa Claus en el Roscón

tarjeta navideña Ferrandiz

Una típica tarjeta navideña de Ferrándiz

Por Sonsoles Fernández Day

Seguro que se acuerdan de aquel anuncio en el que sonaba el timbre de una casa cuando la familia está a punto de sentarse a la mesa para la cena de Nochebuena y la madre despistada abre la puerta y aparece su añorado hijo que ha venido por sorpresa. El emotivo abrazo acompañado de la canción de ‘Vuelve, a casa vuelve, por Navidad’ nos conmovía a todos. En mi casa estos días no paraba de sonar el timbre. Pero mis hijos estaban dentro. Eran los repartidores de Amazon o de DHL, porque los regalos se compran online y las listas de lo que te pides están en un link. Menos mal que no se quedaron a cenar. Sigue leyendo

La Grinch se va de vermú

vermu_nocheok

Imágenes del vermú 2018. // Foto: Guadalajaradiario.es

Por Patricia Biosca

Es posible que en estos mismos momentos que leen mis humildes líneas se estén preparando para salir al, desde hace unos años, populoso vermú navideño. O puede que incluso estén leyendo estas palabras con una cerveza en la mano. Gracias en cualquier caso y atentos si se encuentran en la segunda de las situaciones citadas a sus enseres y bebidas, que hay mucho amigo de lo ajeno. Más cuando una actividad se empieza a poner tan de moda que crea las aglomeraciones que solo una buena fiesta patronal consigue, pero reducido el espacio a la calle Mayor y aledaños. Aquí, en cuestión de unas horas, se junta la chavalería con la juventud tardía, quienes bailan al son de los djs en los altares de los escenarios de quita y pon con las bufandas y los guantes. También podemos encontrar, además de las verbenas del frío, sus típicos borrachos, que van calentitos por dentro. Y vasos tirados, colillas de cigarros espachurradas, espumillón, gorritos navideños, olor a cerveza agria y orín. Un festín. Sí, aquí llega de nuevo la Grinch Alcarreña. Para servirles. Sigue leyendo

El escaparate de Lirón

Liron

La desaparecida Juguetería Lirón, en la Calle Mayor // Foto: familia Lirón

Por Álvaro Nuño.

A quien más y a quien menos, llegadas estas fechas, parece que las luces de colores, las felicitaciones -la mayoría protocolarias y automáticas pero otras sinceras- y buenos deseos para estos días o para el año que comienza, incluso el canturreo constante que escupen los vídeos navideños y los mensajes comerciales, reblandecen el corazón más duro. Con el cambio de década -los puristas dicen que será dentro de un año y no el próximo 31 de diciembre- y la llegada en mi caso del medio siglo de existencia en 2020, parece que hace aflorar sobre mí la nostalgia de una niñez cada vez más lejana. Por eso hoy me he intentado poner en “modo Biosca” pero con algunos años más que ella y menos memoria.

Sigue leyendo

Escapar con lo que nos hace felices

amigas

Por Sonsoles Fernández Day

No sé si también lo han notado, pero a mí me da la impresión de que anda la gente nerviosa, algunos algo deprimidos y otros yo diría que hasta de mal humor. Será porque las fechas navideñas no gustan a todo el mundo, porque las compras nos estresan y agobian mientras se nos echa el tiempo encima, porque aún no tenemos ni pensado lo que vamos a poner de cena y de comida en los días señalados, o porque las futuras obligadas reuniones familiares están crispando los nervios a más de uno. Habrá reuniones en las que la falta de esa persona especial resulte demasiado triste, y habrá otras en las que aflore de lo más hondo el instinto asesino después de aguantar un rato al pariente insufrible. Sigue leyendo

Creo que si miras bien, hay elfos

1263491_1

El mural de Bansky en Birmingham. // REUTERS

Por Sonsoles Fernández Day

La semana pasada apareció en Birmingham otro mural del enigmático Bansky. Dos renos parecen tirar de un trineo que en realidad es un banco de la calle. En el vídeo que subió el artista en las redes sociales, el banco está ocupado por un sintecho al que llama Ryan. Es su forma de denunciar el problema de los homeless en el Reino Unido. Muchos vecinos se han acercado a ofrecer ayuda y hospitalidad al vagabundo, aunque probablemente, miles de personas visitarán el grafitti para hacerse fotos, y acabarán olvidándose de Ryan.

Sigue leyendo

¿Qué es? ¡Hay 665.000 bombillas de color!

Caja de regalo de la plaza Mayor. // Foto: Guadaqué

Caja de regalo de la plaza Mayor. // Foto: Guadaqué

Por Patricia Biosca
Ya saben de mi gusto por el “chumeteo” en redes sociales. Paso más tiempo del que reconozco y debería haciendo scroll arriba y abajo y disfruto sobremanera de los comentarios de las entradas, sobre todo de las noticias de Guadalajara. A pesar de ello, he conseguido mantenerme “virgen” ante las noticias sobre el alumbrado de la capital alcarreña. Incluso con el jugoso vídeo con caras tremendamente sonrientes del alcalde, Alberto Rojo; el primer teniente alcalde, el “ciudadano” Rafael Pérez Borda; la responsable municipal de festejos, Sara Simón; y el portavoz del PP en el Ayuntamiento, Jaime Carnicero -con un gesto mucho más serio que sus compañeros de tarima- haciendo una cuenta atrás un tanto descoordinada y casi cantando bajo la lluvia. Sin embargo, la fortuna -o mi amigo Diego, al que le debía un décimo de Lotería, que es la ilusión navideña de los pobres adultos- me ha llevado hasta la calle Mayor y ese despliegue de luz y color del que alardeaba el primer edil sin yo aún saberlo. Y ha sido una revelación.

Sigue leyendo

La Navidad ya empieza en noviembre

Cabanillas del Campo . // Foto: Sonsoles Fdez. Day

Por Sonsoles Fernández Day

Entrando a Cabanillas del Campo por la calle San Sebastián tenemos desde la semana pasada un letrero luminoso deseándonos Felices Fiestas. Sin campanitas, ni ángeles tocando trompetas, ni estrellas ni bolas de luces. Un mensaje directo, claro, escueto y aconfesional. Tiene pinta de que el luminoso tiene años y como esto no es Vigo ni la calle Serrano de Madrid, a mí me enternece y me hace sonreír. Me recuerda a las tiras de espumillón plateadas que salen cada año en casa de mis padres y, aunque ya no se llevan, volvemos a colocarlas en alguna parte, porque mi padre se empeña y porque así son nuestras navidades, tradicionales y entrañables. Aunque nunca ponemos la Navidad antes del puente de la Inmaculada, o de la Constitución, según se mire. Noviembre, en mi casa, se nos hace un poco pronto.

Sigue leyendo

Rondas en la Gran Vía

Por David Sierra

Es, sin duda alguna, uno de los acontecimientos más importantes de la Navidad alcarreña y, en mi opinión particular, el mejor de todos los eventos que se celebran en estas fechas en la provincia de Guadalajara. Declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional en 2015, el certamen de Rondas Navideñas de Torija quiere ampliar fronteras dando a conocer este gran espectáculo a nuestros vecinos madrileños. Por ello, la actividad ha sido presentada recientemente en la Oficina de Turismo de Castilla La Mancha en Madrid, al toque de zambomba y  el cántico de villancicos en plena Gran Vía.

 

La Asociación Barbacana de la localidad fue la impulsora de esta célebre actividad hace 29 años con el propósito de recuperar los villancicos que antaño los torijanos cantaban en la iglesia, en las casas y por las calles del municipio. Y año a año fue sumando adeptos a la causa, basando su éxito, por un lado, en la implicación de las rondas participantes y, por otro, en la recreación de una gran ambientación en la que ha primado desde el inicio el buen trato al visitante en todos los aspectos. Sin olvidar el encanto monumental e histórico que aporta la localidad con un entorno único sustentado en el castillo y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Y la implicación de todo un pueblo volcado en disfrutar y hacer disfrutar aportando cada uno su granito de arena, ya sea llenando vasos de caldo calentito, repartiendo las deliciosas migas, preparando los aromáticos bocadillos de chorizos al vino, o simplemente ambientando el espectáculo con las típicas vestimentas de esta comarca y haciendo sonar la infinidad de objetos convertidos en improvisados instrumentos musicales que acompañan al cántico de villancicos.

Ante esta situación, no es raro que, a pesar del frío que suele hacer en esta época, la cita con las rondas torijanas haya ido ganando fieles de tal forma que los visitantes ya se cuentan por miles en cada edición que acontece. Y es por ello que cada nuevo certamen implica un esfuerzo mayor en la organización y en los recursos necesarios para mantener viva esa llama que muchos otros municipios del entorno han tratado también de encender con certámenes similares, incluida la propia capital. Por ello, es indispensable que aquellas administraciones que alardean de ayudar a nuestros pueblos y luego desvían sus fondos al apoyo de proyectos urbanizadores en la gran ciudad tomen conciencia del papel que deben jugar para que la tradición de la Navidad del Belén, del niño Jesús y del villancico no se pierdan.

ronda-torija-d2

La ronda de Cifuentes, calentando motores. / Foto: R.M. / http://culturaenguada.es

El formato que mantiene el certamen desde prácticamente sus orígenes consiste en un pregón inicial en la iglesia, cuyo honor ha recaído en esta ocasión en el reportero y periodista Ernesto Morán, y donde acto seguido tiene lugar una primera actuación de las once rondas participantes con la interpretación de un villancico de la tierra. A continuación, los cánticos navideños salen a la calle donde cada una de las rondas vuelven a participar ambientando las degustaciones de caldo, migas y chorizos. Y finalmente, el certamen se cierra con una tercera actuación basada en la interpretación de temas folclóricos.

Una vez cumplido el objetivo primordial de recuperar la esencia musical de las navidades que pasaban nuestros mayores, el propósito ahora es extender este acervo cultural más allá de la provincia y convertirlo en un reclamo turístico más de cara al cercano y amplio mercado que alberga Madrid, siempre abierto a propuestas que abracen los estímulos de la memoria y el recuerdo. Torija no ha dejado escapar la oportunidad de mostrar a los madrileños un aperitivo de lo que supone su certamen de rondas y, sin duda, dirigir su mirada hacia allí puede ser todo un acierto si traza la estrategia adecuada para mantener su esencia sin que ello suponga el rechazo a la introducción de nuevas propuestas que permitan abrazar y compartir diferentes sensibilidades culturales en torno a lo que suponen estas fechas.

Para los pocos que aún no saben lo que se pierden si no acuden a este gran acontecimiento, únicamente decirles que el 29 de septiembre tienen una nueva oportunidad de sentir el mayor de los esplendores de las fiestas navideñas alcarreñas y compartir una extraordinaria experiencia.

Navidades institucionales

residentevil-resivil-cuando-llegas-pedo-a-la-cena-de-nochebuena-25367237.pngPor Patricia Biosca

Ya no hay tantos anuncios de juguetes como antes porque el consumo de la televisión se ha hecho más personalizado: la publicidad infantil está destinada a los canales para menores, en los que siempre es Navidad independientemente de la fecha del año. Los niños piden y piden mucho más allá del aguinaldo y, como consecuencia, la sociedad se tiene que guiar del momento del Nacimiento a través de los anuncios de colonias y de turrones, lo que despista un poco. Aún así, siempre nos queda la Lotería que reparte El Gordo, que siempre nos ilusiona unos días antes al hacernos pensar en el “¿y si…?” para luego devolvernos a la cruda realidad y el “otro año que no me toca… al menos tengo salud”. Y, de repente, se presenta el 24. Como cada año, casi sin variación y sin escape. Sigue leyendo