La Guadalajara rojiblanca

2016.05.27 AtletiNeptuno

Dos atléticos abrazan la escultura de Neptuno en el Jardinillo tras ganar la liga 2013-2014. // Foto: ANM (Facebook)

Por Álvaro Nuño.

Empecemos este artículo por reconocer una cosa evidente: Guadalajara es merengona en su inmensa mayoría. Por eso desde este blog -que suele ir casi siempre a la contra y rescatar del olvido aquellos aspectos de la actualidad quizás más obviados-, dedicamos el artículo de hoy, en la víspera de la final de la Copa de Europa que disputaran el Atlético de Madrid y el Real Madrid en Milán, a los aficionados alcarreños y rojiblancos, esa gran minoría entre la que yo mismo me encuentro. Porque ser del Atlético de Madrid y de Guadalajara siempre ha sido complicado. No nos podemos comparar con nuestro club vecino, con su poderío económico, con su historia y con su sala de trofeos, repleta de copas de Europa (una decena), ligas y copas del Rey -y del Generalísimo, que tampoco disimulaba sus simpatías por el club de Chamartín-, pero aquí estamos, finalistas de la Champions por segunda vez en tres años y frente a nuestro eterno rival, que nos la ganó en 2014 en la prórroga. Y desde Guadalajara, un buen puñado de rojiblancos esperamos celebrar esta vez sí la victoria en la plaza del Jardinillo, porque aunque haya mucho madridista, en la ciudad, no existe estatua de la diosa Cibeles a la que acudir. Pero nosotros sí podemos celebrarlo con nuestro propio Neptuno, una ventaja, sin duda, que une a la ribera del Manzanares con la del Henares.

Sigue leyendo

El tiempo, en espiral

Guitarra

Por Marta Perruca

La guitarra, encima de la cama sobre su funda y un montón de partituras con canciones nuevas, dispuesta a cualquier minuto que se escape en el reloj y quiera arrancarle algunas notas; el vaso de Coca-cola ocupa el lugar que en otro tiempo perteneció al cenicero, porque  mañana hace un mes que volví a dejar de fumar – qué vicio más perverso-. Y aquí estoy otra vez, delante del ordenador, tratando de comprobar hacia dónde me llevará esta reflexión. Sigue leyendo