El fin de las noticias en papel

2016.03.11 peridocos

Algunas de las publicaciones que se editaban en Guadalajara. Hoy, todas han desaparecido. // Foto: ANP

Por Álvaro Nuño.

Antes de comenzar este doloroso artículo, vaya por delante amigo lector que me declaro un defensor acérrimo de los periódicos en papel. Creo que nada es equiparable al peso de una portada (¡fíjense por ejemplo, la de los “papeles de Bárcenas” que publicó el diario “El País”) y que uno de mis mayores placeres es el de sentarme en casa a leer el periódico por las mañanas, no solo por los contenidos de las noticias, sino por la forma en que se consumen, las fotografías, el ruido de las páginas al pasar, ese sonido, el tacto y el olor característico que produce el papel prensa. Ningún artilugio de la marca de la manzana mordida, por muchas aplicaciones que tenga y muy interactivo que sea, ha conseguido por el momento igualar en mí esas sensaciones. Es cierto que internet y las nuevas tecnologías nos acercan el mundo como nunca lo había hecho nadie antes, pero la oferta es tan inabarcable que yo a veces me siento un poco perdido entre tanta información, vertida sin orden ni concierto, por webs, por redes, por blogs, sin diferenciar la crónica de la opinión, la recomendación de la publicidad, la veracidad de la invención. En un buen periódico, con su portada, sus secciones, sus columnas, su editorial, sus firmas, eso no ocurre. Es más difícil dispersarse y el límite físico que imponen las páginas obliga a separar el grano de la paja. Allí no todo cabe como ocurre en la red.

Sigue leyendo

Panfletos y panfletillos

Foto: Ana María Ruiz

Foto: Ana María Ruiz

Por Ana María Ruiz

Miren ustedes que he tratado de contenerme hasta ahora, pero es que ya no aguanto más. Mis padres me han parido con un carácter de mil demonios y esta semana estoy muy cabreada. Y como en los próximos meses la cosa va a ir a peor voy a desahogarme ahora y así quizá pueda aguantar hasta mayo sin pegar un reventón. Y digo que va a ir a peor porque en “cero coma” nuestros buzones se van a llenar de panfletos y panfletillos, pasquines y pasquinetes, que vendrán a sumarse a las dos publicaciones que recibimos una vez al mes en nuestros domicilios y que son las que me tienen tan soliviantada.

Sigue leyendo