Obstáculos en el camino

Por Sonsoles Fernández Day

Confinada perimetralmente en Cabanillas del Campo, a veces runner y otras, paseante de mi perro, observo impresionada las consecuencias de las borrascas sucesivas que nos han atizado nada más empezar el nuevo año. Primero la nieve y después el viento han tirado ramas y árboles enteros en calles y parques. Dicen que la Casa de Campo y el parque de El Retiro de Madrid no se podrán abrir hasta dentro de dos meses. Guadalajara ha perdido los pinos centenarios de la plaza de San Esteban y el alcalde, Alberto Rojo, contaba entre los destrozos de Filomena al menos con un centenar de árboles caídos y un millar de dañados. En Cabanillas del Campo no los hemos contado, pero también tenemos lo nuestro. El carril bici se ha transformado en una carrera de obstáculos y algún camino habitual de los locales se encuentra bloqueado. De noche y en ciertos tramos te sientes como en el Bosque Prohibido de Hogwarts, aunque sin criaturas mágicas.

Sigue leyendo