La empinada cuesta de enero en las aulas: ventanas abiertas, profesorado de baja y alumnado desconcertado con confinamientos y contagios

Por Sonia Jodra

Si hace un año al profesorado le hubieran dicho que la vuelta de esta Navidad a las aulas iba a ser el doble de dura que la de entonces, no lo hubieran creído. La capacidad contagiosa de la variante ómicron ha sometido al sistema educativo al peor mes que se recuerda desde el inicio de la pandemia. Según los últimos datos ahora son 27 las aulas confinadas en la provincia y 77 profesores están de baja -la cifra llegó a 118 en las semanas anteriores-. Los estándares de aprendizaje y los criterios de evaluación comienzan, un curso más, y ya van tres, a hacer aguas. El agotamiento pandémico se ceba con determinados grupos como los estudiantes de secundaria, los más vulnerables a los efectos de una crisis que dura ya más de lo que se esperaba.

Sigue leyendo

El guirigay

Por Sonsoles Fernández Day

Miércoles, 22 de diciembre de 2021. Dos días para Nochebuena.  Tres días para Navidad. La curva de los casos Covid subiendo vertiginosamente en vertical. Miles de españoles confinados en casa porque han dado positivo o por contacto estrecho con contagiado. Los test de antígenos agotados en las farmacias.  Aburridas esperas en los centros de salud para ser atendido porque no cogen el teléfono. Largas colas para hacerse una PCR y mucha paciencia para saber el resultado. Los días previos a las fiestas navideñas siempre han sido de locos, ocupadísimos en comprar regalos, preparar el menú, y aperitivos, comidas y cenas con amigos y compañeros de trabajo. Incluir en la ecuación la sexta ola de la Sars-Cov-2, a su prima, la imparable Ómicron, y a la madre que las parió, ha generado un pedazo de caos importante no solo a nivel sanitario sino también en las empresas y en las familias. El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocaba una reunión de emergencia con los presidentes autonómicos para, eso esperábamos, poner solución a esta crisis. El resultado ha sido el mismo que el de la Lotería por la mañana, todos pendientes de la tele y al final, nos ha dejado igual. Igual de mal.

Sigue leyendo