Ordenar las setas

Por Raquel Gamo

Tan ligadas al otoño como la caída de la hoja, los colores pardos y los primeros fríos, las setas se han convertido en Guadalajara no sólo en un reclamo para salir al campo sino en una actividad económica que hace tiempo que conviene fiscalizar y regular. Hay dos formas de escarbar en el monte para disfrutar de la micología: hacerlo por puro placer, alrededor de una jornada familiar o entre amigos; o con un interés crematístico. Ambas opciones tienen consecuencias para la conservación del entorno natural, pero la segunda es, además, lesiva para la actividad común de los pueblos ricos en aprovechamientos de setas y hongos.

Sigue leyendo

Oportunas setas

Por Marta Perruca

Cartel informativo sobre la nueva ordenanza. // Foto: M. Corella

Cartel informativo sobre la nueva ordenanza. // Foto: M. Corella

Reconozco que ayer me asaltó mi fobia a los miércoles de página en blanco, pero en un momento determinado renuncié a saltar de noticia en noticia por los diarios digitales y me fui a dar un paseo, a ver si la brisa vespertina me ayudaba a aclarar las ideas. El remedio fue mano de santo. Estaba iniciando mi camino de vuelta a casa cuando el whatsapp vibró en mi bolsillo. Era Marta Corella, regente del Albergue “El Autillo” de Orea. Hace unos meses creamos un grupo para empresarios turísticos del Geoparque de la Comarca de Molina-Alto Tajo, donde cada cual comparte sus actividades e información de interés y ayer Marta, que además es concejala del municipio, subía esta foto, informando de la nueva Ordenanza Municipal que regula la recogida de setas en Orea y sobre las maneras de conseguir los permisos oportunos. Salvada por la campana –o mejor dicho, por el vibrador del whatsapp-. Ya tenía tema para el artículo de esta semana.

Sigue leyendo

Los Centros de Interpretación y el refranero

El Parque Natural del Alto Tajo cuenta con cuatro centros de interpretación. // Foto: M.P.

El Parque Natural del Alto Tajo cuenta con cuatro centros de interpretación. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

A estas alturas de la vida, una va asumiendo que aunque el refranero popular sí tiene todas las respuestas, no necesariamente tiene por qué llevar razón. Por ejemplo, existen dichos perversos como: “menos da una piedra”, “menos es nada” o “a falta de pan, buenas son tortas”,  que nos explotan en la cara  en muchos de nuestros empeños y empresas. Se trata de esa última frase lapidaria que casi nos obliga a conformarnos con algo que no llega, ni de lejos, a lo que necesitaríamos o consideraríamos óptimo, pero “es lo que hay” y “menos es nada”.

Y el caso es que, aunque a todas luces algo siempre va a ser más que nada, si necesitamos pan y nos dan tortas, esas tortas serán más que nada, pero no nos sirven.

Me quedé estupefacta cuando llegó a mis manos el calendario de apertura de los Centros de Interpretación del Parque Natural del Alto Tajo, de este verano. Probablemente, muchos se preguntarán, ¿pero han estado abiertos? Y la respuesta podrá ser afirmativa, pero abrir seis días al año y nada, para mí, es lo mismo, y más si no se realiza una campaña de información efectiva para que, al menos, los visitantes que se encontraban en nuestro territorio durante esas fechas pudieran haber disfrutado de una visita que tienen vedada los turistas que se acercan aquí durante el resto del año.

Sigue leyendo

Un lienzo en blanco

La nieve pintó ayer en Orea un inmenso lienzo blanco que borró todo lo demás. // Foto: M.P.

La nieve pintó ayer en Orea un inmenso lienzo blanco que borró todo lo demás. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

La imagen me resultó realmente sobrecogedora. Apenas fueron unos instantes de vídeo, pero de tal intensidad que me encogieron el corazón. Me sentí como una  impostora en aquella escena de dolor a la que nadie me había invitado y en la que una mujer, con la mirada extraviada en un extraño infinito, abrazaba a una joven. Probablemente fuera una madre que está atravesando un auténtico infierno y no se consiente flaquear o derramar una lágrima, porque en medio de ese sinsentido no puede hacer otra cosa que consolar a su hija y aparentar fortaleza, mientras siente que sus propios cimientos se desmoronan. Esos segundos, que ya son eternos en mis retinas, se utilizaban para ilustrar la espera sin esperanza de esas otras víctimas del accidente del avión, que se estrelló el pasado martes contra los Alpes franceses.

Sigue leyendo