¡Feliz Maratón a todos!

2017.06.16 Maratón1

Alumnos de la Escuela de Arte “Elena de la Cruz” ante su obra, el escenario principal de este 26 Maratón. // Foto: R.B. (SLIJ)

Por Álvaro Nuño.

No ha sido fácil sacar adelante esta 26 edición del Maratón de Cuentos, que comienza a las cinco de la tarde con la narración del alcalde de la ciudad, Antonio Román. Desde el principio las cosas se pusieron en contra, sobre todo por las obras que se están llevando a cabo en el Palacio del Infantado -arreglando las cubiertas, no se alteren que parece que las del pisito del señor Duque todavía no han comenzado-. Dicen que las obras eran muy necesarias en el viejo edificio y que el Ministerio de Cultura ha sido más o menos diligente a la hora de llevarlas a cabo, pero también ha sido mala suerte que coincidieran primera con los actos del Desfile de las Fuerzas Armadas, cuando se izó la bandera en la nueva Plaza de España, con el monumento más emblemático de la ciudad de fondo cubierto de andamios, y este fin de semana prácticamente intransitable por todas sus caras, lo que ha obligado a buscar alternativas al precioso Patio de Los Leones. Seguro que leones y grifos estarán tristes tras esperar durante todo un año que “su” patio se llene de historias y de gente para conformarse en esta ocasión con oír de fondo sólo los cuentos que se resguarden en el zaguán las noches del viernes y el sábado.

Sigue leyendo

Guadalajara en verde

425a92638aa162fde8b755947446687f_XL

Jaime Carnicero y Francisco Úbeda plantaron un par de ejemplares con motivo del Día Internacional del Árbol el pasado lunes. // Foto: Ayuntamiento de Guadalajara

Por Borja Montero

En la vieja Educación General Básica (EGB), una de las primeras lecciones de “Natu” consistía en explicar el modo de vida de las plantas, todas aquellas cosas acerca de la clorofila, las raíces, la fotosíntesis y demás. Recuerdo que don Luis, que también daba clases de Matemáticas y Dibujo (que lo de la escasez de medios materiales y humanos en la educación pública no la inventó Cospedal, aunque sí se encargara de revitalizarla tremendamente) hacía un gran hincapié en la importancia que la vegetación tenía, ya que conseguía transformar el dióxido de carbono en oxígeno, algo esencial para la vida humano. Tanto era así que algunos alumnos, cuyos padres no eran especialmente aficionados a los tiestos, nos sentíamos mal por no tener aquel maná en casa (cabe resaltar que algunos entraron en pánico al conocer que, por la noche, el proceso es al revés y sacaron a toda prisa las plantas de sus habitaciones por miedo a que les arrebataran su aire mientras dormían, cosas de niños). Sigue leyendo

Libros, toldos y macetas

feria-libro

La Feria del Libro volverá a ubicarse en la Plaza Mayor. /Foto: Ayto. Guadalajara

Vuelve la polémica por la ubicación de la Feria del Libro en Guadalajara. Y es que lo que hace unos años nos habría parecido una simple falta de entendimiento entre libreros y Ayuntamiento es, desde 2015, un problema sin cortesías…sin medias tintas. Guadalajara se quedó sin Feria del Libro el año pasado y nadie quiere que esto se repita.

Por ello, y con unos meses de antelación, el Consistorio y el gremio de libreros se han reunido para intentar dar con ‘la solución’ y evitar que los guadalajareños se queden, por segundo año consecutivo, sin uno de sus eventos culturales de referencia.

La polémica, como sabrán, parte de la falta de entendimiento entre ambas partes respecto a la ubicación de la feria. El Ayuntamiento sigue apostando fervientemente por su Plaza Mayor mientras que los libreros proponían devolverla al parque de La Concordia -de donde para muchos ciudadanos de a pie no debió salir-. ¿La solución para este año? Convertir la plaza del Ayuntamiento en un parque, con sus sombras y sus verdes. Una idea extravagante pero, parece ser, la única.

Sigue leyendo

Hijos de los ochenta

 

IMG_20160222_200847943

Vuelven los colores a la fuente de La Concordia. /Foto: M.P

Por Míriam Pindado

La Concordia ha recuperado parte de ese aire ochentero y noventero que tanto echábamos de menos los que por aquellos tiempos pasábamos las tardes paseando y tirándonos por el  mítico tobogán-elefante que presidía el parque.

Y es que la semana pasada se presentó la renovación de la fuente de La Concordia con un aspecto muy similar al que tenía en la década de su inauguración. Hace más de dos décadas, los niños de Guadalajara nos quedábamos absortos viendo como cambiaba de color la emblemática fuente de nuestros domingos. Cuando caía la tarde jugábamos con nuestros hermanos y amigos a memorizar el orden de los colores que iban sucediéndose en los chorros: verde, azul, rojo, rosa, morado…y vuelta a empezar, hasta que nuestros padres acababan con sus bolsas de pipas y se despedían de sus compañeros de paseo y de su fin de semana.

Sigue leyendo

El corazón verde de la ciudad

El parque de la Concordia, ayer por la mañana. // Foto: R.M.

El parque de la Concordia, ayer por la mañana. // Foto: R.M.

Por Rubén Madrid

Uno siente la tentación de decir que ha pasado media infancia en la Concordia. No es exacto, pero en realidad muchos de los mejores recuerdos que uno guarda de su niñez y su juventud transcurren en los veranos del parque. Y resulta curioso recordar cómo con diez o doce años el grupo de muchachos que vivíamos por Bejanque y las proximidades nos pasábamos todas las tardes ociosas jugando y adaptábamos los grandes acontecimientos del calendario deportivo al pequeño universo de la Concordia: en su arena dibujábamos los circuitos de chapas durante el Tour, entre sus árboles emulábamos los penaltis de las eliminatorias del Mundial de Italia’90 y en los paseos de tierra de todo su perímetro nos lanzábamos en carrera en plena temporada olímpica para esprintar en los últimos metros antes de la meta, como Fermín Cacho en la mítica final de los 1.500 metros lisos. Sigue leyendo

Sin concordia con los libreros

Por Concha Balenzategui

En vísperas de la celebración del Día del Libro, hemos sabido, por “CulturaEnGuada”, que este año no se celebrará la Feria del Libro en Guadalajara. El desencuentro entre el Ayuntamiento y los libreros, por su ubicación, patente desde que el año pasado la Feria se trasladara a la plaza Mayor, ha ido enconándose de tal forma que no habrá casetas a mediados de mayo. Y es, sin duda, un gran lunar que quedará en el calendario cultural de la capital. A mí me produce tristeza que perdamos esa cita con los libros, la charla, los autores, la poesía y la primavera. Desde luego, si este es el modo de celebrar en Guadalajara el IV Centenario de la segunda parte del Quijote, nos estamos luciendo.

Sigue leyendo