¡Recuperemos la Hispano!

Fachada principal de La Hispano S.A. // Tarjeta postal editada por Imprenta Gutenberg.

Fachada principal de La Hispano S.A. // Tarjeta postal editada por Imprenta Gutenberg.

Por Álvaro Nuño.

El Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara aprobó en su última sesión del 31 de marzo por unanimidad de los 25 concejales solicitar a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la declaración de la antigua factoría “Hispano-Suiza” como Bien de Interés Cultural (BIC), una figura con la que se presupone que los restos de la que fuera emblemática fábrica de Guadalajara de principios de siglo puedan ser protegidos, que evite su continuo deterioro y, como fin último, que se recuperen como patrimonio industrial e histórico de la ciudad.  La propuesta partió del grupo municipal de Ahora Guadalajara, cuyos concejales visitaron previamente los restos del viejo edificio, del que sólo queda prácticamente la fachada, y vieron esta necesidad y la idoneidad de que la ciudad recupere una parte muy importante de su historia justamente cuando se cumple un siglo de la apertura de la fábrica de motores de aviones y automóviles.

Sigue leyendo

La hora de Bonaval

Por Raquel Gamo

El estado de ruina avanzada que sufre el Monasterio de Bonaval, fundado en 1164 en Retiendas (Sierra Norte), lleva décadas exigiendo una intervención urgente por parte de la Junta de Castilla-La Mancha, que es la administración competente en materia de patrimonio histórico. Ya no valen promesas incumplidas, parches ni partidas irrisorias para apuntalar los cimientos del edificio monacal. Quizá por ello ha levantado ilusión el anuncio formulado recientemente por la consejera de Cultura, la alcarreña Reyes Estévez, sobre la reserva de una partida de 200.000 euros para Bonaval en los Presupuestos regionales para 2016.

Sigue leyendo

Los ‘otros’ Villaflores

HispanoSA-06

Estado actual de la frábrica de “La Hispano” de Guadalajara, sin uso desde 1978. // Foto: enwada.es

Por Borja Montero

El derrumbe la pasada semana de la espadaña del edificio principal del poblado de Villaflores ha vuelto a poner sobre el tapete un tema que siempre es espinoso en Guadalajara: la conservación y reutilización del patrimonio histórico. Por discutibles decisiones urbanísticas y terribles atrocidades bélicas, la capital dispone de pocos edificios emblemáticos o de un verdadero conjunto histórico-artístico, al menos en lo que a la concepción clásica del término se refiere, esto es, con iglesias y palacios con cuatro o cinco siglos de antigüedad convenientemente restaurados y señalizados turísticamente. Sin embargo, sí hay algunos inmuebles con potencialidad suficiente como para ser la referencia visual del peso histórico de la ciudad, casi todos ellos de pasado industrial y agrícola, pero que, quizás por ese carácter menos señorial, menos de monumento tradicional, no han contado con las mismas atenciones (e inversiones) que otras construcciones más antiguas pero menos originales a nivel arquitectónico o menos exclusivas con respecto a otras ciudades.

El poblado de Villaflores, una de las imágenes más emblemáticas de las consecuencias de la inacción a este respecto, no es, por tanto, la única de las asignaturas pendientes en materia de patrimonio histórico, de esos edificios a la espera de desarrollo o de mantenimiento, por los que nadie termina de apostar de forma decidida y para los que el tiempo pasa inexorablemente. Sigue leyendo