Epílogo para unas Ferias

Por Gloria Magro.

Una ciudad a rebosar día tras día, noche tras noche. Espacios públicos llenos de vida, de música, de luz y fiesta. Y el centro de Guadalajara como protagonista indiscutible; las atracciones, los puestos de comida y la presencia de todas las peñas en alegre carrusel desde la plaza de San Roque hasta las pistas de Atletismo de La Fuente de La Niña, pasando por el antiguo recinto ferial, el actual parque de Adoratrices. Hace muchos, muchos años que no se veía la ciudad así, aunque el ensayo de las pasadas navidades ya daba a entender que los guadalajareños querían esto y sobre todo, que lo querían en el centro. Si ese era el objetivo del grupo municipal socialista para las primeras Ferias post pandémicas está claro que se ha conseguido plenamente y con nota. Acabadas las celebraciones y con el tiempo acompañando, los guadalajareños seguían acercándose esta semana a San Roque y La Concordia en busca del ambiente de días pasados.

Sigue leyendo

El cabezudo de Pepito

Por Eduardo Díaz Pérez (*).

Nos encontramos el último día de fiesta y hoy entonaremos el , pero si «Pobre de mi, pobre de mi, que la Virgen de la Antigua ha puesto el fin», pero sin lugar a dudas, las fiestas de este año de mi querida Guadalajara han sido muy especiales para mí.
La causa ha sido la incorporación del inolvidable personaje de Pepito a la
Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Guadalajara, cuya antigüedad se remonta al siglo XVI, cuando desfilaba en la procesión del Corpus Christi. Para los que no lo
conocían, Don José Montes, Pepito, era una persona muy querida de nuestra ciudad. Tenía una estatura pequeña pero un corazón enorme; igualmente tenia una forma de hablar muy especial y su guardapolvos permanente, le hacía inconfundible. Sigue leyendo

Esa huella que no se puede borrar.

AADC995F-D500-4452-8AB2-7B07F0C8744C.jpeg

Agosto concentra históricamente las mayores tragedias en Guadalajara. Foto: L.V.Pérez.

Por Gloria Magro.

Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va,

va dejando una huella que no se puede borrar. 

A partir de cierta edad es imposible escuchar estos compases  de la sevillana “El adiós”, de los Amigos de Ginés y no retroceder a la despedida de Chanquete en aquel eterno Verano Azul de 1981. Es un tema mítico, de recuerdos, nostalgia y despedidas. Junto con “El final del verano” del Dúo Dinámico es la banda sonora de los últimos días agosto y primeros de septiembre. Este año, si acaso los dos temas se solapan. Demasiadas despedidas este verano en Guadalajara, demasiados adioses nos hemos dejado por el camino. La lista de los que no volverán en septiembre a nuestra vida cotidiana es larga y dolorosa este año, por mucho que algunas fueran despedidas largamente anunciadas.  Sigue leyendo