Ordenar las setas

Por Raquel Gamo

Tan ligadas al otoño como la caída de la hoja, los colores pardos y los primeros fríos, las setas se han convertido en Guadalajara no sólo en un reclamo para salir al campo sino en una actividad económica que hace tiempo que conviene fiscalizar y regular. Hay dos formas de escarbar en el monte para disfrutar de la micología: hacerlo por puro placer, alrededor de una jornada familiar o entre amigos; o con un interés crematístico. Ambas opciones tienen consecuencias para la conservación del entorno natural, pero la segunda es, además, lesiva para la actividad común de los pueblos ricos en aprovechamientos de setas y hongos.

Sigue leyendo

Anuncios

Oportunas setas

Por Marta Perruca

Cartel informativo sobre la nueva ordenanza. // Foto: M. Corella

Cartel informativo sobre la nueva ordenanza. // Foto: M. Corella

Reconozco que ayer me asaltó mi fobia a los miércoles de página en blanco, pero en un momento determinado renuncié a saltar de noticia en noticia por los diarios digitales y me fui a dar un paseo, a ver si la brisa vespertina me ayudaba a aclarar las ideas. El remedio fue mano de santo. Estaba iniciando mi camino de vuelta a casa cuando el whatsapp vibró en mi bolsillo. Era Marta Corella, regente del Albergue “El Autillo” de Orea. Hace unos meses creamos un grupo para empresarios turísticos del Geoparque de la Comarca de Molina-Alto Tajo, donde cada cual comparte sus actividades e información de interés y ayer Marta, que además es concejala del municipio, subía esta foto, informando de la nueva Ordenanza Municipal que regula la recogida de setas en Orea y sobre las maneras de conseguir los permisos oportunos. Salvada por la campana –o mejor dicho, por el vibrador del whatsapp-. Ya tenía tema para el artículo de esta semana.

Sigue leyendo

Estampas de verano

La III Muestra Internacional de Timelapses

La III Muestra Internacional de Timelapses “El Castillo” cubrió aforo en sus dos sesiones. // Foto: http://muestratimelapses.socumo.es/

Por Marta Perruca

El estío empieza a marcharse  sigilosamente de los pueblos del Señorío de Molina, cuando agosto llega a sus últimos estertores. Quizá ahora no nos demos cuenta, pero dentro de unos días empezaremos a notar el silencio que ha dejado tras de sí: el mismo con el que decidió marcharse. Es el silencio de los fantasmas que desaparecen de las puertas de la carnicería, la frutería, la pescadería o  las cajas de los supermercados;  de las sillas de las terrazas de los bares y las mesas de los restaurantes;  de las calles y plazas y los aparcamientos vacíos.

Sigue leyendo

Originales gancheros

Estampa de la Fiesta Ganchera del Alto Tajo pintada por Delia Martín.

Estampa de la Fiesta Ganchera del Alto Tajo pintada por Delia Martín.

Por Concha Balenzategui

Dentro de unos días, el 28 y 29 de agosto, se celebra una nueva edición, la décimo novena, de la Fiesta Ganchera que cada año se celebra en el Alto Tajo. Se realiza esta vez en Peñalén, siguiendo el turno rotatorio establecido entre los municipios que impulsan esta fiesta, que además del anfitrión, son Taravilla, Poveda, Peralejos de las Truchas y Zaorejas.

Leía hace unas semanas uno de esos listados tan extendidos como a menudo vacíos de contenido y rigor, que el evento está considerado como una de las cinco fiestas más originales de España. Pues aceptamos el cumplido, con tal de que se promocione una de nuestras celebraciones más interesantes y también esta preciosa comarca. No obstante, creo que la Fiesta Ganchera podría ser considerada muchas cosas antes que original.

Sigue leyendo

Nostalgia postvacacional

Una de las mejores zonas de baño del río Tajo, a su paso por Peralejos. // Foto: M.P.

Una de las mejores zonas de baño del río Tajo, a su paso por Peralejos. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

La semana pasada, a todos los periodistas que conformamos este foro nos saltó un mensaje en nuestros móviles recordándonos que el Hexágono de Guadalajara cumplía ya tres años. El anuncio nos pillaba de vacaciones, porque a mediados de julio decidimos que, por primera vez en nuestra historia, nos íbamos a tomar unas merecidas semanitas de descanso. En mi caso, durante estas semanas no me he sentado a dar forma a estos artículos, aunque lo de las vacaciones, propiamente dichas, ha sido otro cantar, porque  agosto suele ser un mes especialmente duro en mi trabajo y, además, este año ha venido con trabajo extra, que espero poder contaros por aquí más adelante, si no morimos en el intento.

La vuelta, debo admitirlo, ha sido dura. La semana pasada me sorprendía  lo rápido que han pasado estos tres años extraños, a pesar de eso mismo, de haber sido un tiempo de nebulosa a través del cual he pasado con incredulidad, pellizcándome constantemente y repitiéndome sin cesar: “Esto no puede estar pasando”, y no precisamente para bien.

Sigue leyendo

¿Una fórmula mágica contra la sequía?

Las aguas del Tajo discurrían cálidas este verano a consecuencia de la sequía. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

En ocasiones, cuando me enfrento a un comunicado de prensa me siento ciertamente estúpida. Y es que por más que leo una y otra vez la información del gabinete en cuestión no llego a comprenderla. Vamos, que no le encuentro ni pies ni cabeza. El pasado domingo, nuestra firma invitada, el periodista Paco Campos, analizaba con bastante tino el tema del trasvase Tajo-Segura, después de la aprobación de una nueva cesión de caudales a la cuenca murciana de 101,7 hectómetros cúbicos.

Pues bien, puede que sea fruto de mi supina ignorancia en relación a las cuestiones técnicas de esta infraestructura, pero no entiendo cómo es posible trasvasar casi 102 hectómetros cúbicos de agua cuando la cabecera se encuentra al 25 por ciento de su caudal –Entrepeñas y Buendía acumulan 591 hectómetros cúbicos de sus 2.474 posibles- y afirmar al mismo tiempo que “el volumen de agua disponible se mantendrá en los embalses de Entrepeñas y Buendía”. Claro, que a renglón seguido la nota dice que se trasvasará “en función de la demanda”. ¡Ah! entonces ya me queda todo mucho más claro.

Dejando mi “estupidez” aparte y sin profundizar más en la cuestión del trasvase, que Paco Campos analizó someramente ya el domingo pasado, quiero manifestar mi preocupación por este año hidrológico, el más seco de los registrados en las mediciones de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), y sus consecuencias.

La sociedad de pescadores de Molina de Aragón alertaba, el pasado mes de agosto, de la preocupante situación de algunos tramos del río Gallo a su paso por los términos municipales de Prados, Pradilla y Chera donde, a causa de esta sequía, el río se quedaba sin agua provocando la muerte a centenares de truchas. Esta sociedad enviaba una carta a la Consejería de Agricultura y Medioambiente reclamando actuaciones urgentes que nunca llegaron, según afirman, porque el responsable de turno entendió que se trataba de una situación provocada por la naturaleza y que, por tanto, tenía que ser la propia naturaleza la responsable de restituir esta zona cuando llegue un año hidrológico más favorable. Me pregunto por qué no se le dice lo mismo a los agricultores murcianos: “Ya sembrará usted cuando llueva lo suficiente ”.

Los pescadores molineses conocen otros casos similares ocurridos en la región, concretamente en la provincia de Cuenca, donde la Administración sí intervino con camiones cisterna salvando de una muerte segura a cientos de peces.

Ya es demasiado tarde para esta zona del río Gallo, uno de los más trucheros de nuestro territorio, fuente de ocio y recurso turístico de la provincia, por lo que los pescadores reclaman ahora un protocolo de actuación para situaciones futuras. Además, recuerdan que la sociedad no es el órgano competente para actuar –si lo hicieran estarían incurriendo en delito- por lo que tienen que contemplar con impotencia la decadencia del río a causa de la sequía y cómo con mayor asiduidad El Cabrillas, en el Alto Tajo, se queda a menudo sin agua sin que nadie haga nada por ese preciado tesoro que tienen los pescadores, que es la trucha autóctona –la trucha fario-.

Y sí, estoy francamente preocupada, y tengo que afirmar que sentí nostalgia y tristeza cuando al volver a bañarme en las frías aguas del río Tajo, esté verano, comprobé que ya no estaban frías, porque el Tajo baja este año con menos caudal. También lo constataron en Taravilla cuando celebraban la fiesta ganchera y los troncos se quedaban enganchados en el fondo del río.

Ya es sabido que las desgracias nunca vienen solas por lo que, si no tuviéramos bastante con esta crisis económica, que nos estrangula a todos, este año, además, hace su aparición la sequía y toca llamar la atención de los ciudadanos en relación a lo importante que es ahorrar agua. Y corresponde ahora también repartir tirones de orejas entre nuestros representantes políticos para que no hagan política con ella y sí una buena gestión, que para eso les pagamos. Aunque quizá no deberíamos preocuparnos nunca más por la falta de agua, porque, al parecer, ¿o acaso sí soy una estúpida?, el Ministerio de Agricultura ha descubierto la fórmula mágica para aprobar trasvases sin disminuir por ello los caudales de la cuenca cedente. Pues asunto arreglado, ¿no?