Promesas

Deportivo Guadalajara

Hasta 10 goles ha cosechado el Dépor en los dos últimos partidos de pretemporada. El miércoles se prueban ante un 2ª, el Leganés // Foto: Luis Polo (www.deportivoguadalajara.es)

Por Ana G. Hernández

Si la pretemporada fuera una competición y esa competición diese puntos para lograr promocionar a Segunda División, el Deportivo Guadalajara sería favorito para lograr el ascenso y para ganar el título de campeón. Sin embargo, la pretemporada poco tiene que ver con eso, puesto que es el momento en que los equipos buscan su forma óptima para conseguir los objetivos marcados. En el Depor se está haciendo este trabajo físico, pero además se está acoplando a un nuevo grupo de jugadores que poco tienen que ver con los que la temporada pasada quedaron quintos en el Grupo IV de Segunda B y subcampeones de la Copa Federación.

En otras palabras, durante la pretemporada se siembra la cosecha que se recoge en mayo, y el equipo de Pérez Salvachúa promete ganancias. Y es que los cinco partidos disputados hasta el momento son más que satisfactorios. Cinco amistosos contra equipos de Segunda B y Tercera que se saldan con un balance de uno perdido y cuatro ganados, incluyendo una grandísima remontada en el debut del cuadro morado en el Pedro Escartín. Datos halagüeños que no solo animan a seguir trabajando en la misma dirección, también provocan un sabor muy dulce en el paladar del hincha alcarreño.

Como bien dijo Pérez Salvachúa, el ascenso hay que conseguirlo deportivamente y, precisamente, el propio míster está construyendo los cimientos necesarios para que así sea. No en vano, el Depor está sorprendiendo a propios y a extraños con una capacidad goleadora impensable tras la marcha de Quique González. En los cinco partidos disputados, los morados anotaron 14 tantos, es decir, una media de 2,8 dianas por amistoso. Sin embargo, esa media se dispara a 3,5 goles por encuentro si excluimos de la lista el primer choque de la pretemporada ante el Castilla de Zidane. Mientras Marc Mas parece haber cogido el rol de Quique, Toledo le ha tomado prestado, y ojalá durante mucho tiempo, su olfato goleador. No en vano entre los dos suman 8 de los 14 goles morados en estos cuatro últimos encuentros. Por no mencionar las incorporaciones de Abel Molinero o Chema Mato, que tanto han ilusionado, después de verlos ante el Getafe B.

Sin embargo y de momento, como digo, el Depor solo promete. Promete una gran temporada. Promete luchar por ganar su primer título de liga. Promete luchar por el ascenso a la Liga Adelante. Sin embargo, y valga la redundancia, de momento solo son eso… promesas, que no es poco. Como bien recuerdan, la temporada pasada ni siquiera existieron esas promesas porque, básicamente y como recordó Sergio Alberruche en una red social, a estas alturas del mes de agosto el Depor solo contaba con dos jugadores en su plantilla: Tello y Prosi. A partir de ahí y con los primeros partidos de liga como pretemporada, el cuadro de Pérez Salvachúa realizó una grandísima temporada partiendo de esas condiciones. Ahora la situación no tiene nada que ver, las promesas están sobre la mesa. Queda lo más complicado, corroborarlas en mayo.

Con la gorra

No puedo resistirme a dar una pincelada sobre el descenso administrativo del Real Murcia, el regreso del Mirandés a Segunda y, por extensión, el de Carlos Terrazas. El técnico vasco se hizo con los controles en Anduva, después de conseguir ser el mánager general de la entidad, cambiando así el modelo deportivo de la misma. Achacando el descenso del conjunto de Miranda de Ebro al modelo anterior y a la bicefalia en la toma de decisiones, Terrazas prometió, hablando de promesas, devolver al Mirandés a Segunda División. Lo que Terrazas no sabía, y eso es mucho decir, es que su equipo se aprovecharía del descenso administrativo del Murcia. Precisamente el Murcia. Casualidades de la vida y del fútbol que cierran un círculo vicioso entre el Depor, el Mirandés y el propio equipo pimentonero. Lo que está claro es que Terrazas sigue con la gorra bien puesta y en Segunda División.

Anuncios

Primer contacto

Primer once titular de la pretemporada. Foto: Deportivo Guadalajara.

Primer once titular de la pretemporada. Foto: Deportivo Guadalajara.

Por Ana G. Hernández

A falta de tres o cuatro incorporaciones más para reforzar la defensa, el Deportivo Guadalajara tiene confeccionada la plantilla para la temporada 2014/15. Esa temporada en la que el club alcarreño pretende regresar por la puerta grande al play-off que da acceso a la Liga Adelante. Una plantilla en la que, otro verano más, el baile de jugadores provoca que el aficionado morado tenga que volver a aprenderse las caras y los nombres de los nuevos y a determinar qué jugador gana su pleitesía y apoyo de por vida, porque no olvidemos que el hincha deportivista siempre guarda en su memoria, con cariño, los nombres de aquellos jugadores que vistieron con orgullo la zamarra morada y que dieron todo su esfuerzo por ella.

Pero ese momento aún no ha llegado, porque en el primer amistoso de la pretemporada, con tanto jugador recién llegado, otro tanto jugador del filial o del juvenil, con 33 grados centígrados de temperatura y lejos de Guadalajara, quizá este último sea el factor determinante; el seguidor morado no puede valorar nada. Bueno sí, que el Deportivo Guadalajara el primer rival como entrenador de Zinedine Zidane. Un dato que puede ocupar un lugar privilegiado en la memoria de todos los aficionados alcarreños si, finalmente y como presupone todo el mundo, Zizou se convierte en uno de los grandes entrenadores de la historia del deporte rey, ardua tarea la del francés. Qué diablos, aunque no marque una época como técnico, el hecho de que su debut como director de orquesta haya sido contra el Depor guardará un espacio privilegiado en cualquier caso, Zidane es Zidane y fue, es y será uno de los grandes.

Y es que, que Zizou sea el entrenador del Castilla fue el gran titular del primer partido de la pretemporada morada, como bien lo saben los grandes diarios deportivos nacionales que, por primera vez desde que descendieron al Depor de Segunda División y sin que la información tenga que ver con los tribunales, han dado espacio en sus webs al Deportivo Guadalajara. Razón tenían los digitales, lo noticiable fue el francés puesto que el choque fue el típico partido de pretemporada, carente de ritmo en algunas fases del encuentro y con el típico carrusel de cambios para la segunda mitad. La buena noticia para el equipo alcarreño y de la que obviamente no se hicieron eco en estas webs, obviamente, es que, esta vez sí, Pérez Salvachúa va a poder disfrutar junto a su equipo de una pretemporada como dios manda.

A División de Honor

No quiero dejar pasar este domingo sin reseñar que el equipo juvenil del Deportivo Guadalajara estará en la máxima categoría del fútbol nacional. Un premio, absolutamente merecido por el cuadro de Abraham Hurtado, pero que llega después de que el Toledo no pudiera o no deseara acometer el ascenso a División de Honor. Durante la campaña pasada, el equipo toledano finalizó la temporada en primera posición por delante de los morados, después de una temporada excelsa por parte de estos últimos en la que desarrollaron un juego vistoso y preciosista. Sin embargo, los de la capital de la autonomía adelantaron por el carril de la izquierda a los morados y se llevaron el campeonato y el ascenso, de forma justa y merecida.

Lo que no es justo ni merecido es que en el Grupo XV de Primera Nacional solo haya cabida para un ascenso y que en el Grupo XII para tres. El Grupo XV es el castellano-manchego y el Grupo XII es el madrileño, por especificar. Como es lógico, el nivel del fútbol de la comunidad vecina es superior y, por lo tanto, también es lógico que el Grupo Madrileño cuente con más plazas de ascenso a División de Honor que el castellano-manchego, puesto que sus equipos serán mejores. Sin embargo, cuando la opción de ascenso en ese Grupo XII la terminan asumiendo el quinto y sexto clasificados, Alcalá y Alcobendas, respectivamente, porque tres equipos que han sido mejores que ellos durante la temporada no pueden ascender, véase los casos del Atlético de Madrid B, Getafe B y Rayo Vallecano B, la competición se desvirtúa. Obviamente no voy a solicitar un trato de favor para el Grupo XV, ni para otros grupos que se encuentran en la misma situación, pero sí que, por lo menos, la Federación dé un aliciente a ese equipo que acaba segundo clasificado después de una temporada excelsa y que, quizá, ese segundo clasificado castellano-manchego, en una eliminatoria a doble partido, pueda eliminar y quedarse con la plaza del Alcalá o el Alcobendas de turno. La posible eliminatoria es una utopía; el aprovechar la renuncia a una plaza en División de Honor es una realidad.