Pensiones dignas

Por David Sierra

Bajo la alfombra del conflicto generado por las voluntades independentistas de algunos sectores de la sociedad catalana interesada en seguir manteniendo ocultas sus ‘vergüenzas’  con la participación voluntaria de un ejecutivo que acoge orgulloso el auge nacionalista de la derecha española con esa mano en alza y sin consecuencias, quedan sepultados aquellos derechos que tanto costó conseguir y que el saqueo de las arcas públicas disfrazado en forma de crisis ha ido esquilmando en la última década. Que con casi veinte años de siglo XXI ya cumplidos aún haya marchas por la lucha de unas pensiones dignas y que estas sean multitudinarias dice mucho de la lejanía existente entre la actualidad presentada detrás del plasma y la ambiental.

La Puerta del Sol madrileña acogía el pasado lunes a miles de manifestantes procedentes de todos los puntos del país, llegados en cuatro columnas que nueve días antes habían partido con el objetivo de sumar apoyos para reclamar unas pensiones dignas para el presente y para el futuro. La marcha que partió de Cantabria pasó por nuestra provincia el viernes y a ella se fue sumando gente comprometida con la causa.

1507193678_493426_1507193780_noticia_normal

Sigue leyendo

Anuncios

El reto demográfico

Imagen de archivo de La Vereda. // Foto: Raquel Gamo

Imagen de archivo de La Vereda. // Foto: Raquel Gamo

Por Raquel Gamo

“La despoblación es un tema capital”, le dijo Mariano Rajoy a Carlos Alsina en la entrevista del pasado jueves en Onda Cero. Es un paso que, en apenas tres cuartos de hora de entrevista y con la cantidad de prioridades que concurren en la agenda nacional, el asunto del envejecimiento y la dispersión geográfica en las áreas rurales centre parte del discurso del presidente. El mismo presidente, por cierto, que en sus cinco años en la Moncloa no ha movido un dedo para articular ninguna medida relacionada con este problema “capital” que dice ser la despoblación.   Sigue leyendo

La vuelta de vacaciones

1472591648_714690_1472592198_noticia_normal

Mariano Rajoy abandona el Congreso de los Diputados después de su discurso en el debate de investidura. // Foto: Juan Medina (Reuters)

Por Borja Montero

Los periodos inmediatamente posteriores a las vacaciones siempre son de cierta agitación. En la etapa escolar, la vuelta al ‘cole’ suponía estrenar libros de texto, volver a ver a los viejos compañeros, conocer a algún niño que llegara nuevo al centro y hacerse con las manías de los nuevos profesores. En la vida adulta, la llegada de septiembre era la esperanza de que nada hubiera cambiado demasiado en el tajo, temiendo que el jefe hubiera tenido alguna ocurrencia que cambiara las cosas a peor (lo de la ilusión por un nuevo curso se va pasando según trascurren los años de carrera profesional de uno, incluso para aquellos que tenemos la suerte de dedicarnos a esto de contar historias basadas en hechos reales). En el terreno político, por el contrario, los primeros días de septiembre suelen ser poco intensos, como si la maquinaria (al menos la mediática) de las administraciones públicas tardara unos días en coger el mejor ritmo. De este modo, lo normal es que todo esté exactamente igual que lo habíamos dejado a 31 de julio, incluso a 30 de junio en algunos casos. Sigue leyendo

En el centro del mundo (político)

15.06.2016-Orlena-de-Miguel-entrega-un-recuerdo-de-Guadalajara-a-Albert-Rivera

Albert Rivera, que ya visitó Guadalajara en la campaña del 20D, volvió a pasear por las calles del centro de la ciudad junto a los militantes locales (aquí con Orlena de Miguel, candidata al Congreso) antes de la cita electoral de este domingo. // Foto: C’s Guadalajara

Por Borja Montero

Guadalajara está viviendo estos días una realidad “verdaderamente notable”, parafraseando a uno de los candidatos electorales que este domingo se juegan su futuro, y el de España, cuando no entendía su propia letra durante una entrevista televisiva. Por el momento, tres de los cuatro líderes de las formaciones políticas con mayor representación en el Congreso de los Diputados, de las protagonistas principales de la nueva realidad política que viene fraguándose desde hace alrededor de un lustro, de las que, a partir del lunes, y si se cumplen las encuestas, estarán nuevamente en el alambre de formar un Gobierno con una aritmética parlamentaria inédita por estos lares hasta el pasado 20D, han visitado la ciudad de Guadalajara, precisamente en una campaña que ha sido menos intensa en lo que a apariciones públicas se refiere por parte de casi todos los candidatos y se ha centrado más en reuniones sectoriales y presencia en los medios de comunicación, lo que ha convertido a nuestra pequeña capital en uno de los centros del mundo, políticamente hablando, de este periodo electoral, ya que pocas ciudades de tamaño, por no decir ninguna, han recibido visita de tal proporción de candidatos a la Presidencia.  Sigue leyendo

Un buen dato

Oficina de empleo de Guadalajara. // Foto: El Hexágono de Guadalajara

Oficina de empleo de Guadalajara. // Foto: El Hexágono de Guadalajara

Por Concha Balenzategui

Lo miremos por donde lo miremos, el dato del paro de marzo, publicado ayer, es un buen dato. Objetivamente, hay ahora 591 desempleados menos que el mes pasado en Guadalajara y es para congratularse con quienes han encontrado trabajo. Nada menos que 466 en el sector servicios, el grupo que aglutina más parados; 130 en la construcción; y 48 en la industria, que son cifras nada desdeñables. Solo la agricultura y el colectivo de los que buscan su primer trabajo han aumentado en número de desempleados.

Sigue leyendo

¿Esfuerzo y austeridad, o sacrificio?

Un momento del Pleno provincial en el que se aprobaron los presupuestos para 2015. // Foto: www.guadaque.com

Un momento del Pleno provincial en el que se aprobaron los presupuestos para 2015. // Foto: http://www.guadaque.com

Por Marta Perruca

Otra vez y ya debe ser la “tropecientas”. En esta ocasión, en palabras del vicepresidente provincial, Lorenzo Robisco, con motivo del Pleno de la Diputación para aprobar los presupuestos de esta casa para 2015. Un total de 60.003.974,43 machacantes, de los cuales, un tercio irá destinado a inversión en los municipios. Se trata de unos presupuestos, señaló, que se elaboran en un panorama distinto al de los tres ejercicios anteriores, porque ahora existen indicios que “hacen mirar al futuro con optimismo y esperanza” Y esto ha sido posible, dijo, gracias a las medidas que se han ido adoptando con el esfuerzo de todos y a las políticas de austeridad que ha llevado a cabo el equipo de Gobierno de la Diputación, y los gobiernos de Rajoy y Cospedal.

Al menos yo,  me siento incapaz de contar el número de veces que he escuchado un discurso similar en las últimas semanas. Cada vez que se anuncia una medida que, a priori, parece positiva, alguien pulsa el botón del Play y se escucha la misma cantina “y esta medida es posible gracias a las políticas impulsadas por el gobierno de Rajoy, de Cospedal, o de quien proceda”, por no decir que no deja de resultarme sospechoso que justo las administraciones tengan disponibilidad presupuestaria para abordar esos proyectos y medidas justo ahora que se avecinan las próximas citas electorales. Particularmente, ese discurso me crispa bastante, porque creo que tiene matices muy importantes, que cabría explicar: Si se ha logrado reducir el déficit, generar empleo y una cierta estabilidad económica –que no creo que sea para tirar cohetes-, desde mi punto de vista, no se tendría que hablar en términos de “esfuerzo” y “austeridad”, esa palabreja que sacaron de la chistera con la crisis y que a estas alturas está más que desgastada, sino de SACRIFICIO. A mí, particularmente, me parece un matiz importante.

Todos podemos entender que si alguien se encuentra endeudado hasta las cejas no se puede comprar un Ferrari, es obvio, pero parece que se nos olvida que esta situación, que ahora nos parece optimista y esperanzadora, se ha conseguido metiendo la tijera y estrangulando a las pequeñas y medianas economías a base de impuestos. No me parecen soluciones demasiado meritorias y creativas, la verdad sea dicha, y además, considero que hemos tenido que pagar un precio demasiado alto por ello: Hemos sacrificado la calidad de la Sanidad, la Educación, de otros servicios públicos y sociales y también del empleo, con una reforma laboral que ha puesto la alfombra roja a la precariedad y la inestabilidad.

No digo que estas medidas, desde mi punto de vista, erráticas, no vayan a tener o estén teniendo efectos positivos, sino que este Gobierno ha inclinado su balanza por soluciones de viejo manual y de escasa justicia social. No ha habido un salvavidas contundente para los más desfavorecidos, y sí para aquellos que más tienen y que más se llevaron al buche en épocas de bonanza.

El otro día leía en la prensa que los bancos han puesto a la venta 158.000 viviendas en sus páginas web y no puedo decir que el dato me sorprendiera, teniendo en cuenta que, según publicaba el periódico La Calle en el mes de junio, desde 2007 y sólo en Guadalajara, se han incoado 3.897 ejecuciones hipotecarias, que dieron lugar a 1.295 resoluciones de desahucio, de las cuales –hasta el mes de junio- se habían llevado a término 1.019.

A mí, estas cifras me producen escalofríos pero, sobre todo, lo que no me entra en la cabeza es que el Gobierno haya salido al rescate de la banca con la friolera de más de 88.100 millones de euros de los bolsillos de todos los españoles, de manera gratuita y sin condiciones.

Habría estado bien que ese rescate estuviera condicionado a dar marcha atrás a todos los procesos de desahucio –teniendo en cuenta que hemos sido todos los españoles los que hemos tapado los agujeros que estas hipotecas hubieran podido causar y otros muchos más- y a favorecer las líneas de crédito para proyectos empresariales de pequeñas y medianas empresas, que contribuyeran a dinamizar una maltrecha economía.

Pero ese tren ya lo vimos pasar de largo desde el andén con cara de estúpidos y a mí no me extraña nada que, al final, a los ciudadanos, se nos quede  la sensación de que, en este país, los de siempre –casta los llaman por ahí- se zampan el pastel y a los demás nos toca pagar los platos rotos.

La moción del grupo socialista y Serranía Celtibérica

Ya sé que, con toda seguridad, cuando Robisco pulsó el botón del Play para que sonara con sus propias palabras y su voz, ese manido discurso, no era consciente de que fuera la vez número 1.567, por poner una cifra, que escucho “semejante insensatez”. No le voy a culpar por ello más que a los otros supuestos 1.566, aunque dicen que la oportunidad la pintan calva y a mí me venía al pelo para poner de manifiesto mi indignación personal con la dichosa frasecilla.  Mis disculpas por adelantado, señor Robisco, porque en ese Pleno, la noticia principal fue esos más de 60 millones de euros, frente a los 56.495.330,90 que se contemplaban en el ejercicio anterior y lo que realmente creo que debería ser objeto de crítica es la actitud de la oposición con respecto a la presentación de una moción que, personalmente, considero oportunista y desleal.

La Diputación Provincial, y creo que el grupo socialista lo recordará bien, dio luz verde en el mes de junio, con el apoyo de los tres grupos políticos, a una declaración institucional para respaldar el proyecto de “Serranía Celtibérica” e integrarse en el “Consorcio Celtiberia”. Se trata de una iniciativa bien fundamentada, que lleva a sus espaldas más de un lustro de trabajo por parte de una treintena de investigadores de la Universidad de Zaragoza, capitaneados por el catedrático, Francisco Burillo. Este equipo de trabajo ha detectado un extenso territorio con 63.098 kilómetros cuadrados, comprendido en diez provincias y cinco comunidades autónomas (Castilla-La Mancha, Aragón, Castilla y León, La Rioja y Valencia) cuyas condiciones, en cuanto a despoblación, son similares a las de la zona ártica de los Países Escandinavos, con 503.566 vecinos censados y una densidad de población de 7,98 habitantes por kilómetro cuadrado, por lo que lo han denominado “La Laponia del Sur”. Toda la provincia de Guadalajara, exceptuando la capital y el Corredor del Henares, se encontraría dentro de este territorio.

El proyecto “Serranía Celtibérica” pretende, en palabras de Burillo, “la visibilización de ese territorio: Esto es que el Estado Español lo vea como una entidad de especiales circunstancias, sobre todo dentro de la Ley de Desarrollo Rural Sostenible, y que la Unión Europea reconozca sus características extremas, pues es el único territorio de gran extensión (es un 20% superior a Holanda) en el que se encuentran tres de las seis categorías para los que tiene  legisladas ayudas específicas: zona de montaña, rural remota y despoblada”.

El  proyecto Serranía Celtibérica tiene bien meditadas y maduradas unas líneas de acción para desarrollar una potente herramienta de promoción conjunta a nivel nacional e internacional, que aúne todos los elementos potencialmente turísticos y ponga en valor los productos de calidad agroalimentarios que convergen en este territorio, lo cual coincide con la trayectoria que la mayoría de estas zonas, acosadas por la despoblación, han emprendido, dentro de sus políticas de desarrollo rural.

En la hoja de ruta de este proyecto se encuentra, precisamente, la creación de una unidad de Inversión Territorial Integrada (ITI), con el propósito de llegar a tiempo a los fondos de cohesión social previstos para el periodo 2014-2020, de la que formen parte todas las provincias de esta Laponia del Sur. Las ITI son una estrategia aprobada por el Consejo de la Unión Europea en diciembre de 2013 para este periodo 2014-2020, que permite a los estados miembros combinar inversiones de varios ejes prioritarios de uno o varios programas operativos, siempre que el área propuesta tenga continuidad territorial y una población inferior a los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Por lo tanto, se puede decir que ya tenemos un territorio definido y un proyecto dispuesto que cumple con los requerimientos de la Unión Europea, por lo que considero absurdo, además de oportunista y desleal, que el grupo socialista venga a presentar una moción para que se emprenda una senda distinta a la que ya dieron su apoyo y luego manden una nota de prensa diciendo que el equipo de Gobierno de la Diputación no quiere esos fondos europeos.

Cuando las aguas andan revueltas, o remamos todos en la misma dirección o lo más probable es que el barco termine por hundirse. Ya lo he dicho en otras ocasiones, que crisis y oportunidad son las dos caras de una misma moneda y que esta situación sin precedentes debía desterrar las soluciones de viejo manual, para contemplar medidas distintas. Ya hemos dejado pasar varios trenes y pagado por ello nuestra cota de sacrificio. Esta vez deberíamos estar preparados para subirnos en los que llegarán.