Conflictos laborales en la Real Fábrica de Paños de Brihuega (1756-1823)

Por Enrique Alejandre Torija (*).

La dinastía borbónica instaurada en España tras la muerte en 1700 sin descendencia del último del rey de la Casa Austria, Carlos II, una vez obtenida la victoria en la guerra de Sucesión (dos de cuyas batallas decisivas se libraron en la provincia de Guadalajara, en Brihuega y Villaviciosa), hubo de ocuparse de la maltrecha economía del país heredada del siglo anterior e impulsar la agricultura, la industria, el comercio…, para mejorar la vida de sus súbditos, y lograr sobre todo que el progreso económico produjese grandes recursos para la hacienda pública a fin de ser luego invertidos en la marina de guerra, el ejército y la diplomacia, que debían asegurar el mantenimiento de las colonias americanas y el resto del imperio.

Sigue leyendo