Aluminosis

Infantado-610x458

Balaustrada del Palacio donde comenzaron los primeros problemas // Foto: GD.es

Por Álvaro Nuño.

La cosa debe ser realmente -o al menos potencialmente- grave porque no se había visto una comparecencia de prensa como la que se produjo ayer en Guadalajara desde hace mucho tiempo. No sólo por la premura con la que se convocó sino por el amplio despliegue de comparecientes representando a todas las administraciones afectadas por el asunto, independientemente de cuál sea el color político del partido que las gestiona -en este caso diferentes uno de otro-, además de por la variedad en el escalafón, desde técnicos a responsables políticos, encabezados por un subdirector general del Ministerio de Cultura por parte de la administración central y un viceconsejero del mismo negociado por parte de la autonómica.

Sigue leyendo

Anuncios

Recuperar la Guadalajara que ya no existe

Reconstrucción de la iglesia de San Miguel del Monte (1575). // Imagen: PAR

Reconstrucción de la iglesia de San Miguel del Monte (1575). // Imagen: PAR

Por Pablo Aparicio Resco*

Este rincón de la red de redes en el que escribo es, por fortuna, lugar en el que no caen en el olvido los cientos de solares que vacían dolorosamente Guadalajara, cada año, de lo que algún día se rodeó de vida. Se ha criticado aquí la destrucción continua del casco histórico de nuestra ciudad, en buena parte debida a la desidia histórica y a la poca sensibilidad patrimonial de los gobernantes alcarreños a lo largo de los siglos y hasta hoy día, pero también se ha dado cuenta del interés que suscita el patrimonio perdido de nuestra capital y nuestra provincia y la necesidad de defender el que aún atesoramos.

Para hacer que este interés eche raíces y crezca, para empatizar todavía más con aquella Guadalajara que algún día fue y, de este modo, sentir la necesidad de proteger con más fuerza lo que hoy aún conservamos, es fundamental aprovechar las posibilidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen a la hora de crear ventanas al pasado y viajes en el tiempo como el que les invito a disfrutar. Sigue leyendo