El voto de Hércules

Watercolor-World-Map-sml-3-Marlene-Watson-

Los residentes en el extranjero critican la complejidad del trámite del voto rogado. /Foto: Archivo

Por Míriam Pindado

Las elecciones nacionales están a la vuelta de la esquina , y aunque a algunos todavía nos queda tiempo para decidir si ejercer o no nuestro derecho a voto, a otros se les está pasando el plazo para poder participar en las elecciones del 20D. Una fecha que muchos ya señalan como “el comienzo de una segunda transición”, “el inicio del cambio” o “el momento de la esperanza”, pero un día del que muchos ya no podrán participar, por unos u otros motivos.

Es ‘la gran fiesta de la democracia’ a la que algunos no podrán asistir. Y es que aunque los que vivimos en España estamos recibiendo nuestras correspondientes invitaciones, muchos de los que hoy residen en el extranjero se han quedado (o probablemente se quedarán) sin invitación al convite.  Uno de los motivos es la aplicación del llamado voto rogado que, desde hace cuatro años, exige a todos los que deseen votar desde el extranjero que lo comuniquen con suficiente antelación a su respectiva oficina del censo.

Sigue leyendo