San Juan en Jadraque, un motivo para disfrutar

Fiesta de San Juan en Jadraque.

Fiesta de San Juan en Jadraque.

Por Marta Andrés González *

Jadraque celebra este fin de semana la XXVI Cena Medieval y la Hoguera de San Juan en el Castillo del Cid. La cena, a la que puede asistir todo el que lo desee, previa inscripción y hasta completar aforo, comienza a las diez de la noche. Pero, San Juan en Jadraque es mucho más que eso, que no es poco, y además cuenta con la Declaración de Interés Turístico Provincial. La fiesta comienza a las once de la mañana, en la plaza Mayor, con un completo programa de actividades y ambiente de época que se incluye en la II Jornada Cidiana de San Juan. Una cita que implica un motivo más para disfrutar de la vida, de las costumbres y de los amigos. Porque San Juan en Jadraque se convierte en una experiencia única, apta para los cinco sentidos.

Muchas son las ofertas medievales y de época que inundan la geografía española. Pero ninguna como la sanjuanera jadraqueña. Numerosos son los castillos repartidos por la terrible estepa castellana, pero sólo el de Jadraque corona “el cerro más perfecto del mundo”. Desde su cumbre, contemplar el horizonte de la Vega del Henares que ya nombrara el Cantar, asombra, y se alzan aparentemente cercanos el cerro de Hita y los picos de la cordillera central que limita las viejas Castillas.

En el silencio de la Noche de San Juan, ya bien entrada la madrugada, la melodía del grillo acompaña a las sombras de la luna llena sobre la piedra muda, fría, suave e inerte y, en los albores del alba, los cánticos de pajarillos libres recuerdan que es hora de volver a casa. Así lo llevan haciendo desde tiempo inmemorial, cuando los jóvenes jadraqueños subían al castillo para ver amanecer la Noche de San Juan, la más corta del año; noche de fuego y brujas, siempre buenas, con buenos augurios y nobles deseos.

Por el paseo empedrado que nos dirige al Castillo del Campeador, en la que fuera noble  musulmana y mendocina, se inspiran casi sin quererlo los aromas del campo alcarreño, llegados de matojos de jaras y tomillos que empujan a las manos tranquilas a acariciar los frutos de la tierra que empapan los dedos que los aprietan, al pasar, sin intención, sólo con el impulso de tomar prestado un pedacito de paraíso.

El sabor del chocolate a altas horas, dulce remate de los Amigos del Castillo a una cena excelente para todos los públicos y para todos los paladares. Un menú sencillo, de campo, de pastoreo, humilde pero capaz de satisfacer a los más exigentes y de saciar a los que no se sacian nunca, al amparo de los muros del Castillo. Mollete de pan blanco; relleno de chorizo y lomo de matanza y tortilla de patata, tan jugosa y española como las banderas que ondean lacias si Zeus y Júpiter se sosiegan por deferencia celestial hacia las cuatro centenas de comensales que se reúnen para paladear la azúcar y la canela que envuelven la jugosa leche frita a los postres. Y vino que alegra y agua que aclara los sentidos, riegan una cena aderezada con música, danzas, magia y antorchas y ataviada con trajes de época, que aunque ni mucho menos es obligado, sí conviene y anima.

San Juan en Jadraque tiene premio. Servidores municipales y voluntarios diligentes se afanan para que todo salga bien, con la utópica intención de agradar a propios y extraños. Su premio intangible será la satisfacción del trabajo bien hecho y la sonrisa de las almas que deambulan por entre los muros milenarios bajo las estrellas. Y el Premio para los destacados, forjado con polvo, sudor y hierro en las ascuas de la herrería a la usanza del Medievo en la Plaza Mayor, una espada Tizona que mejor colgar que empuñar en la época que nos toca.

La noche de San Juan se adelanta, como casi todo en estos tiempos, pero justifica su fiesta el sábado 21 de junio porque, en esos días, las tropas comandadas por el lugarteniente del Campeador, Álvar Fáñez de Minaya atravesaron la Tierra de Jadraque para reconquistar la Guadalajara árabe. Y porque un sábado en los pueblos, somos más. Y porque saltar la hoguera y soñar debe estar y en Jadraque lo está, al alcance de todos.

Marta Andrés, periodista.

Marta Andrés, periodista.

* Marta Andrés González es jadraqueña. Licenciada en Periodismo, ha trabajado en diferentes medios de comunicación de Guadalajara como El Decano, agencias de noticias nacionales como Europa Press y en la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Actualmente vive en Jadraque y trabaja en su Ayuntamiento, donde se ocupa del gabinete de prensa.