Animales de compañía

Por Gloria Magro

Los gatitos campan a sus anchas por la calle principal. Escuchimizados y con poco lustre, son la última camada de una gata maltrecha que hace dos veranos no se dejó atrapar. Contra todo pronóstico, aquella bola de pelo sobrevivió al invierno en el pueblo y con ayuda de una caridad mal entendida es a día de hoy el origen de una colonia descontrolada y en continuo crecimiento. En el verano de la pandemia, con la mayor concentración de vecinos desde hace décadas, uno de los desafíos recurrentes que han afrontado ayuntamientos de toda la provincia son los problemas ocasionados por la convivencia con animales domésticos y no domésticos. Sigue leyendo