Septiembre

Por Sonsoles Fernández Day

Hubo un tiempo en que lo habitual en España en el mes de agosto era el cierre por vacaciones de la mayoría de los negocios y un paréntesis en muchas actividades. Septiembre suponía la vuelta al trabajo, a las clases y a la rutina. Sin embargo, en Guadalajara no se recuperaba la normalidad al cien por cien hasta pasada la semana de Ferias. ‘Hasta después de Ferias, nada’, solían decir si encargabas algo o esperabas que te hicieran un arreglo o solucionaran una avería. Salíamos del letargo agosteño sin prisa, las clases empezaban para volver a parar unos días después y en la ciudad se respiraba ese ambiente pre-festivo que, a veces, porque prima la ilusión, es aún más divertido que la propia fiesta.

Sigue leyendo

El calendario aprieta

Concentración de peñistas durante el chupinazo. // Foto: Concejalía de Festejos.

Concentración de peñistas durante el chupinazo. // Foto: Concejalía de Festejos.

Por Álvaro Nuño.

La profunda crisis que estamos atravesando con esta dichosa pandemia, con los cadáveres de cientos de conciudadanos todavía calientes, muchos de los comercios y negocios de la ciudad con el cierre echado y la mayoría de sus empleados cobrando del paro, las residencias de ancianos cerradas a cal y canto para evitar que prosiga el goteo de contagiados y fallecidos, los trabajadores sanitarios manteniéndose en la primera línea de la batalla contra el virus y las familias más vulnerables haciendo cola en los bancos de alimentos y en las puertas de las parroquias esperando llevar comida a sus mesas, no parecen razones suficientes para que nuestros representantes políticos se sienten en una misma mesa y remen en la misma dirección que parece clara en estos momentos. La corriente baja fuerte y lo que hay que intentar ahora es que el barco no se hunda.

Sigue leyendo

Calzarse las botas en otoño (I)

Por Miriam Pindado

IMG_8468

La primera propuesta para “calzarse las botas en otoño” es el Hayedo de Tejera Negra. // Foto: M.P.

Aunque al calendario aún le quedan unos días de verano (pocos…muy pocos), todos estamos viendo como el otoño se nos echa encima y, con cierta nostalgia y la chaqueta puesta, nos resignamos a dar por zanjada la temporada estival.

Pero el otoño no debe ser una estación triste. Todavía quedan muchos planes por hacer y algunos de ellos llevan por bandera ese olor a tierra mojada y un manto de hojas caídas a los pies. De hecho, somos muchos los que durante estos meses aprovechamos para realizar alguna excursión y, a veces, no es necesario escaparse muy lejos.

Ayer decidí dejar de lamentarme y plantarle cara al inminente otoño. Entonces me metí en la página web del Hayedo de Tejera Negra para reservar plaza de aparcamiento y cuál fue mi sorpresa al ver que muchos fines de semana ya aparecían coloreados con ese rojo de “ya no quedan plazas disponibles”.  Hace unos días se inauguraba la ‘Temporada Alta’ de este espacio y ayer mismo pude comprobar cómo se iban ocupando los fines de semana de octubre y de noviembre (los días de diario no suele haber problemas). Y es que recuerden que durante estos meses es obligatorio, desde hace un tiempo, reservar plaza de aparcamiento dada la afluencia de público y la necesidad de controlar esta zona protegida, reserva integral del Parque Natural de la Sierra Norte.
Sigue leyendo