El Alto Señorío de la Alcampínia

Formas de dividir Guadalajara. // Imagen: TwitterPor Patricia Biosca

Tabarnia ha abierto la veda: la independencia está de moda. Los memes, los virales, las redes sociales y todo lo que sirva para hacer mofa cómoda, desde el sillón, está de su parte. Esas herramientas tan poderosas que te pueden hacer cantante desde la cola del McAuto o que pueden llevarte a la cárcel. O que sirven de desahogo a líderes globales de gatillo/dedillo fácil. Y aunque en Guadalajara se lleva practicando el deporte del independentismo con gracia castellana desde hace ya mucho tiempo, ha tenido que llegar Tabarnia para que el resto de provincias quieran también su trocito de tierra de cachondeo. A pesar de todo, se trata de un momento “perita dulce” que no se puede desaprovechar, así que allá vamos. Yo propongo hasta el nombre: El Alto Señorío de la Alcampínia. Sigue leyendo

Otro plan para la Sierra y Molina

Por Raquel Gamo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, anunció la semana pasada la puesta en marcha de sendos “planes especiales” –palabras mágicas siempre en cualquier política- para las comarcas de la Sierra Norte y el Señorío de Molina. Los planes en cuestión consistirán en duplicar las ayudas europeas hasta 2020 para estos territorios a través de las ayudas de la UE, ya sean los Fondos Feder, el Fondo Social Europeo o los Fondos de Desarrollo Rural.

Sigue leyendo

¿Tiene arreglo la despoblación?

Imagen de una casa derrumbada en Villacadima, pueblo deshabitado de la Sierra Norte. // Foto: R.G.

Una casa derrumbada en Villacadima, pueblo deshabitado de la Sierra Norte. // Foto: R.G.

Por Raquel Gamo

Invierno, calles vacías y un silencio desgarrador que contrasta con el bullicio de antaño. Es la estampa que cualquier viajero puede encontrar ahora mismo en la mayoría de los casi tres centenares de términos municipales de Guadalajara. Es también la fotografía del desaliento de las mesetas. La demostración empírica de un fracaso social.

La despoblación es un lastre de la estructura económica y demográfica de España que nunca ha sido una prioridad en la agenda política, pero que de vez en cuando rebrota como asunto de interés a cuenta de alguna trifulca nacional. La última, la reciente polémica alrededor de la supresión de las diputaciones, una medida incluida en el pacto suscrito entre el PSOE y Ciudadanos. No parece que la idea vaya a tener demasiado recorrido -entre otras cosas, porque los líderes de estos partidos no han hecho alarde de la misma-, pero el caso es que ha despertado reacciones encontradas. Julio Llamazares, uno de los pocos intelectuales españoles preocupados por los pueblos, sostiene que “la pérdida de población de las zonas rurales es un pequeño gran genocidio cultural”. Lleva razón, y no es un uso indiscriminado del léxico. La cuestión relevante es si los poderes públicos consideran este genocidio amortizado o aspiran a frenarlo.

Sigue leyendo

La Sierra de ayer, hoy y mañana

SERRANIA GU

Imagen del VIII Día de la Sierra, celebrado el 17 de octubre en Pálmaces de Jadraque. / FOTO: Asociación Serranía de Guadalajara

Por Míriam Pindado

De su Sierra, de sus pueblos, de sus campos, de sus jaras, hoy se desprende un lamento que nos desgarra hasta el alma. Para quien quiera escuchar, cantaremos alto y fuerte: Que si la Sierra se hundiese, Guadalajara también se muere”. Esta es parte de la Canción de La Sierra, compuesta por Isabel Nolasco e interpretada por el Grupo Folk Las Colmenas. Estas frases desvelan el sentir generalizado de una comarca que quiere hacerse oír sin que el eco de sus montañas, las más altas de la provincia,  interfiera en su mensaje.

El pasado fin de semana hablaron alto y claro y lo hicieron desde Pálmaces de Jadraque con motivo de la celebración del VIII Día de la Sierra. Los serranos (y los que les quieren) se dieron cita en este municipio de la Serranía de Guadalajara -uno de los más dinámicos de la zona a pesar de contar con menos de 50 vecinos- para celebrar su fiesta pero también para reivindicar que los serranos tienen voz (y que además cantan muy bien). Sigue leyendo

Eros en la Serranía Celtibérica

Selfie en el Museo con la autora del libro y su marido.

Selfie en el Museo con la autora del libro y su marido.

Por Marta Perruca

En ocasiones nos sorprendemos con eso que solemos llamar casualidades y que, la verdad sea dicha, cada vez estoy más convencida de que no lo son. No, no era mi intención ponerme metafísica, aunque todavía no sé muy bien qué nos deparará el artículo de este jueves.

El caso es que aquel día tenía en el Museo de Molina a unos visitantes muy interesados por la Celtiberia, consultando las distintas publicaciones que tenemos disponibles en nuestra librería sobre el tema. Se trataba de un matrimonio con su hija adolescente, que cargaron a conciencia con casi todas las actas de los distintos congresos sobre Celtiberia celebrados en los últimos años en la vecina comunidad de Aragón, por lo que me atreví a sugerir: “Pues si os gusta la Celtiberia existe una novela que se llama  ‘Eros en Tiermes’ …” No llegué a terminar la frase porque la mujer enseguida se identificó como la autora de la misma y creo que yo terminé ruborizándome.

Sigue leyendo

Un problema de enfoque

La localidad de Embid, con su castillo y la iglesia de Santa Catalina. // Foto: M.P.

La localidad de Embid, con su castillo y la iglesia de Santa Catalina. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

Puede que sea una apreciación personal, pero últimamente, y desde que el proyecto Serranía Celtibérica puso en el mapa a la comarca de Molina de Aragón, junto con algunas zonas de otras nueve provincias colindantes, como el desierto más grande de Europa, he percibido que el Señorío despierta cierto interés en los medios de comunicación, más allá de nuestras fronteras. Sigue leyendo

No te salves

"No te salves" es uno de los poemas más conocidos de Mario Benedetti. // Foto: Carmen Almiñana atirohecho.wordpress.com

“No te salves” es uno de los poemas más conocidos de Mario Benedetti. // Foto: Carmen Almiñana atirohecho.wordpress.com

Por Marta Perruca

“No os salvéis”. Ese fue mi deseo para la joven pareja. No se me ocurrió mejor cosa que augurarles el día de su boda, aunque algunos, entre los invitados, se quedaran estupefactos mientras leía los versos de aquel poema de Benedetti que había elegido para la ocasión: La boda de mi hermano y mi cuñada. No, no entendieron lo que quería decir, a pesar de que, a renglón seguido, les dedicara unas palabras de mi puño y letra para explicarlo. Aunque reconozco que puede parecer algo poco ortodoxo espetar un “no te salves” en un momento en el que todo el mundo espera que se hable de amor y felicidad eternos, sigo pensando que es lo mejor que puedo desear a alguien a quien quiero: “No te quedes inmóvil al borde del camino; no congeles el júbilo; no quieras con desgana. No te salves ahora ni nunca”. En definitiva, vivir intensamente, luchar por lo que uno quiere y no dejarse vencer por el miedo, porque el miedo, cuando aplaca, es lo peor que hay.

Sigue leyendo