¿Un mundo sin abuelos?

human-189282_1280

Por Míriam Pindado

Vuelvo de unos días de vacaciones y me encuentro con un mundo que no me gusta. Imagino que a vosotros tampoco. Han pasado demasiadas cosas en estas semanas y casi ninguna ha sido buena. Miedo en Europa, guerras y golpes de Estado, apocalipsis mediática, polarización transfronteriza, parálisis política, hartazgo ciudadano, escepticismo democrático,  debates decimonónicos, triquiñuelas locales…Lo siento, pero creo que me tomaré esta semana como un periodo de adaptación, porque es que cada vez que veo/leo/escucho las noticias me dan ganas de hacer la maleta e irme al pueblo… con mis abuelas.

Sigue leyendo

Anuncios

Sola por la calle

corto-3

Por Míriam Pindado

Ayer vi un corto que aunque salió a la luz en marzo no se había hecho viral hasta ahora. Se llama ‘Au bout de la rue’ (Al final de la calle) y transmite, en poco más de tres minutos, lo que sienten muchas mujeres cuando caminan solas de vuelta a casa por la noche. Incomodidad. Tensión. Miedo.

Sigue leyendo

Condiciones de vida

purse-1359848_960_720

Por Míriam Pindado

¿Te cuesta llegar a fin de mes? ¿Puedes permitirte ir de vacaciones al menos una semana al año? ¿Podrías hacer frente a algún gasto imprevisto? ¿Te has visto obligado a retrasar los pagos corrientes de tu vivienda? Con los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) se puede comprobar que una importante parte de la población española tiene serios problemas para llegar a fin de mes, y más en el caso de nuestra región, ya que Castilla-La Mancha se sitúa entre las cinco comunidades autónomas con mayor riesgo de pobreza.

Sigue leyendo

Cuando los mayores se sienten inseguros…

IMG_20140805_200726

Mayores observando la calle un día cualquiera en un lugar cualquiera. /Foto: M.P.

Por Míriam Pindado

La noticia más trágica de la actualidad en la provincia llegaba el lunes desde Hiendelaencina. Una mujer de noventa años fallecía a causa de varias heridas por arma blanca en su casa mientras que su hermano, de 86, resultaba herido de gravedad. El caso sigue abierto y, aunque ayer se desconocían las causas del trágico suceso, todo apuntaba a un robo con violencia sobre el que el periódico Nueva Alcarria adelantaba ya el lunes por la noche algunos detalles.

Todo el pueblo y la comarca quedaban consternados por la noticia. Pero el miedo puede al desconsuelo y los vecinos de la zona “manifestaron” su turbación en los diferentes medios de comunicación. Los vecinos de la Sierra Norte no dan crédito a lo sucedido. Nadie da crédito. El alcalde de la localidad, Mariano Escribano, lamentaba el trágico suceso: “Estamos conmocionados, no sólo en el pueblo sino en todos los alrededores” y avanzaba que el Ayuntamiento decretaba cinco días de luto lo que conllevaba la suspensión de todos los actos de la festividad de Santa Cecilia y de las jornadas mineras previstos para los próximos días.

Este es un hecho que todos hemos lamentado, especialmente los vecinos de Hiendelaencina. Pero debemos confiar en que se trata de un hecho aislado y que las Fuerzas de Seguridad harán todo lo que esté en sus manos para esclarecer el caso. Sin embargo, en estos días nuestros mayores parecen más preocupados.

Sigue leyendo

El tiempo, en espiral

Guitarra

Por Marta Perruca

La guitarra, encima de la cama sobre su funda y un montón de partituras con canciones nuevas, dispuesta a cualquier minuto que se escape en el reloj y quiera arrancarle algunas notas; el vaso de Coca-cola ocupa el lugar que en otro tiempo perteneció al cenicero, porque  mañana hace un mes que volví a dejar de fumar – qué vicio más perverso-. Y aquí estoy otra vez, delante del ordenador, tratando de comprobar hacia dónde me llevará esta reflexión. Sigue leyendo

Un lienzo en blanco

La nieve pintó ayer en Orea un inmenso lienzo blanco que borró todo lo demás. // Foto: M.P.

La nieve pintó ayer en Orea un inmenso lienzo blanco que borró todo lo demás. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

La imagen me resultó realmente sobrecogedora. Apenas fueron unos instantes de vídeo, pero de tal intensidad que me encogieron el corazón. Me sentí como una  impostora en aquella escena de dolor a la que nadie me había invitado y en la que una mujer, con la mirada extraviada en un extraño infinito, abrazaba a una joven. Probablemente fuera una madre que está atravesando un auténtico infierno y no se consiente flaquear o derramar una lágrima, porque en medio de ese sinsentido no puede hacer otra cosa que consolar a su hija y aparentar fortaleza, mientras siente que sus propios cimientos se desmoronan. Esos segundos, que ya son eternos en mis retinas, se utilizaban para ilustrar la espera sin esperanza de esas otras víctimas del accidente del avión, que se estrelló el pasado martes contra los Alpes franceses.

Sigue leyendo