El anticipo

Por Borja Montero

La Diputación Provincial de Guadalajara ha anunciado esta semana el pago de un anticipo importante a los ayuntamientos que están adheridos a su Servicio de Recaudación. Al parecer, se trata del anticipo más grande de la historia de este instrumento fiscal, unos 8,2 millones de euros. En total, 267 municipios de la provincia, así como algunas mancomunidades y pedanías y entidades inferiores, son usuarios de este servicio, entre ellos algunos consistorios de población importante como Marchamalo, El Casar o Alovera, entre otros. Sigue leyendo

Diputaciones: sí a su eliminación

Entrada al Palacio de la Diputación Provincial de Guadalajara, institución bicentenaria constituida el 25 de abril de 1813 en Anguita. Tras varias supresiones fue restituida en 1835. Su presupuesto en 2016 apenas alcanza los 58 millones de euros. // Foto: abc.es

Entrada al Palacio de la Diputación Provincial de Guadalajara, institución bicentenaria constituida el 25 de abril de 1813 en Anguita. Tras varias supresiones fue restituida en 1835. Su presupuesto en 2016 apenas alcanza los 58 millones de euros. // Foto: abc.es

Por Ángeles Yagüe*

Se ha abierto el debate en la política española alrededor de la necesidad de mantener las diputaciones o bien impulsar su eliminación. De entrada, algo que se creó en el siglo XIX, y no es una obra de arte, debería, al menos, modificarse.

En la actualidad, existen las autonomías, que son administraciones intermedias entre el Estado y los municipios. Ante su creación, las autonomías uniprovinciales eliminaron las diputaciones para evitar duplicidades, pero no se hizo así en el resto de comunidades autónomas.

Sigue leyendo

¿Tiene arreglo la despoblación?

Imagen de una casa derrumbada en Villacadima, pueblo deshabitado de la Sierra Norte. // Foto: R.G.

Una casa derrumbada en Villacadima, pueblo deshabitado de la Sierra Norte. // Foto: R.G.

Por Raquel Gamo

Invierno, calles vacías y un silencio desgarrador que contrasta con el bullicio de antaño. Es la estampa que cualquier viajero puede encontrar ahora mismo en la mayoría de los casi tres centenares de términos municipales de Guadalajara. Es también la fotografía del desaliento de las mesetas. La demostración empírica de un fracaso social.

La despoblación es un lastre de la estructura económica y demográfica de España que nunca ha sido una prioridad en la agenda política, pero que de vez en cuando rebrota como asunto de interés a cuenta de alguna trifulca nacional. La última, la reciente polémica alrededor de la supresión de las diputaciones, una medida incluida en el pacto suscrito entre el PSOE y Ciudadanos. No parece que la idea vaya a tener demasiado recorrido -entre otras cosas, porque los líderes de estos partidos no han hecho alarde de la misma-, pero el caso es que ha despertado reacciones encontradas. Julio Llamazares, uno de los pocos intelectuales españoles preocupados por los pueblos, sostiene que “la pérdida de población de las zonas rurales es un pequeño gran genocidio cultural”. Lleva razón, y no es un uso indiscriminado del léxico. La cuestión relevante es si los poderes públicos consideran este genocidio amortizado o aspiran a frenarlo.

Sigue leyendo