Colillatón: la última cruzada contra las colillas

Colilla en el suelo. // Foto: EFE

Colilla en el suelo. // Foto: EFE

Por Patricia Biosca

Quien se haya acercado hasta aquí cebado por el título buscando una polémica entre sexos o sexo en sí mismo le recomiendo que pare, porque no encontrará nada de eso. Como mucho la evocación de aquel “fumando espero” de la eterna Sara Montiel, que a algunos les hizo sentir calores internos. Pero será de refilón. Nada de esto hallará en las próximas líneas. Tampoco una cruzada contra el tabaco, porque para mí la libertad es sagrada y yo no soy madre para imponer a nadie. Ni siquiera soy un regular ejemplo, ya que no he pasado penurias para cortar mi estrecha relación con los pitillos después de un intenso romance de diez años. Y, sobre todas las cosas, porque no quiero parecerme al patético “exfumador” de Pantomima Full, aunque por la última frase parezca lo contrario. Solo voy a escribir del “Colillatón”, la iniciativa con el mejor nombre que jamás he podido leer. ¡Alabada sea la cabeza de la que salió! Sigue leyendo