Sacedón viral

Luisito Comunica a su paso por Sacedón. // Foto: YouTube

Luisito Comunica a su paso por Sacedón. // Foto: YouTube

Por Patricia Biosca

Alguien que convive a diario con las redes sociales e internet y tiene alguna vinculación con Guadalajara no ha podido ser ajeno al fenómeno de Luis El Chido. Ese youtuber mexicano que se ha ido hasta Sacedón y Entrepeñas para contar de primera mano qué ocurre en esta “comunidad fantasma”, tal y como él mismo la bautiza. De hecho, el título del vídeo es “El extraño pueblo fantasma que se está secando…”, toda una declaración de intenciones que viene a inflar un mito, al estilo de titulares pistoleros de programas de crónica negra o misterios. Más aún si se acompañan con una descripción tipo “Nunca me había sentido tan solo en una ciudad”, aunque sea un pueblo (lo mismo son cosas de la cultura). Después de ver un par de veces el documento, me pregunto: ¿es positivo para la problemática que viven los pueblos de la cabecera del Tajo que una persona como El Chido, con casi 14 millones de suscriptores en YouTube y cuyo trabajo sobre Guadalajara suma más de cuatro millones de visitas en solo seis días, hable a su manera -y qué manera- sobre el problema? Como de costumbre, no tengo una respuesta demasiado definida, así que voy a utilizar (también como es usual) este espacio para ver pros y contras de que Sacedón se haga viral. Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué pasa con el trasvase?

Trasvase

Cartel de la manifestación del 26 de marzo // Foto: Henares Al Día.

Por Julio Martínez

La sangría que no cesa. Ésta es la historia del Tajo–Segura. Raro es el mes en el que no se anuncia una derivación de agua. Da igual si la situación de la cabecera es buena, mala o regular. O si la cuenca receptora ha tenido un año hidrológico positivo. La cuestión es satisfacer las exigencias de un reducido grupo de grandes empresarios. La pela es la pela. Sigue leyendo

¡Por un Tajo vivo y limpio!

tajo-verdadera-el-diario

Espumarajos en el río Tajo a su paso por Toledo. Foto: eldiario.es

Por Julio Martínez

Hace unos días saltaba la noticia. El protagonista era otra vez el Tajo. En esta ocasión, por contaminación. Impresionaban los espumarajos que presentaba el río a su paso por Toledo. Una espesa capa blanca flotaba de forma sinuosa por el cauce. Era perturbador cómo pasaba esa pasta bajo los diferentes puentes de la Ciudad Imperial. La imagen no dejaba lugar a dudas. Se trataba de un vertido. Y de los gordos. Pero hasta que los medios no se hicieron eco del suceso, las reacciones brillaron por su ausencia. Sigue leyendo