Dolor

2017.12.29 Azuqueca

Concentración en la PLaza de la Constitución de Azuqueca, ayer a las 12 de la mañana // Foto: SER Guadalajara.

Por Álvaro Nuño.

Se llamaba Arantxa. Tenía 37 años, 3 hijos de 12, 10 y un año y medio. Vivía en Azuqueca y trabajaba en una gasolinera. Era inocente, como sus tres hijos. Como las 47 mujeres que han sido víctimas mortales este 2017 de violencia de género, como las 40.366 víctimas de maltrato con denuncia interpuesta. A las 7:45 de la mañana, en su domicilio de la calle San Miguel -en pleno centro de la localidad campiñera-, que compartía desde hace cuatro años, su compañero, un hombre de 40 años, con antecedentes de violencia de género con otra mujer ya en 2007, la ha asesinado con un cuchillo delante de sus hijos. Después, el muy cobarde se ha “autolesionado” y ha sido trasladado al Hospital de Guadalajara, donde dicen que no se teme por su vida. Muchos piensan que estos asesinos podrían cambiar el orden e intentarse suicidarse antes de matar si es que creen que su vida ya no merece la pena ser vivida, y que dejen a sus mujeres en paz.

Sigue leyendo