Nos vemos en las terrazas

El paseo de San Roque es una de las zonas tradicionales de terrazas de la capital. // Foto: Tripadvisor

El paseo de San Roque es una de las zonas tradicionales de terrazas de la capital. // Foto: Tripadvisor

Por Concha Balenzategui

Dice el vicealcalde de la capital, Jaime Carnicero, que este año Guadalajara va a batir el récord de terrazas instaladas en las calles, que pasarán fácilmente de las 185, frente a las 155 registradas el año pasado. Para empezar, porque en 2015 por estas fechas se había tramitado alrededor de medio centenar, y este ejercicio ya se contabilizan más de 80. Un paseo por el centro de Guadalajara corrobora la apertura de nuevas terrazas, incluso en la otrora inhóspita calle Mayor, que ahora parece empezar a dar más oportunidades a las mesas y sillas al aire libre.

¿Las razones? El Equipo de Gobierno está convenido de que las obras en el casco histórico han propiciado la aparición de terrazas donde antes no era posible (como la plaza de Dávalos, por ejemplo) y que la dinamización del centro con eventos y la recuperación económica están dando sus frutos, junto al esfuerzo de los hosteleros. Además, Guadalajara es de las ciudades más baratas del entorno en la tasa de terrazas, pues instalar una puede costar la mitad o la tercera parte que en una ciudad de similares características. Sin compartir esa visión idílica de Carnicero, que llega a decir que es “un verdadero gusto” pasear por la calle Mayor los fines de semana y verla llena de vida, no se puede negar que las terrazas están proliferando en cantidad y seguidores cada año.

Sigue leyendo

Anuncios

Primavera en la ciudad de Guadalajara (III)

IMG_20160430_204121184_HDR

La Plaza Mayor este sábado. / Foto: M.P

Por Míriam Pindado

Cuando empecé a escribir en El Hexágono me planteé dedicar un artículo estacional a un plan de ocio y entretenimiento en la provincia de Guadalajara. Una provincia desconocida para muchos pero que, sin duda, ofrece interesantes y atractivas propuestas para disfrutar de la naturaleza, del patrimonio artístico, de las tradiciones y de las gentes de esta tierra.

Así, el plan de otoño (‘Calzarse las botas en otoño I‘) se quedó en el Hayedo de Tejera Negra, como no podía ser de otra manera. La propuesta de invierno (‘Invierno y folclore II‘) nos abría las puertas de la Posada del Cordón de Atienza, de las tradiciones y de la vida cotidiana de nuestros antepasados. Ahora, por fin, ha llegado la primavera. Ya nos hemos adaptado al cambio de hora, hemos superado el mes de abril-aguas-mil y nos hemos documentado sobre cómo enfrentarnos a la astenia primaveral.   Mayo nos recibe con sol, altas temperaturas (de momento) y tardes de luz. La gente vuelve a disfrutar de los fines de semana en el campo, las casas rurales se llenan de familias, los pajaritos cantan... Pero después de dar muchas vueltas al calendario y al mapa de Guadalajara me he preguntado: ¿Y nuestra ciudad? ¿Por qué nos cuesta tanto poner en valor a la capital de esta provincia?

Sigue leyendo

Reminiscencias terracistas

Toledo anota el primer gol ante el Amorebieta. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Toledo anota el primer gol ante el Amorebieta. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Por Ana G. Hernández

Exactamente 480 días después, dos pretemporadas mediante, una campaña en el Grupo IV siendo quinto; 14 jornadas en el Grupo II, 11 de ellas en play-off, y no se cuantos dimes y diretes con la justicia, el Deportivo Guadalajara todavía conserva la filosofía que implantó Carlos Terrazas al comienzo de esta última década. Prácticamente en tres temporadas, el entrenador vasco dejó su sello de identidad en el club morado a base de trabajo, esfuerzo y mucho carácter. Fruto de ello llegó el ascenso a Segunda División y dos años de permanencia en la élite del deporte rey en España. Una obra de autor reconocida y reconocible aún en el Depor de Carlos Pérez Salvachúa. “Si las cosas funcionan, ¿por qué cambiarlas?”, pensará el técnico madrileño.

No en vano, el que fuera segundo de Terrazas conserva su idea de pivote único en la medular, que impuso con fe de hierro el bilbaíno. Y es que, a pesar de que el sistema ha tenido que variar impeninablemente por el cambio de cartas sobre el verde, la figura del mediocentro defensivo anclando el sistema del equipo es inamovible. Pérez Salvachúa no solo mantiene esta característica típica de la “Era Terrazas” también pequeños detalles como que los laterales tienen prohibido sacar de banda más allá de la línea de tres cuartos rival, que se lo digan a Abel Molinero o Javi López expertos en estas lides desde hace tiempo, o la forma de comenzar las mitades de los partidos desde el centro del campo: pitido del árbitro, balón hacia el central de turno que la pone arriba hacia la banda izquierda. Huelga decir, que pocas veces vi que la jugada saliera bien. Pero como decía un compañero: “De alguna forma hay que comenzar los partidos”.

Los morados celebran el tanto de Molinero. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Los morados celebran el tanto de Molinero. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Los tres años con Terrazas al frente, además de por todo lo anterior, se caracterizaban por la solidez defensiva y la seriedad con la que se planteaban los partidos. De hecho, el míster se quejaba, constantemente, de que muchos de los equipos a los que se enfrentaban resultaba que hacían el peor partido contra el Guadalajara y que por eso el Guadalajara puntuaba. Y añadía que quizá era el Guadalajara el que provocaba que su rival hiciera el peor partido de la temporada contra ellos. Y es que, el “Terrazas’ Team” estaba perfectamente engrasado para que su rival fuera incapaz de hacer lo que sabía. Una habilidad que Pérez Salvachúa no fue capaz de conservar tras la marcha del vasco. Es más, me remito a los 20 goles que ha encajado el Depor en las 14 jornadas disputadas. De hecho, solo hay cuatro equipos más goleados que los alcarreños en la categoría. Unos datos reveladores, sobre todo si se tiene en cuenta que los morados están luchando jornada sí y jornada también por el liderato del Grupo II.

Además de todos estos matices del fútbol, Carlos Terrazas implantó un nuevo modelo ser club en Guadalajara. Se puede decir que junto a él, la cantera se profesionalizó, por llamarlo de alguna manera, para intentar convertirse poco a poco en una cantera respetable. Por aquella época, el bilbaíno era el entrenador del primer equipo, el director de fútbol base y el secretario técnico, en otras palabras, el mánager general del Deportivo Guadalajara. Un nuevo modelo de gestión deportiva, que, tras su marcha, perdió sentido.

Por último, señalar que incluso en rueda de prensa Terrazas marcó escuela en Guadalajara. Todos recordarán el mítico “con la gorra” o las aspiraciones de ascender a Primera, incluso alguna cita filosófica trasnochada, pero lo que no saben o quizá intuyan es que para el técnico vasco la prensa era un rival más contra el que había que defenderse. Una idea que puede ser válida o no y que persiste aún en este renacido Deportivo Guadalajara.

Promesas

Deportivo Guadalajara

Hasta 10 goles ha cosechado el Dépor en los dos últimos partidos de pretemporada. El miércoles se prueban ante un 2ª, el Leganés // Foto: Luis Polo (www.deportivoguadalajara.es)

Por Ana G. Hernández

Si la pretemporada fuera una competición y esa competición diese puntos para lograr promocionar a Segunda División, el Deportivo Guadalajara sería favorito para lograr el ascenso y para ganar el título de campeón. Sin embargo, la pretemporada poco tiene que ver con eso, puesto que es el momento en que los equipos buscan su forma óptima para conseguir los objetivos marcados. En el Depor se está haciendo este trabajo físico, pero además se está acoplando a un nuevo grupo de jugadores que poco tienen que ver con los que la temporada pasada quedaron quintos en el Grupo IV de Segunda B y subcampeones de la Copa Federación.

En otras palabras, durante la pretemporada se siembra la cosecha que se recoge en mayo, y el equipo de Pérez Salvachúa promete ganancias. Y es que los cinco partidos disputados hasta el momento son más que satisfactorios. Cinco amistosos contra equipos de Segunda B y Tercera que se saldan con un balance de uno perdido y cuatro ganados, incluyendo una grandísima remontada en el debut del cuadro morado en el Pedro Escartín. Datos halagüeños que no solo animan a seguir trabajando en la misma dirección, también provocan un sabor muy dulce en el paladar del hincha alcarreño.

Como bien dijo Pérez Salvachúa, el ascenso hay que conseguirlo deportivamente y, precisamente, el propio míster está construyendo los cimientos necesarios para que así sea. No en vano, el Depor está sorprendiendo a propios y a extraños con una capacidad goleadora impensable tras la marcha de Quique González. En los cinco partidos disputados, los morados anotaron 14 tantos, es decir, una media de 2,8 dianas por amistoso. Sin embargo, esa media se dispara a 3,5 goles por encuentro si excluimos de la lista el primer choque de la pretemporada ante el Castilla de Zidane. Mientras Marc Mas parece haber cogido el rol de Quique, Toledo le ha tomado prestado, y ojalá durante mucho tiempo, su olfato goleador. No en vano entre los dos suman 8 de los 14 goles morados en estos cuatro últimos encuentros. Por no mencionar las incorporaciones de Abel Molinero o Chema Mato, que tanto han ilusionado, después de verlos ante el Getafe B.

Sin embargo y de momento, como digo, el Depor solo promete. Promete una gran temporada. Promete luchar por ganar su primer título de liga. Promete luchar por el ascenso a la Liga Adelante. Sin embargo, y valga la redundancia, de momento solo son eso… promesas, que no es poco. Como bien recuerdan, la temporada pasada ni siquiera existieron esas promesas porque, básicamente y como recordó Sergio Alberruche en una red social, a estas alturas del mes de agosto el Depor solo contaba con dos jugadores en su plantilla: Tello y Prosi. A partir de ahí y con los primeros partidos de liga como pretemporada, el cuadro de Pérez Salvachúa realizó una grandísima temporada partiendo de esas condiciones. Ahora la situación no tiene nada que ver, las promesas están sobre la mesa. Queda lo más complicado, corroborarlas en mayo.

Con la gorra

No puedo resistirme a dar una pincelada sobre el descenso administrativo del Real Murcia, el regreso del Mirandés a Segunda y, por extensión, el de Carlos Terrazas. El técnico vasco se hizo con los controles en Anduva, después de conseguir ser el mánager general de la entidad, cambiando así el modelo deportivo de la misma. Achacando el descenso del conjunto de Miranda de Ebro al modelo anterior y a la bicefalia en la toma de decisiones, Terrazas prometió, hablando de promesas, devolver al Mirandés a Segunda División. Lo que Terrazas no sabía, y eso es mucho decir, es que su equipo se aprovecharía del descenso administrativo del Murcia. Precisamente el Murcia. Casualidades de la vida y del fútbol que cierran un círculo vicioso entre el Depor, el Mirandés y el propio equipo pimentonero. Lo que está claro es que Terrazas sigue con la gorra bien puesta y en Segunda División.