Duralex, memorias de la fábrica

Por Gloria Magro.

En 1945 una empresa francesa llamada Duralex inventó el proceso de templado del vidrio y desde entonces su nombre se asocia a las míticas vajillas de colores. En Guadalajara, su nombre está también ligado a una época y un contexto determinado. La fábrica de Duralex en Azuqueca de Henares significó para muchos jóvenes recién llegados del pueblo un puesto de trabajo fijo y una estabilidad económica con la que formar una familia. El cierre temporal de las únicas instalaciones donde se seguía fabricando Duralex, a las afueras de Orleans, debido al elevado coste de la energía ha resucitado un sinfín de recuerdos en los miles de guadalajareños que a lo largo de las últimas seis décadas han trabajado en La fábrica, como se la conocía.

Sigue leyendo

Historias de la España vaciada: el éxodo (I)

1466076876_601860_1466077598_noticia_normal

Guadalajara se empezó a vaciar durante la Guerra Civil y la dinámica ha sido imparable a lo largo de la segunda mitad del s.XX. Foto: Cadena SER.

 

«Así transcurrió la vida en La Huerce durante muchos, muchos años. De hecho, la diferencia entre como se vivía en el pueblo a comienzos de la Edad Moderna y como se vivió hasta mediado el s.XX no era mucha. La rutina del campo y el ganado dejaba poco margen para las excepciones. Si acaso la llegada de la luz eléctrica (…) Llegó un momento en que la producción de la tierra ya no valía para sacar adelante a las familias. La labor de cada casa se iba dividiendo en tantos pedazos como hijos se iban teniendo y lo que le correspondía a cada cual ya no era suficiente para sobrevivir dignamente». Pedro Aguilar (*)

 

Por Gloria Magro. 

La España vaciada tomó el pasado domingo las calles de Madrid. Miles de personas procedentes de Soria, Teruel, Cuenca, Huesca y así hasta 24 provincias del interior, se manifestaron para pedir un pacto de Estado que acabe con la despoblación y el abandono. Muchos guadalajareños se unieron a la marcha, en la creencia de que menos población no significa menos derechos ni menos servicios. Con una provincia en claro retroceso demográfico y una población rural envejecida y decreciente, la pregunta que cabe hacerse es cuando empezó esta dinámica: ¿Se le puede poner fecha al éxodo, a la diáspora del campo a las ciudades en los pueblos de Guadalajara?  Sigue leyendo

Encantos de mi Azuqueca

Héctor Bonilla, periodista.

Héctor Bonilla, periodista.

Por Héctor Bonilla Vallejo*

¿Se puede sentir añoranza por una ciudad dormitorio? No lo sé, y a decir verdad, tampoco me importa, porque me niego a colocar a Azuqueca esa etiqueta, por mucho que durante años se la hayan colgado, vaya usted a saber desde qué bulliciosa capital. Lo que aquí vengo a confesar es un sentimiento de añoranza hacia una localidad a la que llegué cuando ésta tenía, aproximadamente, la mitad de la población que tiene a día de hoy. Un lugar donde viví mi adolescencia, cuyas calles fueron mi realidad durante años y donde ahora residen gran parte de mis recuerdos.

He de decir que esta especie de morriña a la azudense me ha sorprendido incluso a mí, que repartí mi infancia entre dos de los lugares con más embrujo de este país: Cuenca y Sigüenza. Pero he tenido que irme a vivir a cientos de kilómetros para darme cuenta de que Azuqueca de Henares es, en mi caso, algo así como lo que el malogrado Antonio Vega dio en llamar El sitio de mi recreo. Y no es casual.

Sigue leyendo