Los guerrilleros de Molina

thumbnail (1)

Elizavetha Parzhina (compañera de Artur Sprogis) en su cuartel a las afueras de Guadalajara.

Por Alan Enrique Herchhoren Alcolea.(*)

¿Qué tiene el abandono que hace imperecedero aquello que toca? ¿Qué tiene ese abandono que provoca una sensación intemporal? ¿Acaso no fascina visitar aquellos lugares abandonados y ver el producto del paso del tiempo? Sigue leyendo