Rectificar es de sabios

Los trabajadores de Rubicar se manifestaron en Toledo en enero de 2012. // Foto: www.teinteresa.es

Los trabajadores de Rubicar se manifestaron en Toledo en enero de 2012. // Foto: http://www.teinteresa.es

Por Marta Perruca

Dice el dicho popular que equivocarse es humano y rectificar es de sabios. Pues bien, la semana pasada recibía la llamada de un amigo con motivo del artículo que escribí en este mismo espacio sobre la huelga de transporte protagonizada por los trabajadores de Rubicar en la comarca de Molina de Aragón. Afirmaba que le había parecido “un poco flojo” -hay otro dicho que dice que la confianza da asco-, pero lo cierto es que tenía razón. Había pasado por alto determinadas circunstancias que los medios de comunicación provinciales tampoco han tenido en cuenta, por lo que creo que es justo y necesario que trate de explicar ahora, paso por paso, los pormenores de la situación.

Hoy por hoy los trabajadores amenazan con una huelga indefinida, que hasta ahora se limitaba a los martes y jueves, mientras la Consejería de Educación capea el temporal con propuestas cortoplacistas como alojar a los alumnos en la Escuela Hogar molinesa durante las jornadas de huelga, para que no falten a clase, o sufragar los gastos de un transporte alternativo. De momento, Fomento se lava las manos, aunque cabe recordar que el servicio, aparte de responsabilizarse del transporte escolar, también se encarga del de viajeros, vecinos de la comarca que durante la huelga no pueden trasladarse a Molina a realizar sus compras habituales, al médico o acceder al transporte interurbano, por ejemplo, para acudir al hospital en la capital.

El origen del problema no se encuentra en el impago de las nóminas por parte de la empresa adjudicataria, algo que ya explotó, si echamos mano de hemeroteca, en enero de 2012, cuando los trabajadores convocaban otras jornadas de huelga, llegando a manifestarse en Toledo ante los servicios mínimos que impuso la Junta.

Para entender esta situación hay que remontarse al año 2008, cuando todavía gobernaba Barreda y se adjudicó la concesión del mal llamado “Transporte a la carta o a la demanda” a la empresa Rubicar, que tenía otras concesiones en Toledo y Talvera, por ejemplo, así como de otros servicios públicos dependientes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Hasta ese momento y, desde hace casi 40 años, el servicio era prestado por empresas locales, de las que tres tuvieron que cerrar -y las que continúan, lo hacen bajo mínimos- como consecuencia de este proyecto que se vendió como la panacea al problema de transporte de una comarca compleja. Una iniciativa política, que lejos de mejorar las condiciones de vida de una zona fustigada por la despoblación y la falta de oportunidades, ha supuesto una destrucción de empleo y de iniciativas económicas, sin mejorar el servicio de transporte que teníamos entonces.

Ya decía la semana pasada que cuando las empresas locales se enfrentaron al pliego de condiciones de este concurso valoraron que, en virtud de las condiciones que se imponían en cuanto a medios, rutas, expediciones y demás servicios, no era viable económicamente, ya que el presupuesto base de licitación era demasiado bajo. Claro, que apenas unos días más tarde de ponerse en marcha por parte de la adjudicataria y, según me informan los transportistas, se trasladaban tres de los quince vehículos que se pusieron a disposición, y a día de hoy no se llevan a cabo ni el 25 por ciento de las expediciones.

Eso sí, el presupuesto, que rondaba los 800.000 euros, se incrementaba 22.000 euros más al implantarse una nueva ruta, que sin embargo, no requería una ampliación de medios, ni siquiera una variación importante en el kilometraje.

El servicio a la demanda, ya sabéis, uno de los puntos novedosos de esta concesión, que suponía poner a disposición de los municipios por los que no transcurría ninguna ruta un servicio de autobús puntual con tan solo una llamada de teléfono, no ha sido más que una anécdota y hace tiempo que ya no se presta.

Dejando a un lado las incidencias, que no han sido pocas desde que entró en servicio en 2008, vamos a pasar al siguiente capítulo, que tiene lugar en los meses de enero y febrero de 2012. Los trabajadores se manifiestan en Toledo y convocan una serie de jornadas de huelga como consecuencia de los impagos reiterados de la empresa, que lleva sin pagar las nóminas de los trabajadores desde el mes de agosto ,y los servicios mínimos impuestos por la Junta, que comprenden el 100% de las expediciones: Las huelgas volvían a convocarse antes del verano y hasta el mes de julio.

La “solución” tarda en llegar. No es hasta el 30 de noviembre del año pasado, con Cospedal ya al frente del Ejecutivo regional, cuando la Consejería de Fomento, en lugar de volver a licitar el concurso, decide subrogar este servicio a una UTE, que será la encargada, a partir de ese momento, de facturar los ingresos de la compañía, conservando toda la infraestructura de Rubicar, que sigue formando parte de la misma. Ese mismo día, Rubicar se declara en concurso de acreedores.

CCOO recurría y denunciaba públicamente la decisión de la Junta, al entender que incurría en ilegalidad. En ese momento, y según se manifestó desde el sindicato, existía una sanción a Rubicar por parte de Inspección de Trabajo, por falta muy grave. Además, la empresa, que lleva desde 2005 sin presentar sus cuentas, adeudaba 694.000 euros a la Seguridad Social y 287.000 a Hacienda. Y claro, como hay dichos para casi todo, podemos decir que de aquellos barros, estos lodos.

La deuda que mantiene la empresa con los trabajadores no se puede achacar a impagos de la Junta, el consejero de Educación, Marcial Marín, manifestaba que los pagos están al día y que se trataba de un problema interno entre los trabajadores y la UTE. Lo que parece es que los dineros de esta concesión entran por un lado y salen por el otro, para tapar agujeros. Pero la Administración no puede, por ello, mirar a otro lado, puesto que se trata de una concesión pública y en última instancia, es ésta la que tiene que garantizar que el servicio se preste de manera conveniente.

Ya lo decía hace un par de semanas y ahora me reitero: quien hace las cosas mal trabaja dos veces -en este caso parece que a la tercera irá la vencida, o eso espero- y hoy digo que equivocarse es humano y rectificar es de sabios. Rectifiquen, pues.

Un pensamiento en “Rectificar es de sabios

  1. Tras la lectura de tu artículo aún me convenzo más de que los políticos están para crear problemas que no existían y luego no solucionarlos o peor aún, que la situación que dejan es peor que la inicial. Es que la Junta no vigilaba a las empresas a las que les daba los contratos? Porque a cualquiera que pida una subvención se le exige que esté al día en los pagos con la administración, porqué en el caso de Rubicar no se hizo? Porque a lo mejor y presuntamente, no sea que luego te denuncien , si tiras del hilo no interesaba .Pero con el nuevo gobierno se vuelve a hacer mal, por favor señores arréglenlo y hagan las cosas bien de una vez tengan el valor de aplicar el SENTIDO COMÚN y no esconderse tras leyes injustas , normativas absurdas o burocracias que todo lo enmarañan .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .