Ladrones y mazmorras

6A7C9496-3781-4D1A-8C2E-282BDF35A78E.jpeg

Es bien sabido que todos los Ladrones son albanokosovares del Este de Europa o similar… en nuestra imaginación.

Por Gloria Magro.

La semana pasada robaron en un piso de la calle Sacedón de Guadalajara. La noticia se extendió rápidamente entre los vecinos de los dos edificios, que se conocen entre sí con nombres y apellidos después de cuatro décadas de convivencia en torno al supermercado del barrio; compartir la cola del pan une mucho.  Tan solo un par de días después ya estaban rondando de piso en piso los comerciales de una conocida central de alarmas dispuestos a hacer su agosto con el miedo ajeno. Seguro que hicieron negocio y tuvieron una tarde de lo más productiva, la misma que habían tenido los ladrones unos días antes. Sigue leyendo

Anuncios

Becarios de verano

CAF04475-A923-4960-9922-765DE91D3ED6.png

Quién si no iba a estar dispuesto a redactar, como si del día de la marmota se tratara, las somnolientas noticias sobre las fiestas de los pueblos de la provincia.

Por Gloria Magro.

Este verano, los oyentes de SER Guadalajara están disfrutando cada día de la talentosa periodista Mónica Chaparro. Actriz, imitadora, comunicadora polifacética donde las haya, la eficiente Mónica -que tiene entrada propia en la Wikipedia- se ha hecho cargo de la desconexión local de la mañana en la emisora de la calle Virgen del Amparo. Ella y el becario de turno, un clásico de los medios de comunicación en estas fechas. O al menos antes lo era, cuando había multitud de medios locales y cuando los becarios nos peleábamos por hacernos un hueco durante el verano en los periódicos, en las emisoras de radio y en la televisión, paso previo e imprescindible para entrar en este mundillo. Sigue leyendo

Santo Domingo, la plaza invisible (II)

61D5CE13-8D49-4CEF-B975-AF5F28A730FA.jpeg

Farolas isabelinas, parterres, bancos y mucha sombra. Las postales antiguas nos devuelven una imagen idílica y añorada aún por muchos de la céntrica plaza con San Ginés al fondo.

Javier de Irizar ha explicado para tranquilidad de lo que nos temíamos cualquier desaguisado en el ángulo este de la Plaza de Santo Domingo, que las obras del aparcamiento subterráneo no afectarán al rincón sereno y sosegado en el que el magnífico monumento al Conde de Romanones (…) antes de aprobar la futura fisonomía de la plaza. Su acertada decisión de abrir las entrañas de la plaza para construir un aparcamiento subterráneo no merece quedar oscurecida por un posible error en su urbanización posterior. Luis Monje Ciruelo, Nueva Alcarria, 14 de diciembre de 1990

 

Por Gloria Magro.

La remodelación de la plaza de Santo Domingo, el centro neurálgico y sentimental de Guadalajara, causó un auténtico revuelo entre la ciudadanía en 1990. Las obras del futuro parking municipal soterrado, las de mayor envergadura hasta la fecha, hicieron necesaria la reurbanización de todo el espacio en superficie, así como una nueva reorganización de los accesos a la calle Mayor, ya peatonalizada, en lo que se pensaba iba a ser un nuevo entorno más moderno y funcional, en consonancia con una Guadalajara que enfilaba con confianza y visión de futuro la última década del siglo XX. Hoy, tres décadas después, Santo Domingo es un mero lugar de paso, un espacio envejecido y carente de interés e identidad. Una plaza invisible. Sigue leyendo

Santo Domingo, el parking de la discordia (I)

thumbnail (1).jpg

“No hay ninguna medida de seguridad. Las plazas son mini, no cabe un coche mediano, no hay ascensor. Resumiendo: no creo que reúna la nueva normativa y pase las revisiones correspondientes”. Antonio del Rey.

“Seguridad cero, facilidades cero y auténtica locura el funcionamiento. Peatones subiendo y bajando por las rampas, circulando en el sentido que le da la gana al conductor (…) Un auténtico desmadre. A ello se une que es caro, que no hay máquina para pagar los ticket y que en determinados momentos se organiza un gran caos. Increible”. Fernando C.

“El Parking funciona muy bien y los operarios son muy profesionales,diez años como abonado y muy agradecido”. Alberto Esteban.

Por Gloria Magro.

El parking municipal más céntrico de Guadalajara, el que se ubica debajo de la plaza de Santo Domingo, es hoy en día un inmueble que ha soportado mal el paso del tiempo y que adolece de múltiples carencias y problemas estructurales, además de lo que parece falta de interés por parte de la empresa adjudicataria para adecuarlo a las necesidades actuales. Difícilmente un espacio de sus características pasaría hoy la inspección técnica municipal, aunque esto no parece que le haya pasado factura a la empresa de la concesión, Estalsa -Estacionamientos Alcarreños S.A.-, ni que haya preocupado en exceso a los anteriores equipos de gobierno, responsables últimos de las instalaciones. Tanto los concesionarios de las plazas de garaje como los usuarios esperan que el nuevo Ayuntamiento recién salido de las urnas tome cartas en el asunto. Sigue leyendo

Bares, qué lugares (III)

thumbnail (13).jpg

 “Mi padre, Jacinto Solanas Laleona –en el extremo izquierdo de la imagen en La Casa de Andalucía-, llegó con el oficio de camarero desde el Restaurante Hevia de la Castellana, en Madrid”. Gema Solanas.

 

Por Gloria Magro .

Los bares están ligados a nuestra historia personal más que ningún otro escenario pese a que con el paso del tiempo ya no es que nuestros recuerdos sobre ellos se desdibujen, es que los bares también cumplen su ciclo y cambian de manos o desaparecen. Pocos, por no decir ninguno, de nuestros bares de juventud existen a día de hoy. Y mucho menos los que permanecen están igual que en nuestra memoria.

Sigue leyendo

Bares, que lugares (II)

 

64612667_2297356023633554_1836175179911266304_o

“El histórico Bar Club, en la calle Cristo de Rivas, junto a la Calle Mayor, que en su día lo regentó el inolvidable Graciano y que ahora es dirigido por Tomas y su mujer, Charo, que hace unas tapas para chuparse los dedos. La especialidad de la Casa: las pelotitas de carne”.  Eduardo Díaz.

 

Por Gloria Magro.

Hace unos días le pedí al periodista Alberto Moreno que me escribiera una semblanza del bar de su familia, el inolvidable Casa Víctor. Alberto, que es incapaz de negarle nada a un amig@, se comprometió a ello y aún así, no fue capaz de escribir una sola línea sobre el tema. Me cuenta que cada vez que se ponía a escribir la historia de su familia, recordaba a su padre y le embargaba la emoción, impidiéndole avanzar en el texto. Así que con su permiso y con mucha responsabilidad, voy a transcribir sus palabras, aunque Casa Víctor, en la calle Bardales, continúa vivo en la memoria de los guadalajareños. Sigue leyendo

Bares, que lugares (I)

AD2EEF7F-7B1D-403A-B1DE-9160A2367FEE.jpeg

El Bar Irueste, ya en el recuerdo, como toda esa manzana de acceso a la popular Colonia Sanz Vázquez. Aquellas tardes de cartas, de entrar a echar la Quiniela…

Lo bares, que lugares
Tan gratos para conversar.
No hay como el calor
Del amor en un bar (…)

Mozo ponga un trozo
De bayonesa y un café, 
Que a la señorita la invita Monsieur
Y dos alondras nos observan
Sin gran interés 
El camarero está leyendo el “As”
Con avidez … Gabinete Caligari

 

Por Gloria Magro. 

Zoika 1 y Zoika 2, discotecas emblemáticas que fueron un furor entre los años 1975 a 1990. Y la primera discoteca que a la que entré Angelo&Franki: nos quitábamos los tacones para bajar la cuesta. Estaba una puerta o dos mas abajo del bar Las Vegas. Maravilloso, eso después de haber estado en Campoamor, en La Escalerilla, que ponían un Cebreiros y unas quisquillas en cucurucho buenísimas. O un poco mas formal, La Murciana, en este ultimo, yo creo que fue donde celebró algún familiar su boda, que igualmente me hizo una ilusión loca. Pero quizá, el de más ambiente y mejores recuerdos, puede ser Campoamor. Recuerdo que ademas de la parte de arriba, abajo era una especie de bodega, romantiquísima y las escaleras eran un auténtico peligro, sobre todo si te habías pasado un poco de con su maravillosa sangría, o para los mas atrevidos/as, agua con misterio. Si esas paredes hablasen, sería todo un rememorar auténticas historias de amor. Y luego en el verano, quien no ha ido a El Puerto, o al Rossi, accediendo por la cuesta que bajaba desde un lado de la Cuesta del Matadero. Si Genín Velasco no fuera tan prudente y profesional, sería millonario. Solo con cobrar a peseta las historias secretas que allí se fraguaron, que no terminaron, pero que eran muy, pero que muy interesantes. Y  El Chaplin, otro lugar emblemático e igualmente misterioso: si hubieran pagado a Juan Antonio Martín, las deudas que le dejaron hubiera podido vivir el resto de sus días sin ningún problema. Recuerdo que cuando ya la deuda era generosa, generosa y les daba vergüenza, de la poca que tenían, le dejaban en deposito los enseres más significativos de sus respectivas profesiones… No voy a dar mas detalles, pero vaya cara. Fue el primer sitio de Guadalajara, donde se podía uno deleitar con espectáculos en vivo y en directo de los que hoy son grandes del mundo de la canción y muy especialmente de la magia. Dos Decadas de los 70 a los 90 inolvidables en todos los aspectos pero sobre todo marchosas a mas no poder”. Marina Muñoz Montiel.  Sigue leyendo