El fruto de un trabajo bien hecho

Por Celia Luengo

Las gimnastas españolas obtuvieron en Guadalajara el Oro en la prueba general por equipos

Tengo que reconocer que casi me emocioné, quizás no fuera para tanto pero cuando el presidente de la Real Federación Española de Gimnasia, Jesús Carballo, anunció que Guadalajara volverá a acoger en 2017 la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica, la noticia me llegó al alma. No sólo por lo que supone una cita de tal calibre, creo sin miedo a equivocarme que ha sido el acontecimiento deportivo de mayor nivel celebrado en nuestra ciudad, sino también porque supone el merecido y justo reconocimiento a un trabajo bien hecho y Guadalajara por fin lo merecía.

En junio de 2016, cuando un evento de esta categoría llegaba por primera vez a nuestra ciudad, muchos pudieron pensar que era una locura, que sería un fracaso y que Guadalajara no estaba preparada, pero lo estuvo y cumplió con las expectativas, con una organización impecable que fue alabada no sólo por los deportistas (más de 300 gimnastas de la élite mundial procedentes de una treintena de países) sino por todos los implicados en este acontecimiento.

Sigue leyendo

Dejarse la vida en el trabajo

Por Celia Luengo

Una muerte es siempre algo trágico pero hay veces que resulta aún mucho más sobrecogedora por inesperada, por las circunstancias que la rodean o porque es algo que escapa de la lógica. Así es como hemos visto siempre los accidentes laborales, como algo que simplemente sucede, un riesgo que está ahí y que le toca a un pequeño porcentaje de la población activa. Es verdad que los accidentes laborales existir han existido siempre pero resulta preocupante ver cómo en los últimos años han ido aumentando lo que denota una tendencia altamente peligrosa.

Sigue leyendo

El inmenso e histórico error del trasvase Tajo-Segura

Las protestas contra el trasvase se han sucedido durante los últimos meses

Por Celia Luengo

El domingo pasado varios centenares de personas volvieron a protestar en Guadalajara contra el trasvase Tajo-Segura. No era la primera vez ni seguramente será la última, es algo que viene sucediendo durante los últimos años cada vez que el Gobierno aprueba un nuevo trasvase y, como es habitual, los medios de comunicación nos hacemos eco de ello. Seguramente hay quien piense que es un tema recurrente, que está agotado y que los periodistas hablamos demasiado sobre él. Estoy de acuerdo, desde los medios de comunicación y las columnas de opinión nos hartamos de hablar sobre la injusticia que suponen estas derivaciones de agua, lo esquilmados que están nuestros pantanos y las nefastas consecuencias que están teniendo para los pueblos de nuestra provincia. Sin embargo, por mucho que hablemos de ello, no es suficiente y no lo será si no somos capaces de conseguir que se imponga el sentido común y alguien se dé cuenta de que no se puede perpetuar una injusticia histórica de tal calado. Los pantanos de Entrepeñas y Buendía se mueren y con ellos los pueblos de su entorno.

Sigue leyendo

Cuidado con la red

Por Celia Luengo

Nadia fue utilizada por sus padres para recaudar miles de euros para un supuesto tratamiento médico que nunca se produjo. Foto: lavanguardia

No lo podemos negar, nos gusta presumir, disfrutamos exhibiendo aquella parte de nuestra vida que consideramos digna de admirar o de envidiar. Antes lo hacíamos entre los amigos, presumíamos de nuestros hijos, de las vacaciones, de algunos viajes, de ropa cara, de nuestro equipo de fútbol, de algunas de nuestras habilidades, de un buen trabajo, … pero lo hacíamos en un ámbito privado y en un entorno muy controlado.

En los últimos años las cosas han cambiado radicalmente, no es que ya no presumamos, que lo seguimos haciendo y más aún si cabe, pero lo hacemos en un círculo mucho más amplio que el de la familia o los amigos. Las redes sociales han sustituido a ese entorno familiar y limitado convirtiéndose en un gran patio de vecinos, al que anualmente acceden 30 millones de personas sólo en España, en el que nos contamos nuestra vida sin calcular muchas veces las consecuencias. Nos exponemos tanto y de tal manera que cualquiera puede saber dónde y con quién vivimos, dónde estamos, dónde trabajamos, cuáles son nuestras aficiones, nuestro lugar de vacaciones y hasta la talla de nuestros pantalones.

No es que esto sea malo, no lo es si tenemos en cuenta que la mayoría de los que navegamos por la red somos ciudadanos honestos sin más objetivo que estar conectados con el mundo y a la último en avances tecnológicos. El problema empieza cuando algunos, afortunadamente pocos pero muy ruidosos, que hacen mal uso de las redes y con ello mucho daño a toda la sociedad.

La Memoria de la Fiscalía General del Estado del año 2015 (la de 2016 no saldrá al menos hasta el próximo mes de septiembre) refleja un aumento de los delitos a través de internet de un 9,93%, alcanzando la cifra de 22.575 procedimientos en España. Son los delitos de estafa los  más numerosos, claro, las ventas por internet han experimentado un auge espectacular en los últimos años, pero también otros tipos de delitos y faltas como las injurias y amenazas en las redes sociales están sufriendo un aumento considerable. Tanto es así que el Ministerio del Interior reforzó en 2014 la lucha contra el cibercrimen mediante la creación de una nueva Unidad Central de Investigación de delitos tecnológicos que, entre otras cuestiones, se encarga de perseguir las actividades delictivas en las redes sociales.

Este es uno de los mensajes recibidos por Adrián por el simple hecho de querer ser torero. Foto: elperiodico

Quién no recuerda a Adrián, el niño de 8 años enfermo de cáncer que quería ser torero, una afición que si bien por una parte le ayudaba a sobrellevar su lucha contra el sarcoma de Ewing, por otra le valió graves insultos y mensajes ofensivos por parte de algunos antitaurinos que incluso llegaron a desearle la muerte. Esa muerte que le llegó meses después a causa de la grave enfermedad que padecía.

Y quién no ha oído hablar de Nadia, la niña de 7 años que sirvió a sus padres de gancho para recaudar miles de euros para el supuesto tratamiento de una enfermedad que nunca se produjo. Los padres de Nadia, Fernando Blanco ahora en prisión y Margarita Garau, llegaron a conmocionar a la opinión pública con un vídeo en el que llamaban a la solidaridad de los ciudadanos para combatir la enfermedad rara que supuestamente sufría su hija.  De los 918.000€ que llegaron a recaudar, gastaron 600.000 en fines absolutamente diferentes al supuesto tratamiento de su hija, y es que mentir en la red es demasiado fácil. El día que fue detenido, Fernando llevaba en su poder más de 1.500€ en metálico, dos relojes de alta gama y una pistola de fogueo. Después, también fue acusado de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual por exhibir fotografías de su hija con contenido pornográfico.

Los casos de acoso escolar y acoso sexual a menores a través de la red también han sufrido un aumento considerable en los últimos años, amparados por el anonimato que proporciona internet y por la facilidad de suplantar cualquier identidad. El público adolescente es una de las presas más fáciles para los delincuentes que operan en la red y por ello es necesario que los padres tengamos un especial cuidado y atención sobre la actividad que nuestros hijos desarrollan en internet.

Los grupos islámicos radicales tienen un manejo perfecto de la red para captar nuevos seguidores. Foto : elmundo

 

 

Pero si realmente hay alguien que está perfeccionando cada día más su manejo de las redes sociales para difundir su doctrina y propaganda, ese es el mundo yihadista, los radicales islamistas que buscan y reclutan a sus seguidores principalmente a través de Facebook y Twitter con una técnica infalible: una propaganda basada en la repetición de mensajes cortos y claros y de vídeos atractivos que seducen a los jóvenes hasta conectar con ellos y llegar a integrarlos en sus filas, preparándolos para todo tipo de acciones terroristas. Dicen los psicólogos y especialistas en el tema terrorista que no existe un perfil determinado del futuro yihadista, ni siquiera la marginación, lo cual a estas alturas y en el mundo en el que vivimos resulta tremendamente preocupante.

Alrededor de 20 millones de personas de entre 16 y 74 años se conectan a internet diariamente, la mayoría de ellos lo hacen a través de las redes sociales, fundamentalmente Facebook, Twitter e Instagram. Esto lo convierte en una gran ventana al mundo, una ventana desde la que vemos y también somos vistos, lo cual nos aporta muchas ventajas pero también nos convierte en blanco fácil para la comisión de muchos delitos. Sólo existe una forma de prevenirlos, precaución y cautela, a veces deberíamos pensar las consecuencias que un “click” puede traernos antes de pulsar la tecla, de compartir una información, aceptar una amistad o unirnos a cualquier causa. Aprendamos de nuestros errores.

Primarias, ¿una solución envenenada?

Por Celia Luengo

Si miramos lo ocurrido en el PSOE durante los últimos meses, con duros enfrentamientos entre los seguidores de Susana Díaz y Pedro Sánchez, o echamos la vista atrás y analizamos la trayectoria de este partido durante los últimos 20 años, creo que no me aventuro si afirmo que nadie excepto el propio partido es responsable de su decadencia, dicho de otra forma, es el propio PSOE quien parece estar destruyéndose a sí mismo. Sigue leyendo

Guadalajara no es la Luna

Imagen

Por Celia Luengo

Qué tristeza ver cómo las máquinas derribaron hace algunos días otro edificio, uno más, en el centro de Guadalajara. No era un edificio bonito ni singular, no tenía ningún valor especial, esa no es la cuestión, era simplemente uno más, uno de tantos. El problema no es el derribo del edificio en sí si no un hecho mucho más significativo y es que Guadalajara se parece cada día más a la Luna, no por su falta población, que también, sino por la cantidad de cráteres que la salpican. Como si un meteorito cayera cada algunos meses y dejara un agujero más en nuestra ya raquítica estructura urbanística. Hoy ha sido el edificio de Marián, ayer fue el Palacio del Vizconde de Palazuelos en la plaza de San Esteban, ¿y mañana?

El último edificio desaparecido víctima de la piqueta, a finales de marzo, en la calle Bardales

Sigue leyendo