Primarias, ¿una solución envenenada?

Por Celia Luengo

Si miramos lo ocurrido en el PSOE durante los últimos meses, con duros enfrentamientos entre los seguidores de Susana Díaz y Pedro Sánchez, o echamos la vista atrás y analizamos la trayectoria de este partido durante los últimos 20 años, creo que no me aventuro si afirmo que nadie excepto el propio partido es responsable de su decadencia, dicho de otra forma, es el propio PSOE quien parece estar destruyéndose a sí mismo. Sigue leyendo

Guadalajara no es la Luna

Imagen

Por Celia Luengo

Qué tristeza ver cómo las máquinas derribaron hace algunos días otro edificio, uno más, en el centro de Guadalajara. No era un edificio bonito ni singular, no tenía ningún valor especial, esa no es la cuestión, era simplemente uno más, uno de tantos. El problema no es el derribo del edificio en sí si no un hecho mucho más significativo y es que Guadalajara se parece cada día más a la Luna, no por su falta población, que también, sino por la cantidad de cráteres que la salpican. Como si un meteorito cayera cada algunos meses y dejara un agujero más en nuestra ya raquítica estructura urbanística. Hoy ha sido el edificio de Marián, ayer fue el Palacio del Vizconde de Palazuelos en la plaza de San Esteban, ¿y mañana?

El último edificio desaparecido víctima de la piqueta, a finales de marzo, en la calle Bardales

Sigue leyendo

Es hora de hablar

Por Celia Luengo

Cuando unos compañeros de profesión y sin embargo amigos me propusieron formar parte de esta pandilla de opinadores me lo pensé, no lo niego, me lo pensé. Quizás porque pertenezco a una generación que fue educada para acatar sin rechistar, no protestar, respetar las órdenes por muy injustas que fueran.

Así hemos vivido toda nuestra vida, acatando, respetando, sin molestar demasiado ni quejarnos por miedo a las consecuencias. Los años de crisis han hecho que ese espíritu aún se acentuara más, hemos pasado a aceptar todo tipo de abusos por temor a perder lo poco que aún nos quedaba. Los usuarios, los consumidores, los trabajadores, los contribuyentes, los pacientes, en fin los ciudadanos, nos hemos hecho más vulnerables.

Sigue leyendo