El clamor de la España Vaciada

Castillo de Zafra

Imagen de las parameras de la Sierra de Caldereros y el castillo de Zafra. // Foto: Tierra Molinesa

Por Marta Perruca*

Esta mañana me pilláis madrugando y de camino a Madrid. Tengo una cita a la que no podía faltar, por dignidad y por justicia social. Lo hago con la gente de Tierra Molinesa, asociación a la que pertenezco y que aglutina a todos esos vecinos que ahora viven en Guadalajara y en el Corredor del Henares, pero tienen sus orígenes bien arraigados en el Señorío de Molina. Sí, todos nosotros debíamos atender la convocatoria de la Revuelta de la España Vaciada en este 31 de marzo que pasará a la historia, porque paradójicamente nunca se había convocado una manifestación de esta envergadura –medio centenar de colectivos y plataformas ciudadanas como “Teruel Existe”, “¡Soria ya!” o “La Otra Guadalajara”, entre muchos otros, apoyan la protesta- , a pesar de que venimos siendo conscientes desde hace décadas del problema que asola a esta España rural. Sigue leyendo

Anuncios

Agotar el ámbito de lo posible

DMD

Por la Asociación Derecho a Morir Dignamente (Guadalajara) *

No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible. Albert Camus.

Derecho a Morir Dignamente (DMD) Guadalajara  somos un movimiento ciudadano, asociado a DMD nacional para trabajar en Guadalajara sobre la idea de una muerte digna, y planteamos la necesidad de que se hagan cambios legislativos para dar cobertura a una autonomía real de cada persona sobre su propia muerte, la eutanasia y el suicidio asistido.

Tanto el suicidio asistido como la eutanasia son delito en España. La ley castiga con cárcel a quienes ayuden a morir a una persona, aunque ésta lo haya pedido libremente, aquejada de un sufrimiento insoportable e irreversible.

Casos como el de Maribel Tellaeche ponen de nuevo ante la sociedad la necesidad de regular la eutanasia. Maribel, antes de ser diagnosticada de Alzheimer conocía la enfermedad porque cuidó durante años de su madre, que también la padeció. Ha luchado contra la enfermedad 12 años;  en el último año dejó de hablar, comer y ya no reconocía a su familia. Ella había pedido morir cuando llegase ese momento. No se respetó su deseo aunque su familia deseaba cumplirlo y luchó por ello.

En el ámbito ético –como cobijo, apoyo de nuestras acciones-, la libertad, la dignidad y el “no hacer daño” son los principios que ampara la legalización de la eutanasia. La eutanasia es una expresión de libertad. Si hemos luchado por  la libertad para votar, para decidir con quién casarnos o divorciarnos, tener o no tener hijos y cuándo, decidir cómo y cuándo morir es igual de importante, y sustenta el principio de la dignidad de la vida.

Como otras muchas decisiones vitales, decidir morir no es fácil. Si por diferentes razones -pérdida de autonomía, no poder cuidar de sí mismo, no querer sobrecargar a quienes nos rodean, no poder disfrutar y realizar las actividades que dan luz a nuestras vidas, sufrir una enfermedad sin posibilidad de superación o sentir que nuestro proyecto vital está acabado…-, es tranquilizador saber que, si lo deseamos, podremos decidir libremente morir y ser asistidos para realizar un tránsito en paz al final de nuestras vidas.

Según diversas encuestas los españoles estamos a favor de la eutanasia: Metroscopia en 2017 estimaba que el porcentaje era del 84%; IPSOS en 2018 lo estableció en el 85%.

La eutanasia es una decisión voluntaria, y solo puede ser una petición libre y personal: solo la  persona interesada puede solicitar esta ayuda para morir.

Los cuidados paliativos, tan necesarios y eficaces, no son suficientes. En Bélgica y Países Bajos, tras aprobarse la eutanasia, mejoraron los sistemas de paliativos. Los cuidados paliativos y la eutanasia son prácticas complementarias, no excluyentes. Todo el mundo desea contar con los mejores cuidados al final de su vida, pero algunas personas, además, quieren decidir hasta cuándo desean ser cuidadas o cómo quieren poner fin a una vida digna.

En los países donde se puede solicitar la eutanasia, por ser legal, el perfil más habitual es el de un paciente de cáncer terminal, con estudios superiores y de clase socioeconómica media alta, de entre 50 y 70 años, edades en las que, al parecer, hay más incidencia de cáncer. A la eutanasia recurren también personas que consideran que su proyecto vital ha concluido. La muerte voluntaria es, sobre todo, una cuestión de coherencia biográfica, de libertad individual y de dignidad.

En los países donde está legalizada la eutanasia -Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Canadá, Colombia, Victoria (Australia) varios estados de EEUU…- está sujeta a leyes estrictas que impiden una mala práctica. Se rechazan miles de peticiones de eutanasia cada año. Por lo general, dos facultativos han de verificar que se cumplen los requisitos de enfermedad incurable, sufrimiento insoportable y petición libre y reiterada.

Se han creado muchas fake news, bulos, mentiras, en torno a la eutanasia, como afirmar que se presionará para que la soliciten personas mayores o sin recursos, o con diversidad funcional. Que se podrá utilizar como método de exterminio. Que se utilizará para aminorar el gasto público. El político estadounidense Rick Santorum  llegó a afirmar en 2012 que “los  ancianos de los Países Bajos no iban al hospital por miedo a que los matasen, que huían en masa del país, llevando pulseras pidiendo que “no les aplicasen la eutanasia”. Fue desmentido por la propia embajada de los Países Bajos en EEUU. Más cerca de nosotros, el guadalajareño diputado del PP por Almería Rafael Hernando, hacía el pasado domingo una burda simplificación, a golpe de tuit, de la ley de eutanasia contraponiendo “cultura de vida” y “cultura de muerte”.

La eutanasia tiene que ser regulada mediante una ley que esperamos se apruebe en la próxima legislatura. De momento, el grupo de DMD Guadalajara está trabajando para divulgar y apoyar otra herramienta muy útil al final de la vida: el testamento vital o documento de Voluntades Anticipadas, reconocido en el artículo 11 de la Ley de Autonomía del Paciente, de 2002.

En tu testamento vital puedes decir qué tratamientos quieres y cuáles rechazas, cuando el deterioro de tu salud sea irreversible y hayas perdido la capacidad de tomar tus propias decisiones. Garantiza que recibas solamente los cuidados que deseas para tener un final digno. La eutanasia no está a nuestro alcance todavía, pero el testamento vital sí, y DMD Guadalajara se ofrece desde El Hexágono a impartir sencillos talleres de testamento vital para cualquier colectivo interesado.

DMD firmas.png* Amelia Magro Ruiz, Enfermera Comunitaria; José Luis Esteban Serrano, Catedrático de Filosofía; y Maria Castillo Lasala, Psicóloga Clínica, son miembros de DMD Guadalajara.

La biblioteca-isla de la “Smart City”

6643724E-5468-4FE3-92C2-800CAD8AE665

La denominada Biblioteca Municipal José Antonio Suárez de Puga.

Por Blanca Calvo y Alicia Girón *

En Guadalajara se sabe bien lo que es una biblioteca. La Pública del Estado, de titularidad estatal y gestión autonómica, lo definió mucho antes de trasladarse al Palacio de Dávalos, un edificio de seis mil metros cuadrados  del que la ciudad se enorgullece y en el que caben cientos de miles de piezas, una amplísima gama de actividades e, incluso si se propusieran ir todas al mismo tiempo (es un decir), las decenas de miles de personas que tienen su carnet.

Sigue leyendo

Las aves del Henares

henares-manoloandres (2)

Las aves conocen instintivamente las leyes del agua y sus ritmos. Foto: Proyecto laBORINg.

Por Manuel Andrés Moreno. (*)

Muchas veces no somos capaces de valorar aquello a lo que estamos acostumbrados, lo que nos rodea desde que tenemos recuerdo. Y si lo concretamos al ámbito del paisaje o del patrimonio natural, -si es que fueran cosas distintas-, esta no-valoración puede ser o estar muy próxima, incluso, al desprecio. El río Henares, junto a sus ríos hermanos, los ríos Salado, Dulce, Cañamares, Bornova, Aliendre, Sorbe, Badiel y Torote y antes de fundir sus aguas con el Jarama, constituye una cuenca de 4.144 kilómetros cuadrados, la mayor parte en la provincia de Guadalajara. Sigue leyendo

Antitaurinismo, un paso más por la abolición

Por Albino Hernández. (*)

Tras años de acciones, denuncias e innumerables éxitos, podemos ver que el movimiento antitaurino ha alcanzado una dimensión sin precedentes, habiéndose establecido ya en todos los estratos de la mayoría social. Por otro lado encontramos a una minoría ruidosa que fuerza a las instituciones a financiar y blindar la bárbara y anacrónica actividad taurina, presión que encuentra respaldo entre varios partidos políticos para tener a dicha minoría entretenida, saciada y embrutecida como fin en sí mismo. Acabamos de comenzar el 2019 y es el momento para abordar una problemática que en nuestra comunidad autónoma no puede esperar. Sigue leyendo

Despoblación y movimientos sociales: El caso Fraguas

fraguas2

Varias personas reconstruyendo un tejado. // Foto: Colectivo Fraguas Revive

Por Isaac Alcázar *

Ya se hace impertinente glosar el gran problema de la despoblación que observamos atónitos en nuestro país. Ningún preboste que se precie puede permitirse no hablar de tan cacareado asunto, aunque luego sus acciones desmientan ese impostado interés. La realidad, dura como un témpano: sin intervenciones decididas cientos de pueblos desaparecerán del mapa sólo en la próxima década. Guadalajara es una de las provincias más afectadas. Las casas están vacías, los huertos yermos; el mundo rural es ya un escenario falto de personajes.

Sigue leyendo

Cuando Marchamalo eligió la independencia

image4

Recorte del extinto periódico Guadalajara 2000 con la noticia de la indeendencia de Marchamalo, con su alcalde sacado a hombros. // Foto: Guadalajara 2000 – Cedida por Rafael Esteban

Por Juan Enrique Ablanque*

Fue un 8 de Enero de 1973 cuando el Consejo de Ministros aprobó la anexión del municipio de Marchamalo como barrio de la ciudad de Guadalajara. Antonio del Vado, por entonces alcalde de Marchamalo, y en una entrevista concedida al desaparecido “El Decano” comentaba las razones de aquella decisión y su acatamiento sin rechistar: “Todo fue a causa de un Decreto que estaba en marcha, venían a por nosotros, por las buenas o por las malas, y fue cuando pensé que sería mejor por las buenas…“.

De esta forma tan “campechana”, el alcalde marchamalero que fue nombrado, automáticamente, concejal de la ciudad, explicaba como se tomaban la mayoría de las decisiones políticas durante la dictadura franquista mediante el “ordeno y mando”, sin que la ciudadanía tuviera ni voz ni voto en aquella decisión que les afectaba directamente.

Sigue leyendo