La tradición y el folklore que viene

Exhibición de la Escuela de Folklore. // Foto: Diputación de Guadalajara

Exhibición de la Escuela de Folklore. // Foto: Diputación de Guadalajara

Por Ricardo Villar*

Sábado cualquiera de mediados de los años 90. Las señales horarias anuncian el mediodía. José Alfonso Montes, al micrófono. Comienza Guadalajara Folk. Han pasado veinte años de aquellas mañanas de música tradicional en el antiguo dial de la 88.6 de la Cadena Ser Guadalajara. Sonaba en la emisora Río de Piedras, Alquería o cualquiera de las rondas de la Provincia, que habían editado algún disco por aquellos años. Tras el cese del programa, los aficionados a la cultura tradicional nos pasamos al calor de Trébede, en Radio 3, con el célebre Iñaki Peña como conductor. Pues bien, esa generación que permanecía atenta a esos sonidos e historias tan nuestras, es la que hoy sigue luchando y tomando el relevo generacional a la pervivencia de la música de raíz y al mantenimiento de las tradiciones más ancestrales de nuestros pueblos.

La Real Academia de la Lengua, define Folklore como el conjunto de costumbres, creencias, artesanías, canciones y otras cosas semejantes de carácter tradicional y popular. Guadalajara, que antaño fue una provincia con un alto porcentaje de población rural, hoy se muestra cómo una de las zonas más desequilibradas de todo el país en cuanto a la distribución de su población. Y ahora que está en boca de todos, encabeza el ránking de las zonas menos habitadas de la península. Estos cambios demográficos han afectado de forma indudable a la supervivencia de nuestra cultura y se han llevado por delante numerosos festejos que aquí se celebraban.

Sin embargo, la tendencia parece que lleva unos años cambiando. En vez de que se sigan sumándose tradiciones a la lista de eventos desaparecidos, numerosas asociaciones, ayuntamientos y vecinos a título particular, vienen desarrollando ingentes trabajos en los pueblos para que sus raíces no se diluyan en la monotonía del día a día. En muchos núcleos ya es tarde. Y también se podrá debatir si estas recuperaciones se ciñen a aquella antigua realidad o meramente son un conjunto de personas “disfrazadas” que añoran un pasado que, en el lugar de nacimientos de los suyos, fue mejor que el que ahora representan tantas casas cerradas y chimeneas apagadas. Lo que sí que es cierto, es que cada vez hay más personas que cogen el testigo del rescate de la memoria de nuestros mayores

En estos tiempos de nuevas tecnologías y de consumismo arrollador, la vida va cambiando al instante. Aquellas vidas pausadas de nuestros abuelos, son mero recuerdo de hemerotecas. Hubo un momento en que la sociedad cambió los hábitos de vida a tal velocidad, que las tradiciones que se iban pasando de abuelos a nietos quedaron desprotegidas en esa cadena de transmisión. Muchas costumbres se quedaron por el camino, miles de canciones se aparcaron en plazas y fuentes, y los antiguos oficios se quedaron atrapados en las lentes de las viejas cámaras de Camarillo. Pero la falta de identidad a la que nos empuja esta vida globalizada, de prisas y atropellos, es una de las razones por las que lleva a mucha gente a buscar más allá del dónde venimos y a luchar por la sustentación de nuestras tradiciones y al rescate de aquellas que desaparecieron a mediados del siglo pasado. La recuperación de distintas festividades, la aparición de varios grupos de folk cargados de gente joven o la celebración de muestras en torno a antiquísimos oficios, son unos ejemplos de que nuestras raíces siguen vivas. Y que aquellos nacidos entre los setenta y los noventa, serán a corto plazo los que tengan un papel fundamental en su perduración en el tiempo.

Otro aspecto que resulta curioso son las costumbres religiosas. Resulta que cuando menos católicos confesos hay, en época moderna, es cuándo más se están consolidando pasiones vivientes, certámenes de bandas o distintos actos religiosos que se prohibieron o se dejaron de hacer hace siglos, como el del descendimiento que se recupera en Sigüenza en estos días, tras caer en el ostracismo durante más de doscientos años.

Todo este cúmulo de tareas por la pervivencia de músicas, oficios y tradiciones, últimamente lo han venido a ligar a los problemas de despoblación, agravados en las últimas décadas en nuestro medio rural. Pero fueron otros muchos los que siguieron, y siguen, la estela de los trabajos que se hicieron en nuestra tierra a comienzos y a mediados del siglo pasado. Encomiable ha sido el esfuerzo de los que fueron puerta por puerta, preguntado a los mayores o buceando en los archivos. Hay infinidad de ejemplos. Y antes de que existiera la Laponia del Sur o la Siberia española, estos eruditos ya llamaban la atención sobre el valor de nuestra idiosincrasia. También las corporaciones locales y la institución provincial, amén de los centros privados, han fomentado escuelas, cursos o aulas por muchos pueblos. Estos espacios, están dirigidos por grandes profesionales amantes de la provincia y que son los encargados de trasladar los conocimientos de nuestra cultura popular, a las generaciones venideras. La tradición y el folklore de la provincia no es una moda. Es la necesidad de conocer nuestras raíces, para entender quienes somos, gracias a los que fueron. Y qué tal vez con esto, nos sea más fácil entender el futuro de nuestra provincia.

IMG-20170408-WA0021* Ricardo Villar Moreno (Guadalajara 1984) pasó por la Escuela Provincial de Folklore entre 2004 y 2014 y en la actualidad mantiene el vínculo con la misma, al estar ligado al aula que permanece abierta en Sigüenza. Fruto de su compromiso y pasión por su tierra, impulsa y mantiene la recuperación de varias tradiciones perdidas, en especial algunas de las que todavía perviven en la Sierra del Ducado. Ha colaborado en distintas actividades con la Diputación de Guadalajara.

Guadalajara, ¡despierta!

Por Jorge Gómez*

19796_nueva_protesta_de_los_profesores_de_guadalajara_

La marea verde en defensa de la Educación pública ha sido uno de los colectivos que más ha protestado contra los recortes. // Foto: La Crónica.

Entre prados y veredas,

montes y muelas,

páramos y sierras, 

castillos y almenas

escondes tu tesoro, tu belleza.

Hueles a lavanda, flor de romero,

aire fresco y caldero.

Fuiste luchadora,

guerrera y soñadora.

Romana, judía y musulmana;

Pero mucho antes visigoda.

Desde Recópolis a la cueva de los Casares,

desde Álvar Fáñez a la Batalla de Brihuega,

en tus entrañas dibujas 

las claves de la historia.

Paleta de mil colores,

eres el ocre del Hayedo,

el morado del espliego,

el blanco de la sierra,

el verde de la Campiña en  primavera,

eres el azul del agua.

Eres roble, eres haya

eres encina, olivo

y malva, 

el de las lilas 

en tu espalda.

Sabes a miel, buñuelo y cordero.

Antes Arriaca, ahora Guadalajara,

quién te conoce nunca te olvida

 y siempre te añora.

Eres paz y sosiego,

la noche más pura

Y el recuerdo más tierno.

Sigue leyendo

40 años por amor al séptimo arte

proyeccion-cineclub

Por Alberto Sanz*

Asociación Cultural Cineclub Alcarreño. Estatutos. Artículo 2: “El objeto de la Asociación será promover, potenciar y mejorar la cultura cinematográfica, sus estudios históricos, su técnica y su arte, mediante la proyección de películas cinematográficas, conferencias, coloquios, certámenes y cualquier otra actividad que se estime conveniente siempre que se considere lícita en la legislación española.” Con los citados objetivos, concretos y sencillos, pero ambiciosos al mismo tiempo, hace cuarenta años que un grupo de jóvenes veinteañeros (Tomás Fernández Serrano, Jorge Sánchez-La Fuente Pérez, Isabel Rubio de Diego, Esperanza Martínez Pérez, Antonio Sánchez Melendo, Avelino Sánchez Tapiz, María Ángeles Ruiz Díaz y Manuel Guillén Guerrero) encendieron la lámpara del proyector para inaugurar cuatro décadas de cine con la película “Porcile” de Pier Paolo Pasolini, en el cine La Prensa.

Sigue leyendo

La poesía, dueña de nuestras calles

poesia-calles_web

Artistas del espectáculo “La poesía anda por las calles” estrenado el viernes en el Buero Vallejo // Foto: R.M.-SLIJ

Por Blanca Calvo*

Hace casi dos décadas, en 1999, la UNESCO decidió celebrar el Día Mundial de la Poesía. Escogió para ello el 21 de marzo, cuando en el hemisferio norte comienza la primavera. Dice el refrán que la primavera la sangre altera: debe de ser esa la causa de la elección, porque ya se sabe que para escribir poemas hace falta cierto grado de alteración.

Pero la poesía es la invitada pobre en la familia literaria, y casi nadie se había enterado de esa fiesta, que pasaba desapercibida a nuestro lado. Eso, espero, se ha terminado entre nosotros. Guadalajara va a celebrar la poesía este año a lo grande, sacándola a la calle desde las primeras horas del próximo martes 21, y creo que nos lo vamos a pasar tan bien que nos quedarán ganas de repetir.

¿Por qué este año celebramos por primera vez el Día Mundial de la Poesía? Esa pregunta tiene una larga respuesta.

Sigue leyendo

Mujeres que protestan

Enrique Alejandre, estudioso del movimiento obrero en Guadalajara. // Foto: Rubén Madrid

Enrique Alejandre, estudioso del movimiento obrero en Guadalajara. // Foto: Rubén Madrid

“Se ha observado que el grado de civilización que las diferentes sociedades han alcanzado siempre ha sido proporcional al grado de independencia del que han gozado en ella las mujeres”. Charles Fourier

Por Enrique Alejandre Torija*

A comienzos del siglo XX, Guadalajara, con una economía predominantemente agrícola, era una de las provincias atrasadas de España. Los cambios en el régimen de propiedad de la tierra, esto es, las transferencias mediante compra -previa nacionalización- de los bienes del clero regular y secular en la desamortización de Mendizábal (1836) y la del resto de los bienes del clero y tierras de los ayuntamientos y bienes comunales (dehesas, montes…) en la llamada de Madoz (1855), se saldaron con grave perjuicio para la mayoría de los campesinos de Guadalajara: Al subastarse la tierra en grandes lotes, su precio les resultó inalcanzable, por lo que no pudieron adquirirla, cosa que sí pudieron hacer en cambio burgueses y aristócratas adinerados.

Sigue leyendo

¿Archivos olvidados?

José Luis Muñoz, archivero

José Luis Muñoz, jefe de sección del Archivo Central de la Secretaría de Estado de Educación.

Por Jose Luis Muñoz Romano*

Seguramente las bibliotecas o los museos forman parte de tu vida, pero en cambio piensas que los archivos no. Vayamos a los datos, la Encuesta de hábitos y prácticas culturales de 2014-2015 del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte revela cifras positivas para las primeras, por ejemplo un 25,6 % de la población ha visitado estos centros, y nada menos que un 39,4 % los segundos, junto a exposiciones y galerías de arte. Sin embargo, solo el 5,6 % se ha acercado a los archivos. Viendo esta cifra, en principio ridícula, uno se echaría las manos a la cabeza, pero al establecer el cálculo de población real, que más de dos millones y medio de habitantes acudan a un centro, teóricamente cultural, llama la atención, tal vez porque no sea ese el motivo de su visita.

Sigue leyendo

Parque Natural de la Sierra Norte: la gran oportunidad

pico-lobo-techo-de-clm-con-2273-mok

Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara // Revista de Medio Ambiente de Castilla La Mancha.

Por José Carlos Moratilla*

Alguien dijo alguna vez que la perseverancia marca la diferencia entre el fracaso y el éxito. Será la perseverancia la que consiga que una tierra conservada por sí misma a lo largo de los siglos suponga una oportunidad para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y conseguir el crecimiento. Hablamos de una inigualable zona del noroeste de la provincia de Guadalajara, que el 10 de marzo de 2011 fue declarada Parque Natural por el Parlamento de Castilla–La Mancha, a iniciativa del Gobierno autonómico. Un reconocimiento que se extendió a lo largo de 117.155 hectáreas de 36 términos municipales diferentes. Con un clima mediterráneo de montaña, la Sierra Norte de Guadalajara forma parte del macizo de Ayllón. Cuenta, además, con una impresionante riqueza y diversidad geomorfológica, florística y faunística. Una variedad que es mejor contemplar y disfrutar in situ que describir en este breve artículo. Sigue leyendo