Literatura de playa y piscina

Por Ana García Lamparero(*).

images (3)

 Quisiera empezar este artículo planteando a los lectores de El hexágono un par de  preguntas ¿Puede la Literatura tener como única finalidad el entretenimiento? ¿Deberíamos distinguir entre “literatura elevada” y literatura de “rápido consumo”, poco densa o simplemente agradable, es decir una especie de “subliteratura”? Mientras van pensando en la respuesta les cuento algunas experiencias con estas sencillas cuestiones.

Sigue leyendo

La 70, historia esencial de la Guerra Civil española

Bandera 70 BM Museo Abánades copia

Por José Romero y Julián Dueñas (*).

A mediados de abril (el 17) publicaban Julián Dueñas y Luis A. Ruiz, un artículo sobre la muerte en combate del Capitán Doroteo Dueñas en Puntal del Abejar (abril de 1938). A primeros de mes, un programa de TV3 se adentró en la zona de Abánades y el Alto Tajuña para trazar la ruta (casi) completa de una unidad de relevancia republicana: La 70.

La historia de La 70 brigada mixta (BM) del Ejército Popular de la República sintetiza la de toda la Guerra Civil española (GCE) en sus partes esenciales; y esto fue así porque la 70 BM se movió y combatió en el Frente Central, en todos sus episodios trascendentes, pero fue más que eso…

Sigue leyendo

Los caminos de Guadalajara, un nuevo significado

Por Cristina Toledano (*).

Antes de que los urbanitas anduviéramos por los caminos para encontrar respuestas a nuestra vacía existencia en las ciudades, hubo un tiempo en que tuvieron sentido de verdad. Durante miles de años, hasta que llegaron las carreteras, los caminos fueron las únicas vías de comunicación que unían nuestros pueblos. “El Camino de Los Tratantes”, “Camino de la Lana” o la “Cañada de Alcohete” no son nombres casuales puestos para dar gusto a los senderistas, sino que fueron producto de los usos a los que estaban dedicados.

Sigue leyendo

Cogolludo, América y el Renacimiento

Por Francisco Javier Segura (*).

Mi abuela materna vio la luz en la histórica villa de Cogolludo y desde que era pequeño he estado disfrutando de todos los encantos que tiene esta preciosa localidad que cuenta con un gran patrimonio monumental, etnológico y natural y que es la principal puerta de entrada de la Sierra Norte. Se ubica en el noroeste de la provincia de Guadalajara en las estribaciones de la Sierra de Ayllón. La casa familiar estaba en la Plaza Mayor y mis abuelos eran padres de siete hijos.

Sigue leyendo

Sobre la muerte del capitán Dueñas, Semana Santa de 1938

Por Julián Dueñas y Luis Antonio Ruiz Casero (*)

El 16 de abril de 1938 cayó en Sábado Santo, al igual que en este 2022; Lllovía sobre el Alto Tajuña. El agua no debió importunar demasiado a los defensores republicanos del Puntal del Abejar, porque también llovían obuses. En unas horas cayeron no menos de dieciséis mil explosivos sobre las trincheras del cerro, ya martirizadas tras dos semanas de batalla. Tras la artillería, el avance de los moros, los temidos regulares del ejército de Franco. Los defensores del cerro amenazaron con la desbandada, pero algunos de sus oficiales trataron de contenerlos. Un capitán, al que todos llamaban Narciso, arengaba a los supervivientes, puesto en pie sobre el parapeto. Instantes después caía, con el cuello atravesado por una bala enemiga. Pero la posición resistió ese día, quedando en manos republicanas hasta el final de la guerra. El capitán Narciso, que se llamaba oficialmente Doroteo Dueñas Salvado había contribuido con su vida a salvar la jornada. 

Sigue leyendo

Viajes rurales para luchar contra la despoblación

Por Javier Rico*

Rico presentó en Guadalajara y el próximo sábado en la Feria del Libro de Bustares ‘La Guía de la España Rural’.

Por la cercanía a la ciudad y provincia (Madrid) en la que resido, Guadalajara es para mí un destino rural habitual. A poco que empiece a andar por el hayedo de Montejo o por La Hiruela, en Madrid, me veo en la margen izquierda del Jarama y con ello en El Cardoso de la Sierra. Y qué decir de mis escapadas a la hoz y el barranco del río Dulce, en Pelegrina; de mi devoción por el románico rural y el hayedo de Tejera Negra de la Sierra Norte; o de mi remonte del río Henares desde Los Santos de la Humosa (Madrid) hasta contemplar el cauce desde los miradores de Chiloeches.   

Sigue leyendo

Un autobús necesario

Por Luis Revuelta

La coincidencia de unos días de vacaciones con el inicio de la guerra en ucrania hizo plantearme donde ir.

Mi conciencia me obligaba a ir a ayudar a las personas que huían de la barbarie.  Así que intenté enrolarme en una ONG grande pero no obtuve respuesta. Mientras buscaba en internet, lo que sí encontré fue una organización civil que se había fraguado en un grupo de Facebook y diferentes grupos de WhatsApp organizados por comunidades autónomas, donde se buscaba alojamiento y se recibían peticiones de ayuda de ucranianos para el transporte y alojamiento en España.

Uno de esos días en una charla de Abriendo Fronteras, me encontré con Luismi, al que conozco del mundo del deporte desde hace muchos años. Él tiene relación con Polonia, ya que ha sido entrenador de triatlón allí, y quería ayudar también allí. De esta manera surgió el ir con dos furgonetas, buscándonos un compañero cada uno (Alessandro y Pedro respectivamente), para llevar material y traer gente que solicitase venir.

Mientras me enteraba de los trámites para trasladar a gente a España, llegó a mis oídos que un grupo de empresarios de Guadalajara quería fletar un autobús para traer gente que quisiese venir. Así qué me propuse como persona encargada de ir en el autobús y hacer todos los trámites para llevar a efecto su propuesta. Había que encontrar un autobús, lo cual no fue nada fácil. Tuve que encargar a un compañero buscar el autobús dado que mi tiempo era limitado, las fechas de las vacaciones se acercaban y estaba dedicado a contactar con gente en Varsovia. Dos días antes de partir nos llegó el presupuesto de Alsa, con un precio razonable. Solo faltaba cerrar los flecos y encontrar bajo qué paraguas íbamos. De eso se encargó Jorge Riendas, quien un par de días antes se había enterado e interesado por el viaje. Finalmente fue mediante el club de Rugby de Guadalajara. Hay que añadir el apoyo y la recogida de material para bebes, alimentación y medicamentos de nuestros amigos y familiares, el instituto Liceo y la Escuela de Arte.

El día de salida desde Guadalajara tras cargar el autobus con la ayuda humanitaria. L.R.

De un día para otro el proyecto pequeño y personal se había convertido en algo grande y social basado en la confianza mutua, con el apoyo de muchos ciudadanos de a pie y la indiferencia, por no decir el recelo, de las administraciones locales. 

Los empresarios pagaban el autobús y nosotros el gasto de la furgoneta de apoyo y la manutención de las personas que subían en el autobús. Por supuesto, también de todas las gestiones de embajada y de la búsqueda del acogimiento a los que viniesen sin casa y nos lo solicitasen. Para ello tenia dispuesta toda la red de BUE (Grupo de ayuda social creado estos días llamado Bienvenidos Ucranianos España). 

Dicho grupo está dividido en una sección de ayuda a encontrar casas de acogida y otra de apoyo a los transportes que íbamos a los países limítrofes.

En Varsovia teníamos a unas voluntarias de una fundación humanitaria buscando gente en los centros de refugiados que quisiesen venir a España. Pero antes siquiera de partir desde aquí, ya teníamos un listado de personas que nos habían pedido ayuda.

Allá es una abuela ucraniana de Madrid quien nos había solicitado ayuda hacía unos diez días para trasladar a 3 nietos junto a la otra abuela a su casa. Dos días antes de partir a la abuela de Ucrania le dio un infarto con lo que Allá tuvo que volar a Varsovia a encontrarse con sus nietos para poderlos traer a España.  Los voluntarios de esta fundación polaca fueron los encargados de monitorizar todo el traslado por Ucrania y Polonia hasta Varsovia. Allá se convirtió en la matriarca de la expedición, no solo por ser nuestra traductora sino porque ejerció el liderazgo de una gran abuela para todos.

Tania es una mujer embarazada de 7 meses con dos niñas con quien llevábamos hablando más de una semana.  Vivía a 80 kilómetros de la frontera y en su estado no quería viajar hasta Varsovia y esperar en un centro de refugiados sino que quería ir un día antes del viaje de vuelta.

Irina y Sofia madre e hija de 60 y 40 años qué habían perdido todos sus bienes se encontraban alojadas en casa de una española en Varsovia. No tenían nada y les daba igual donde ir.  En un principio Iban a venir a Guadalajara pero finalmente contactaron con un amigo en Alemania y allí se quedaron.

Dos jóvenes, hijas de una vecina nuestra ucraniana.

A estas personas, Patricia, que es como se llama la voluntaria que hacía el listado y control de los refugiados, le iba añadiendo familias y grupos hasta completar el autobús. Casi todo eran madres con niños y en algún caso incluso también con abuelas. Son personas que necesitan ayuda. Que aunque tienen los trenes gratuitos por toda Europa no se ven capacitados a viajar estos tres mil kilómetros dando tumbos de estación en estación sin hablar otro idioma, con decenas de trasbordos, con niños pequeños o personas mayores. El avión a veces es imposible por falta de pasaporte biométrico, o porque el grupo es demasiado grande (tuvimos uno de dos amigas y cinco niños todos juntos). 

La expedición española con los voluntarios de la Open Dialogue Fundation de Varsovia la noche justo antes de partir para España. L.R.

Han sido cinco días en nuestra vida que no olvidaremos jamás. Tras 37 horas de viaje de ida, nuestra permanencia en Varsovia tan solo consistió en dormir una noche, descargar el autobús, comer una pizza, comprar una lista de necesidades que nos solicitaron desde el Centro de Refugiados y salir de nuevo de viaje otras 46 horas de vuelta. Una paliza física y psicológica donde el dolor se cuela por los poros de la piel, donde la tristeza de los rostros se graba en tu retina, donde el miedo  y la desesperanza se entremezclan con la seguridad y la esperanza que les proporciona un autobús. Los sentimientos de agradecimiento florecen, pero la angustia de la distancia también. Los rostros cambian durante el trayecto, rejuvenecen aquellos que peor lo han pasado. Hay quien llega con maletas, pero también hay quien todas sus pertenencias las tiene en una bolsa de la compra. Unos buscan una nueva vida, esa oportunidad en un nuevo país; otros tan solo un lugar donde estar mientras dure una guerra que no entienden (aunque ninguna guerra es entendible) y volverán en cuanto acabe. Hemos llorado de tristeza y de alegría, pero sobre todo tenemos la sensación de un deber cumplido. Un deber personal para con seres humanos necesitados, cuya única diferencia con otros conflictos es que Europa sí nos ha permitido ayudar, sí les ha permitido salir y no les ha encerrado en Campos Inhumanos de Refugiados. ¡Pensemos en ello!

Han sido muchas las personas que han colaborado. Que no les quepa duda que las 40 personas que trajimos en este autobús, lleno de solidaridad, les están agradecidas; que así nos lo expresaron cuando les explicamos gracias a quienes se había montado ese viaje, que nosotros cuatro tan solo fuimos los representantes de todos esos vecinos de Guadalajara que quisieron ayudar a hacer este éxodo más humano.

PD: Este jueves 31 de marzo de 2022 hemos conseguido convertir en ONG a BUE, Bienvenidos Ucranianos España.

Teatro aficionado, en peligro de muerte

Por Juan Carlos Pérez-Arévalo*

La competencia de las plataformas de ocio y la pandemia están acabando con el teatro amateur.

Con motivo de la celebración este 27 de marzo del Día Mundial del Teatro, el grupo TresTristresTrigres lanza un manifiesto SOS en defensa de esta faceta, principalmente, en lo que a la parte aficionada respecta.

Desde tiempos inmemoriales hay una letanía que se viene repitiendo en este mundo de la escena: “El teatro está en crisis”. Tanto se ha repetido esa queja, que muchos ya se la toman a broma. Puede que esté en crisis, pero el TEATRO (así, con mayúsculas) nunca desaparecerá. Eso nos atrevemos a decir. De igual modo, pensamos que el teatro aficionado, el teatro amateur, no es que se encuentre en crisis, sino que está en claro peligro de extinción.

Sigue leyendo

El mapa de mi pueblo

thumbnail (18)

Por Juan Ramón Muñoz García (*)

Mi padre me enseñó el primer nombre de un lugar de Robledo de Corpes, nuestro pueblo. Quizá fuese la Peña de la Campana, el Alto de Cabeza Negrilla o la Fuente del Tejadal. Desde el principio quedé fascinado. Cada lugar, fuente, casilla para el ganado, pasaje, arroyos, peñascos, colinas o montañas tenia un bonito y evocador nombre, que todo el mundo del pueblo conocía y eran exclusivos de este. Mas tarde descubrí que se llamaban topónimos.

Sigue leyendo

Hoy es Ucrania

Por Alejandro Moreno Yagüe (*).

refugiados-ucrania-afp3

Foto: NTN24

Lo poco que tenemos seguro cuando escribimos este artículo es que Rusia, con su presidente a la cabeza, ha invadido Ucrania, provocando que muchas personas se hayan visto obligadas a salir de su país. Otra cosa también tenemos clara es que una persona refugiada está viviendo, en el momento en el que huye, el peor momento de su vida.

Sigue leyendo