Adiós a una generación de periodistas de oficio

Víctor Eugenio García de Miguel, Vegarmi (derecha) entrevista a Juan Manuel Hueli, presidente del Baloncesto Guadalajara, a finales de los 80 y comienzos de los 90.

Víctor Eugenio García de Miguel, Vegarmi (derecha) entrevista a Juan Manuel Hueli, presidente del Baloncesto Guadalajara desde de los 70 hasta comienzos de los 90.

Por Susana Abella Adame*

Con Vegarmi (Víctor Eugenio García De Miguel, Cañizar 1940) fallecido el pasado domingo, se va el último cronista deportivo de una generación de profusa producción periodística guadalajareña. Hombres de profesiones dispares que durante décadas arañaron el tiempo a sus familias y a su asueto para dedicarlo a su pasión por el oficio del periodismo.

Artífices de la información de Guadalajara durante décadas, sobre todo en los espacios de deporte y opinión, desde principios de los años 70, esta generación de periodistas se inició en el oficio cuando no existían los profesionales de la información, en el sentido de una dedicación plena laboral a esta área, y compatibilizaban su trabajo en periódicos primero, y emisoras de radio algo más tarde, con sus profesiones.


Maestros, empleados de banca o funcionarios de distintas administraciones trabajaban incansables con la pasión de un niño, y la riguridad que emanaba de sus convicciones. Amigos de pseudónimos y acrónimos, como se estilaba en el periodismo de sus comienzos, escribían y narraban con un afán, bienintencionado, de protagonismo, muy alejado de las normas actuales. Todoterrenos dispuestos a informar sobre lo que se les pidiera. Entre todos se habrán escrito más páginas de las que ya nunca ninguno de nosotros será capaz.

De entre los cronistas deportivos con mayor trayectoria, se podría destacar a Ángel Asensio, que se fue prematuramente, y cuyas informaciones sobre el Dépor y el baloncesto se vieron en Flores y Abejas primero, y en Nueva Alcarria después. Luis Pedroviejo PASITEREC -padre siempre te recordaré- siempre dedicado al fútbol desde las páginas de Flores y Abejas y de su posterior conversión en El Decano. Y a Bernabé Relaño, BREGA, toda una vida dedicada a Nueva Alcarria y a todo el deporte que se le pusiera por delante.

Vegarmi (segundo por la izquierda) en una comparecencia de Orozco, presidente del CD Azuqueca. A la derecha, Bernabé Relaño.

Vegarmi (segundo por la izquierda) en una comparecencia de Orozco, presidente del CD Azuqueca. A la derecha, Bernabé Relaño.

Vegarmi, pionero en la radio deportiva y el más inquieto
Destacando por su larga y variada trayectoria, Vegarmi. Pionero en la radio local, en 1977 dirigió el programa “Castilla La Nuestra”, el primero dedicado a información de Guadalajara (tras diez años de silencio de la desaparecida Radio Juventud que emitió entre 1955 y 1965). Se trataba de una desconexión de media hora semanal de Radio Popular de Madrid (COPE) que aumentaría más tarde sus emisiones hasta en cinco días a la semana y que se mantuvo en antena hasta 1982, cuando junto con parte de su equipo de colaboradores se trasladó a las ondas de RATO (precursora de Onda Cero).

Comenzó entonces a colaborar con periódicos de la época, dando información deportiva -siendo el fútbol del Deportivo Gualadajara y el Azuqueca y más tarde el balonmano, y el mundo taurino sus especialidades-. Las páginas de los desaparecidos Pueblo Guadalajara y de La Prensa Alcarreña, y años después de Guadalajara 2000 y de El Decano contaron con su pluma. Su inquietud por el mundo informativo le llevó más tarde a colaborar y asesorar a Canal V (Televisión Guadalajara), el primer proyecto de televisión local en Guadalajara.

Además, y entre la dirección del Colegio María Cristina desde su apertura y hasta su jubilación, (anteriormente había sido profesor en la Escuela Aneja de Magisterio), sus clases particulares de física y química, y sus colaboraciones con los periódicos y emisoras, Vegarmi tuvo tiempo para colaborar con el Dépor en labores de relaciones públicas y de comunicación, con la agrupación artística Antorcha e incluso con el Gabinete de Presidencia de la Diputación Provincial, siendo Emilio Clemente el presidente de la casa en los tiempos de la UCD.

Vegarmi (primero por la izquierda) en el homenaje al grupo de teatro "Antorcha", con el que colaboró.

Vegarmi (primero por la izquierda) en el homenaje al grupo de teatro “Antorcha”, con el que colaboró.

Adiós Don Eugenio, Vegarmi, Eugenio
Corría septiembre de 1982 cuando mis padres nos cambiaron de colegio, de la Aneja al recién abierto al público colegio María Cristina. Con 12 años, la voz grave y profusa verborrea de Don Eugenio, me infundían una mezcla de respeto y temor. Riguroso, no era sin embargo hombre de alzar la voz, una mirada le bastaba para reprobar la conducta de sus alumnos.

Ajena entonces a su faceta de periodista, recuerdo que en sus clases de las entonces “Ciencias Sociales y Naturales”, nos relataba acontecimientos de la actualidad de la ciudad y que junto con Don Julián (Julián Ramón, profesor de gimnasia e inglés y uno de sus mejores amigos) dedicaron muchos esfuerzos para crear los equipos de balonmano del colegio.

Pasó toda una década hasta que empezando a hacer mis primeros pinitos periodísticos me reencontré a mi director del cole en El Decano. Allí no era Don Eugenio; era Vegarmi. Cambiarle el tratamiento me costó más de un titubeo, pero desde este nuevo estatus de “compañeros” descubrí a un hombre cercano y afable, trabajador incansable, apasionado y gran conocedor del Club Balonmano Guadalajara, que vivía entonces su época dorada.

Pasado un tiempo, Salva Toquero y Santi Barra, me confiaron la dirección de Deportes del periódico. Vegarmi, como otros muchos colaboradores cuya edad y experiencia duplicaban como poco la mía, supieron amoldarse a mis planteamientos, sin paternalismos, pese a que no siempre coincidieran con ellos.

Mi trabajo me alejó de Guadalajara durante años, pero cuando regresé como gerente para impulsar la creación del actual Balonmano Ciudad de Guadalajara, del que era su socio número 5, allí estaba él otra vez. Eugenio era ya un maestro jubilado y ya no colaboraba con ningún medio, pero al conocer el nuevo proyecto del balonmano, afloró en él su pasión por este deporte, me recordó episodios históricos de este deporte en la ciudad, y me ayudó a recopilar datos para la presentación del nuevo club. Y en los últimos años, aún pude compartir con él algún buen rato siguiendo un partido de balonmano desde la barrandilla del Santamaría.

Susana Abella, periodista // Foto: Axier Espinosa

Susana Abella, periodista // Foto: Axier Espinosa

*Susana Abella Adame (Madrid, 1970) es periodista. Ha vivido en más sitios de los que ya casi puede recordar, pero Guadalajara siempre ha sido su “campamento base”. Inició su carrera profesional en El Decano de Guadalajara hace más de 20 años, donde dirigió la Sección de Deportes, una especialidad que ya nunca ha abandonado. Tras pasar por varios medios nacionales (Diario 16-Campeones, Gigantes del Basket y Marca) dio el salto al ‘otro lado’ y ejerció con distintos cargos en las áreas de Comunicación, Márketing, y Gestión en clubes de baloncesto: Estudiantes (su “club”), Real Madrid, Baloncesto Fuenlabrada y CB Granada. También ha trabajado en el Balonmano Guadalajara, y en el Málaga Club de Fútbol. Entre medias, y simultaneando en ocasiones, ha colaborado y dirigido acciones y eventos nacionales e internacionales con las federaciones españolas de Baloncesto, Gimnasia, Balonmano, Voleibol, la Liga de Fútbol Indoor y el Máster Padel Pro Tour. Actualmente trabaja como consultora de Comunicación, Eventos y Gestión Deportiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s