El virus se extiende y las mascarillas, agotadas

farmacia

Mensajes tranquilizadores en las farmacias

Por Sonsoles Fernández Day

Sigue el pánico. Más que seguir, va creciendo. No hay ni un solo informativo que no dé cuenta de los últimos casos de coronavirus, cuántos y dónde se han producido. Y mientras tanto, hace más de un mes que las mascarillas de protección están agotadas en todas las farmacias españolas. Guadalajara no es una excepción. No quedan. No se encuentran. Y nadie sabe cuándo habrá ni cuantas llegarán. Si pregunta en su farmacia habitual le apuntan en una lista de espera. – ¿Cuántas quiere? -Ya le avisaremos. Médicos y autoridades insisten en que haya calma y que las mascarillas no son necesarias, pero no tienen mucho éxito. Poseer una mascarilla por si la cosa se pone más fea parece ser el deseo de todos. Como si la mera posesión de una mascarilla, o de veinticinco, que los hay muy exagerados, te librase de todo mal. Y tan solo se trata de poseer, porque si la usas, se volverá inservible en unas horas. Que para eso se llaman desechables.

Ya que se han convertido en un bien escaso y valioso, es la ocasión en que los espabilados aprovechan para hacer negocio. Los propios farmacéuticos se quejan de que los proveedores están engordando los precios. Cuanta más demanda hay, más los suben. Y en las plataformas de venta en internet se pueden encontrar mascarillas a precios desorbitados. Una mascarilla básica puede costar online hasta 50 euros y las profesionales llegan a los 300 euros. He leído que piden hasta 500 euros, pero no lo he visto, y me cuesta creerlo. Si alguien está dispuesto a pagar 300 euros por algo que vale 3, se le ha ido completamente la cabeza.  Que se lo gaste mejor en terapia. También se negocia con los botes de gel desinfectante para las manos. Si el precio de un litro es en las farmacias de unos 12 euros, en los portales de compraventa puede llegar a valer 40 euros. Abundante agua y jabón y dejémonos de chorradas.

La realidad es que la falta de mascarillas en las farmacias perjudica gravemente a enfermos como los oncológicos o los inmunodeprimidos que las necesitan a diario cuando tienen que acudir al hospital. Lo recordaba este mismo martes con un tweet Héctor Castiñeira, conocido en Twitter como Enfermera Saturada. ‘Por favor, dejad de comprar mascarillas que no necesitáis. Quienes sí las necesitan, por ejemplo, son algunos pacientes oncológicos (y no por el coronavirus). Cuando van a la farmacia a comprarlas, como hacían siempre, no hay porque las habéis agotado con vuestra histeria’. Este tweet tiene más de 52 mil likes y 557 comentarios. Desde luego, es para reflexionar. Quiero pensar que en el hospital o en su centro de salud les podrán facilitar mascarillas a estos pacientes más necesitados.

Por otro lado, es normal que haya preocupación, que no histeria, si ya hay once casos confirmados en España y la enfermedad se sigue extendiendo. El Gobierno de Castilla-La Mancha anunciaba este martes 25 de febrero que se están investigando cinco posibles casos por coronavirus en nuestra región, uno en Albacete, uno en Ciudad Real y tres en Toledo. La Dirección General de Salud Pública informa que se ha activado el protocolo siguiendo las instrucciones del Ministerio de Sanidad. Es decir, los pacientes quedan aislados en observación y a la espera de los resultados de unos análisis.

Fernando Simón, portavoz de emergencias sanitarias, trataba de tranquilizar a la población a raíz de los casos que se han dado en España, diciendo que el riesgo en nuestro país es moderado y recordaba que los positivos son ‘importados’ aunque horas más tarde se confirmaba un caso en Sevilla que no había viajado al extranjero en ninguna zona de riesgo. El portavoz incide en que no tiene sentido la preocupación de los españoles por las mascarillas. Me extraña que no haya dicho ‘de los españoles y las españolas’ ya que es una expresión más del gusto del gobierno.

Si los médicos insisten en que los equipos de protección personal solo deben ser utilizados por los profesionales sanitarios durante su trabajo, y por los enfermos, para no contagiar, deberíamos hacerles caso y olvidarnos de las mascarillas, más aún si nos repiten una y otra vez que no sirven para nada al aire libre. Los médicos defienden que la enfermedad es aún erradicable y no conviene alarmarse. Lo más importante es poder hacer el diagnóstico precoz, aislar a los pacientes y mantener en cuarentena a los contactos.

Igualmente se extendió por las redes el mensaje tranquilizador de Lorenzo Milá, enviado especial a Milán. Se quejaba del alarmismo recordando que el coronavirus es un tipo de gripe que ‘afecta sobre todo a personas con defensas bajas o con situaciones de salud precarias’ y el índice de mortalidad es menor que el de la gripe común. Pero sigue ganando la alarma social y se empiezan a cancelar viajes a Italia al igual que pasó con China.

En lugar de pensar en ponernos una mascarilla, médicos y farmaceúticos recomiendan tomar un suplemento vitamínico para estar bien de defensas. Y comer abundante fruta y verdura. Hay cantidad de infusiones y productos naturales que aportan vitamina C  y fortalecen el sistema inmunológico. Y, por supuesto, hay que añadirle miel a todo, que para eso tenemos una miel fresca y buena. ‘Contra el coronavirus, miel de la Alcarria’. Venga, que nos forramos en Milanuncios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .