Guadalajara: el Berlín del Henares

José Ramón Paramio, autor del artículo, visto por Ana Ongil. Ambos forman parte del Rincón Lento.

José Ramón Paramio, autor del artículo, visto por Ana Ongil. Ambos forman parte del Rincón Lento.

Por José Ramón Paramio *

Nadie recuerda exactamente cuándo nació este concepto tan familiar hoy en día que seguramente se estudiará en los libros de texto del futuro (o no). Posiblemente empezó a gestarse cuando, con motivo de la presentación del libro de Los Econoplastas “Cuentos chinos de la Economía y otros chascarrillos para acabar con el sistema” en Alcalá de Henares, el público se mostró muy interesado en que le contáramos más cosas sobre el proyecto en el que había germinado ese libro: El Rincón Lento de Guadalajara.

Nosotros que, como buenos alcarreños, habíamos ido a la ciudad cervantina con nuestra boina, alforjas y cubeta de miel (metafóricamente hablando) de repente, en mitad de aquella sala, parecíamos el culmen de la modernidad y la alteridad. Nosotros que, como buenos alcarreños, habíamos oído cienes y cienes de veces eso de “Es que en Guadalajara no hay muchas cosas que ver o hacer” contestábamos ilusionados las preguntas de los envidiosos habitantes de la que (nosotros imaginábamos) vibrante, cultural y universitaria Alcalá.

Posteriormente, en alguna reunión “rinconera” de esas que llamábamos de “Proyectismos” en las que dábamos vueltas a la posibilidad de pergeñar nuevos proyectos (y en las que nacieron nuevos “hermanos y amigos lentos” como el Espacio Karaba, la televisión por internet “Veoguadatv”, la cooperativa audiovisual “Dos56”, la moneda social de “La bellota”, la academia “Aprender”, “Econotuya” o la gestoría social “Reiniziar”) volvimos a bromear sobre aquella sensación y decidimos que si la gente de otras ciudades nos veía así, no íbamos nosotros a ser menos. Nos autoproclamamos “El Berlín del Henares”: espejo de la cosmopolita, creativa, artística y alternativa ciudad alemana.

Y es que en nuestra ciudad hay, aparte de esos proyectos más cercanos, otro montón de interesantes propuestas culturales, artísticas, ecosociales, reivindicativas y políticas. Miles de ciudadanos, colectivos, asociaciones, organizaciones, grupos, plataformas o incluso empresas y autónomos empeñados en que otra ciudad sea posible. ¿Y el Ayuntamiento? Está bien, no negaremos que también ha apoyado algunos eventos que han contribuido a la “berlinización” pero, especialmente durante estos años de crisis (perdón, de estafa), más bien le recordaremos por su visión bastante miope, su actitud rancia y poco dialogante y por su falta de interés por el bien común, la cultura o la sostenibilidad.

El Rincón Lento, con el particular diseño de la artista y responsable de este multiespacio, Ana Ongil. También es autora de la imagen que hay más abajo.

El Rincón Lento, con el particular diseño de la artista y responsable de este multiespacio, Ana Ongil. También es autora de la imagen que hay más abajo.

Y El Rincón Lento se hizo mayor, y buscamos un nuevo local que ahora compartimos con nuevos proyectos (La Tribu, Contrapicado Films y Ecologistas en Acción) y, durante todo este tiempo, en cada evento “rinconero” o “econoplástico” no hemos perdido la oportunidad (erre que erre) de repetir allende el Henares nuestra broma berlinesa: por la radio, por la tele o por las redes sociales; en charlas o presentaciones de libros en Segovia, Toledo, Santander, Madrid o Zaragoza; o incluso de vacaciones por el mismísimo Berlín (el alemán, el del río Spree).

Como una ciudad invisible de Italo Calvino, hemos difundido nuestra imaginaria ciudad y de tanto repetirlo (somos muy plastas) parece que hemos acabado encontrando una parte bien real de esa urbe idealizada. Un lugar, que en muchas esquinas deja de ser ciudad dormitorio para convertirse en una ciudad en la que dormir… y con la que soñar.

Algo de esa utopía hemos debido encontrar porque si no, no se explicaría que amigos alcalaínos, toledanos ¡¡o de la mismísima capital madrileña!! nos visiten de vez en cuando para que les contemos cosas sobre el funcionamiento de nuestros “engendros ecosociales” y poder “clonarlos” en sus ciudades.

berlín 2Algo de interés debe tener nuestra ciudad porque si no, no se explicaría que la Universidad Complutense nos invite a El Rincón Lento y a La Bellota a participar en un congreso sobre Ciudades creativas el próximo enero. Ni que un medio de comunicación como El Hexágono nos pida un artículo para que contemos qué es esto de El Berlín del Henares.

O algo de ambiente berlinés se debe respirar por estas tierras porque si no, tampoco se explicaría que una joven voluntaria alemana que ha pasado entre nosotros unos meses nos escriba una carta desde su país diciendo cosas como: “En un largo verano aprendí que el cambio es posible, siempre y cuando empiece con uno mismo. El Rincón Lento me ayudó a cambiar, invita al cambio y une a la gente. Eso es lo que me ha gustado tanto de mi estancia en Guadalajara”.

A ver si al final se nos va a ir de las manos la broma y acabamos escuchando que en algunas pequeñas ciudades europeas unos locos quieren construir su “Guadalajara del Rhin” o su “Guadalajara del Danubio”.

Eso sí, os hemos hablado de la ciudad de Guadalajara pero otro día si queréis os hablamos de la provincia de Guadalajara: el Silicon Valley de la economía social.

* José Ramón Paramio Pintado: es profesor de Economía de Educación Secundaria. Desde hace más de 15 años reside en Guadalajara, la tierra de sus abuelos y padres. Aunque en Madrid trabajó en el mundo de la cooperación y la economía social es al llegar al Berlín del Henares cuando promueve, junto a otros “españoles por la Alcarria” y GTVs (de Guadalajara de toda la vida) proyectos como la A.C. Altrantrán, El Rincón Lento, el espacio Karaba o el colectivo de Los econoplastas (que por cierto acaban de editar el libro de José Luis Sampedro “Economía eres tú”: una cuñita de publicidad). Son proyectos aparentemente solo culturales, amables y entretenidos pero detrás de los cuales se esconde sibilinamente un objetivo de transformación social y la búsqueda del fin del sistema capitalista actual en su fase neoliberal, globalizada, hipertrofiada financieramente, injusta e insostenible a medio plazo. Es muy pesado, y lleva dando la brasa con lo de El Berlín del Henares muchos años. Quizá no pare hasta que sea uno de los nombres de una de las nuevas calles de Guadalajara.

Anuncios

5 pensamientos en “Guadalajara: el Berlín del Henares

  1. Pingback: El Berlín del Henares. 9-11-2015 | elrinconlento

  2. Felicidades Josera, porque eres un crack y porque estáis construyendo cosas buenas, con cimientos y con futuro, pese a que os quieran apartar por saliros de la pauta dominante.

  3. Pingback: Estado de la cuestión econop: nov y dic 2015 | Econoplastas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s