Un orgullo maratoniano

Edición del Maratón de los Cuentos de Guadalajara en 2012, en el patio del Infantado. // Foto: www.afgu.org

Edición del Maratón de los Cuentos de Guadalajara en 2012, en el patio del Infantado. // Foto: http://www.afgu.org

Por Raquel Gamo

El Maratón de los Cuentos cumplió 25 años el fin de semana pasado. La primera edición se celebró el 23 de abril de 1992, cuando salpimentó los actos del Día del Libro. Aquella edición contó con la participación de ilustres escritores del terruño como Buero Vallejo o José Luis Sampedro. Las expectativas se superaron con creces y, hoy en día, el cuentacuentos ocupa un lugar propio en la agenda cultural de Guadalajara. Es, por derecho propio, un icono de la cultura alcarreña.

Esta edición especial, que se enmarca dentro del proyecto europeo La Poesía anda por las calles, toma como eje este género y se han programado 46 horas de narración ininterrumpidas en el Infantado, además de los maratones paralelos de fotografía, radio e ilustración. El programa definitivo aún no está cerrado, pero a buen seguro contará con actividades de calle, el Festival de Narración en el Teatro Moderno, los monucuentos (sesiones de cuentacuentos en monumentos) y los inauditos, es decir, narradores orales profesionales que intervendrán por primera vez en Guadalajara. Es una programación rica, abierta a todos los públicos, lectores empedernidos y principiantes, y que tiene proyección de futuro.

“Los escritores debemos expresar cuento encierra de prodigioso las cosas externas y el propio interior”, aseguró Buero Vallejo en el discurso de entrega del Premio Cervantes, hace justo tres décadas. El Maratón de los Cuentos está consagrado al propósito de dar rienda suelta la creación literaria volcándola en los más pequeños.

Nacido del impulso de Blanca Calvo -entre otros- y consolidado gracias a la Biblioteca Pública de Guadalajara, el Maratón es desde hace tiempo una cita ineludible para los arriacenses. Su consolidación en el calendario de la ciudad demuestra cómo una actividad cultural pionera, bien organizada y que toma como protagonista a la gente, puede calar en una ciudad pequeña como Guadalajara, que no se caracteriza precisamente por haber preservado y puesto en valor su riqueza histórica y artística.

Quien pasee por el centro de la capital alcarreña percibe la falta de ambiente en sus calles los fines de semana, el deterioro de un casco histórico a prueba de planes de dinamización o la degradación de parte de su patrimonio. Véase el Alcázar o las sucesivas demoliciones de edificios de interés. A esta situación de dejadez, larvada a lo largo de décadas de cierta abulia, ha contribuido sin duda su cercanía a Madrid. Tan positiva para su desarrollo industrial como agobiante en la conservación de las señas propias.

cartel Cuentacuentos 2016Guadalajara no es un núcleo turístico de postín. Tampoco una pequeña capital, como Soria, con alegría en sus calles. Es una tranquila y agradable capital de provincias cuya proximidad a la capital de España le ha dejado subordinada a las coordenadas de su periferia. Tenemos el Infantado, los bizcochos borrachos y el Tenorio Mendocino. Pero faltan muchas cosas para galvanizar un pensamiento singular. Por faltar nos falta hasta un equipo deportivo en la élite. Un detalle que puede ser banal pero que, a la postre, suele ser decisivo para canalizar una idea cohesionada de ciudad y hasta de una marca turística propia que la identifique nítidamente más allá de sus fronteras.

Este es el vacío que, parcialmente, cubre el Maratón de los Cuentos. Iniciativas como ésta rompen esa melancolía que ha acompañado tradicionalmente a Guadalajara. Su gran acogida en torno a la lectura y su propósito de fomentar ésta entre los más jóvenes la han convertido en seña de identidad de la capital y referente internacional de la cultura. No es baladí en una urbe de apenas 80.000 habitantes.

La clave de su éxito es, precisamente, su carácter social. La proyección participativa que irradia. Su idiosincrasia transversal, poliédrico y pedagógico. El hecho de que la gente se implique, participe y sea protagonista de las actividades que se desarrollan cada mes de junio en el Patio de los Leones del monumento que identifica a la vieja Arriaca. Que el Maratón de los Cuentos esté moldeado por los vecinos y no contaminado por intereses políticos es otro rasgo que ha hecho posible que se consolide sin caer en la diatriba partidista. Y eso tampoco es baladí en una ciudad cuya clase política suele zambullirse sin disimulo en estériles reyertas.

El Maratón de los Cuentos es sinónimo de palabra, imaginación, fantasía, participación, creatividad y cultura. Pero también de cohesión social. Se ha convertido, con el paso de un cuarto de siglo, en el espejo de la movilización social que necesita una ciudad cuya agenda cultural debería compensar otras carencias. Ya que no tenemos un casco histórico como el de Ávila o Cuenca. Ya que no tenemos el frenesí turístico de Segovia o Toledo. Al menos mantengamos la esencia de actos, como el Maratón, de una nítida vocación popular.

Cela, que era un buen cuentista, expresó en su Viaje a la Alcarria su “pena” por el estado ruinoso del Infantado. Han pasado 70 años de aquello. ¿Qué diría ahora de un monumento que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad por iniciativa de sus gentes? Las mismas gentes que cultivarán este año, un año más, y van 25, un Maratón de Cuentos sin precedentes en el resto de España. Orgullo e identidad como ciudad. Sin caer en aldeanismos, pero manteniendo las señas propias. Tal vez ése es el camino a seguir.

Anuncios

2 pensamientos en “Un orgullo maratoniano

  1. “Por faltar nos falta hasta un equipo deportivo en la élite.” dice el texto. Permiteme corregirte: el Balonmano Guadalajara lleva en Liga Asobal creo que los últimos seis años, el voleyball acaba de subir a Superliga. No es fútbol, y gracias, pero son equipos deportivos en la élite, lo son.

    • Con todos los respetos, los equipos que menciona son de deportes muy minoritarios. Tienen mucho mérito pero no arrastran a un sentimiento colectivo de ciudad que es la idea a la que hacía referencia en el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s