El Black Friday y el pequeño comercio. Una relación peligrosa

Acto de presentación de la campaña del Black Friday en Guadalajara. // Foto: Ayto. de Guadalajara

Por Juan Palomeque Torres.

El pasado 20 de noviembre se puso en marcha por parte del Ayuntamiento de Guadalajara, en asociación con dos asociaciones de comerciantes de Guadalajara (FCG y FEDECO) la campaña del Black Friday en Guadalajara que va a contar con la participación de 146 comercios de la ciudad. En la presentación de esta campaña, representantes de los organismos promotores de la iniciativa recalcaron de manera unánime lo beneficioso de la campaña teniendo en cuenta sobre todo que corren malos tiempos para el comercio de proximidad.

Parece ser por tanto, que el pequeño comercio debería estar de enhorabuena por haberse modernizado y actualizado a la lógica de los tiempos actuales. El Black Friday desde este punto de vista parece un salvavidas más que un regalo envenenado hiperconsumista. Creo que se hace necesario pensar qué tipo de dinámicas apuntalan y refuerzan este tipo de campañas comerciales antes de someterlas a un juicio concluyente que razone cuáles son las realidades que invisibilizan.

En primer lugar, hay que decir que el Black Friday es un fenómeno que en España en apenas tres años (los que fueron del 2012 al 2015) pasó a ser aceptado acríticamente por la sociedad española. Atraídos por los descuentos de las grandes cadenas comerciales, los consumidores podemos aducir lo que parece que es el argumento más sólido para defender el fenómeno. Y es que, en principio, parece no haber pega alguna en aprovechar los grandes descuentos que ofrecen los grandes almacenes cuando se trata de optimizar el consumo propio en unos tiempos en los que la economía española no está para dispendios.

Escarbando un poco más y saliendo de lo que se presenta como obvio, cabe empezar a cuestionar críticamente el fenómeno: ¿qué gana el pequeño comercio sumándose a esta tendencia? Está claro que el Black Friday ha dejado de ser moda para convertirse en una realidad. El pequeño comercio no puede competir ni con el comercio electrónico ni con las grandes cadenas si juega a lo mismo que estas, ya que jamás podrá plantear ofertas competitivas a nivel de precios y variedad de productos. Al asumir el Black Friday está legitimando una práctica cuando menos cuestionable, que viene a aceptar que las grandes superficies de facto se dediquen a empalmar durante todo el año periodos de rebajas. Ya no se trata de que las grandes cadenas aprovechen su potencial para competir con productos rebajados a lo largo de la temporada fuera de los periodos legalmente establecidos para lanzar rebajas. La realidad es que campañas como el Black Friday plantean los mismos grandes descuentos que las tradicionales épocas de grandes rebajas de enero y verano, y sería bueno reclamar, como consumidores, que se nos explique cómo las grandes cadenas encajan legalmente el Black Friday con las normativas que regulan los procedimientos y requisitos que los comercios deben respetar para iniciar sus campañas de rebajas.

Los pequeños comercios en la liga de los grandes descuentos y las rebajas permanentes tienen las de perder y asumir con los brazos abiertos el Black Friday me parece un error. Es cierto que a corto plazo dada la situación actual van a poder remontar un poco la acumulación de mercancías que han padecido con el confinamiento y la paralización del consumo durante estos meses de nueva normalidad, pero a largo, si volvemos a una situación mínimamente parecida a la de la prepandemia ¿Con qué coherencia van a poder jugar la baza de que el Black Friday, al menos en España, es un fenómeno que en la práctica plantea una estrategia que trata de destruir al pequeño comercio? Al asumir el Black Friday, estarán dando carta de naturaleza a las grandes superficies para que normalicen esta práctica y nadie les pueda reclamar nada, ya que será algo a lo que el pequeño comercio también se ha apuntado.

Es cierto que vivimos en unos tiempos en los que con pandemia o sin ella se están reconfigurando los hábitos de consumo de la sociedad. El comercio electrónico es una realidad que ha llegado para quedarse, y en este sentido, estamos asistiendo a un cambio de época en los patrones de consumo. Parece que los tradicionales grandes almacenes también se resienten en este cambio de modelo de consumo, y aunque, ahora mismo estamos asistiendo a la moda del comercio electrónico, al pequeño comercio le quedan muchas bazas que jugar. Respecto a la variedad y a los precios de los grandes almacenes, el pequeño comercio puede plantear una fidelización frente a lo aséptico e impersonal que plantea consumir en grandes centros comerciales. Puede apostar también a una especialización y a una apertura hacia públicos minoritarios para competir más en términos de calidad que de precio con las grandes superficies, cuestionando así el modelo de consumo dominante. Por último la baza definitiva con la que puede autorreivindicarse frente al e-commerce pasa por poner en valor el contacto físico con el producto que se va a comprar. El consumo a ciegas que propone el comercio virtual encuentra en este aspecto una fuerte debilidad, y es en cuestiones como esta donde el pequeño comercio sigue encontrando argumentos a favor para defender su vigencia.

Hay que preguntarse si realmente es una verdadera solución de futuro que el pequeño comercio de Guadalajara se sume a la ola del Black Friday. El precedente que puede sentar que el comercio local dé carta de naturaleza a este tipo de prácticas es peligroso, y puede inferirse de todo lo dicho que el Black Friday es un parche más que otra cosa para el mal momento del comercio local en nuestro país. Visto lo visto, teniendo en cuenta los riesgos que comporta para el pequeño comercio local asumir el Black Friday, cabe echar mano del refranero español para sentenciar que, en la relación pequeño comercio – Black Friday, es peor el remedio que la enfermedad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.