Nace Aliente en Guadalajara, por una transición energética realmente ecológica y justa

Por Sonia Jodra

Los parques eólicos y fotovoltaicos no están siendo proyectos generadores de futuro para la provincia. Por eso esta misma semana se ha presentado la plataforma Aliente en Guadalajara. Se trata de un movimiento nacional que ahora se implanta en la provincia con el objetivo de alertar sobre los efectos nocivos que estos macro proyectos de energías renovables generan en nuestros pueblos.

La transición energética hacia un modelo más sostenible no está siendo tan amable como en principio pudiera parecer. De hecho, los macro parques eólicos y fotovoltaicos suponen en ocasiones afecciones negativas a áreas de alto valor agrícola, cinegético, paisajístico, ecológico, social y cultural. Así lo ha denunciado esta semana la recién creada delegación de la plataforma Aliente en Guadalajara. El grupo se creó en el ámbito nacional en 2020 y, según manifiestan desde la propia organización, sus tesis conservacionistas cuentan con el respaldo de más de 270 investigadores. La plataforma reúne a más de 205 asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que comparten la preocupación por los efectos nocivos que los proyectos de renovables tienen en el medio rural.
Aliente propone un modelo más racional y distribuido, basado en el ahorro y la eficiencia energética, en el autoconsumo y las comunidades energéticas. “Se trataría de aprovechar las virtudes de las energías renovables y reducir sus impactos, acercando la producción de energía a los puntos de consumo y favoreciendo la democratización de la energía y la reducción de la pobreza energética”, aseguran desde el colectivo. Reconocen, eso sí, que la construcción de plantas grandes de energías renovables es necesaria para lograr los objetivos de la transición energética, pero abogan por la priorización de un criterio científico, ordenado y planificado que minimice sus impactos negativos.
En relación al caso concreto de Guadalajara, desde Aliente denuncian que la provincia está sufriendo una auténtica avalancha de proyectos de mega plantas, con algunas iniciativas que llegan a ocupar más de 500 hectáreas. El colectivo alerta de que la Junta de Comunidades “está tramitando sin atender a las alegaciones más importantes que están presentando organizaciones ambientalistas, plataformas vecinales e incluso ayuntamientos”. Y sugieren que “parece haber optado por un modelo de desarrollo que pone el territorio en manos de intereses ajenos, como si la principal función de la provincia fuese servir de colonia energética para Madrid”. Vuelve el viejo mantra a Guadalajara, el ser la pila de Madrid. Si ya lo fuimos con dos centrales nucleares, ahora parece que también nos toca serlo con las energías renovables. La plataforma Aliente señala que mientras se tramitan estos macro proyectos eólicos o fotovoltaicos, “nuestros pueblos languidecen por falta de servicios, trabajo e innovación y ven cómo se debilita aún más su débil tejido social y productivo”. En la misma línea, denuncian que los proyectos afectan gravemente a la biodiversidad de la provincia.
Los representantes de la recién creada plataforma en Guadalajara indican que en ningún caso los proyectos crean puestos de trabajo estables, ni durante ni después de su construcción; al contrario, contribuyen claramente a la destrucción de los sectores agropecuario, cinegético y turístico, agravando los problemas de despoblación, envejecimiento y falta de cohesión comunitaria que sufre Guadalajara. Entre los ejemplos que consideran nocivos para el medio ambiente de la provincia, desde Aliente señalan el recorte del perímetro del único Paisaje Protegido de la provincia en tramitación (Río Ungría), con el objetivo de beneficiar la implantación de varias plantas fotovoltaicas.
Durante su presentación pública han señalado los tres objetivos con los que se ponen a trabajar en la provincia. En primer lugar, concienciar sobre la gran amenaza que supone este tipo de proyectos para los territorios de nuestros municipios y denunciar abiertamente las prácticas fraudulentas toleradas por las distintas administraciones públicas. Como segundo objetivo, pretenden dar cobertura a aquellas demandas y alegaciones que surjan a nivel local, poniéndose a disposición de los municipios, asociaciones y vecinos que se sientan perjudicados por la tramitación de este tipo de proyectos. Y, por último, desde Aliente quieren difundir la idea de que es preciso un modelo de transición energética que beneficie a las personas y no solo a las grandes empresas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.