Los ‘gatillazos’ del Moderno

Narradores orales a las puertas del Moderno, hace dos años. // Foto: R.M.

Narradores orales a las puertas del Moderno, hace dos años. // Foto: R.M.

Por Rubén Madrid

El próximo Festival de Narración Oral, una de las citas más señaladas del Maratón de los Cuentos de cada año, volverá de nuevo al Teatro Moderno. Es una excelente noticia, porque los narradores profesionales, en general, y los alcarreños como Pep Bruno y Estrella Ortiz, en particular, batallaron duro para reabrir las puertas del teatro, cerradas por la Consejería de Cultura en el verano de 2012.

Algunos de ustedes recordarán las sesiones corales que realizaron a las puertas del teatro, con el título de ‘Ábrete Moderno’, los cuentistas llegados de todo el país durante las dos ediciones del Maratón en que la sala estuvo cerrada, reivindicando de este modo que, incluso los de fuera de nuestra ciudad, sentían un vacío especial por la ausencia de un escenario tan ligado a nuestra reconocidísima fiesta de los cuentos. La asociación que reúne a estos profesionales, AEDA, fue además una de las más rápidas en adherirse a la campaña reivindicativa de Amigos del Moderno.

Ya saben lo que opinamos de los artistas que durante todos estos meses se comprometieron con esta causa y de quienes, en cambio, se comportaron como ‘gorrones’ en los términos del teorema del politólogo Marcus Olson. Dar un aplauso dentro del teatro a quienes lucharon por su reapertura desde fuera es una buena razón, por si la artística se quedase corta, para asistir al Festival, siempre maravilloso.

Pero la sesión en la tarde del sábado 12 será también una magnífica oportunidad para ver el Teatro Moderno lleno. Porque seguramente los cuentistas invitados lograrán atraer a numeroso público, cosa que, hasta el momento, la programación del Patronato no está logrando. ¿Qué está pasando para que la inmensa mayoría de los espectáculos no logren reunir ni siquiera la mitad de este aforo de apenas 200 butacas? Después de tanto esperar la reapertura, ¿por qué no hay público? ¿A qué se deben los ‘gatillazos’ del Patronato con el Moderno?

Mensaje del candidato socialista a la Alcaldía, este domingo en su Twitter.

Mensaje del candidato socialista a la Alcaldía, este domingo en su Twitter.

El candidato a la Alcaldía del PSOE, Daniel Jiménez, se sorprendía este domingo durante la función infantil –lo expresó en su cuenta de Twitter- de que apenas hubiese un puñado de espectadores en el patio de butacas. Y atinaba, porque lo hacía precisamente en un pase, el infantil del domingo por la tarde, que tradicionalmente llenaba. Su queja puede incordiar, pero no sorprender. El problema lo conoce bien la propia concejala de Cultura, Isabel Nogueroles, que está acudiendo a un gran número de funciones desde que el teatro reabrió en marzo. Ella lo sabe mejor que nadie: el fracaso de esta programación de primavera ha sido estrepitoso.

La programación, se dijo siempre en ‘petit comité’, se hizo deprisa y corriendo, un tanto deslavazada, pero aun así ha tenido citas de teatro y musicales de mucho nivel. No hay un componente de calidad que justifique por sí mismo la falta de público. Hay que añadir otros factores. Ya sabíamos de antemano, por ejemplo, que el público es un animal de costumbres fijas y que iba a ser difícil que retomase la costumbre de volver allí después de casi tres años de cierre en que muchos habituales del Moderno habrían buscado otros entretenimientos, y esto es algo que sabían quienes, no obstante, prefirieron retrasar las obras de remodelación hasta las puertas de esta campaña electoral.

Por eso se antoja más clave otro aspecto que creemos fundamental en el proyecto artístico: la puesta en marcha del teatro a espaldas de quienes más se preocuparon durante casi mil días de cierre por mantener vivo este espacio. No basta, ahora lo sabemos, con recuperar el escenario y abrirlo a golpe de talonario, salvo contadas excepciones como el Teatro Viene de la Escuela. El Patronato ha despreciado –como desprecia a los libreros o a los artesanos– los reiterados ofrecimientos de colaboración de la Asociación de Amigos del Moderno para elaborar la programación y ha creído que convirtiendo la inauguración en un acto político e inventando una tarjeta de Abonados del Moderno iba a conseguir revivir el espacio. Dos meses después queda claro que esta autosuficiencia no puede ser el modelo a seguir.

Aplauso que dedicaron los 'amigos del Moderno' al teatro el día de su reapertura. // Foto: Amigos del Moderno-Mausba Foto.

Aplauso que dedicaron los ‘amigos del Moderno’ al teatro el día de su reapertura. // Foto: Amigos del Moderno-Mausba Foto.

Capítulo principal merecen las proyecciones de películas en el que durante años muchos guadalajareños conocieron como Cine Moderno. Mientras el Cineclub presume con Maribel Verdú y Gracia Querejeta de haber tenido en su día el ahora desaparecido ciclo La Linterna Mágica para crear cantera de cinéfilos; mientras sigue metiendo una media de 200 espectadores cada semana para ver versión original en Los Multicines; mientras se ofrece para volver o, si no, para hacer otro tipo de ciclos, el Patronato ha tirado para adelante con una contraprogramación de títulos desfasados, sin orden ni concierto, que interesa a muy pocos. Ni en versión original, ni disfrazado como un modelo ‘a la carta’ en el que eligiría el espectador ni con los títulos para los más pequeños.

Si a todo esto se suma la campaña de comunicación para lograr que el público vuelva al teatro, apostando por publicitar espectáculos en medios que sólo han pasado por allí de refilón y por buzonear un folleto sin alma titulado ‘Tu agenda’, donde se desgrana un serial de convocatorias sin estimular al público que verdaderamente podría estar interesado en la cultura de la ciudad, lo cierto es que el resultado, cada tarde de función o de proyección, está en buena parte explicado.

Butacas del Moderno, en abril, justo antes del inicio de la primera película en VOS del ciclo del Patronato. // Foto: E.Clemente

Butacas del Moderno, en abril, justo antes del inicio de la primera película en VOS del ciclo del Patronato. // Foto: E.Clemente

El Moderno necesita tiempo para recuperar la confianza del público. El decaimiento del casco antiguo, con las ferias de abril como revulsivos, tampoco acompañan. Pero lo cierto es que el Ayuntamiento debe dar un giro en su gestión de este espacio. Hacen muy bien el PSOE y Ahora Guadalajara en defender en sus programas electorales la integración del tejido asociativo de la ciudad en el Moderno, los unos con una alusión directa, los otros como modelo en toda esta materia. El PP, de momento, ha prometido recuperar el Ateneo Municipal, y está muy bien, pero no dice –y a estas alturas sería interesante– si quiere el edificio para ponerlo al servicio de la gente que hace cultura, para cometer el mismo error que con el Moderno o para que una empresa abra un restaurante con bolera.

Anuncios

2 pensamientos en “Los ‘gatillazos’ del Moderno

  1. eres un catacrack!!! fijate que justo estaba pensando ayer en la pena de reapertura que ha tenido el moderno, y si no habra sido buscado para poder echarle el cierre y justificarlo en que la gente no va al moderno…
    de manera directa puedo hacer una reflexión, no me apetece ir al moderno a verle la jeta a los responsables del cierre, con sus sonrisas de fariseos, en este caso de farisea.
    Tampoco iria nunca a una programación de cine hecha contra nadie,como es el programar cine el mismo día que lo hace cineclub y encima en la que es su casa, de la que nos han echado.
    Y además como no han atendido a las propuestas que se les hizo, pues no hay quien se aclara si el jueves es de teatro o si todos los domingos hay infantil.
    Y sin duda, me motivaria muchisimo mas ir si estuviera Loli en la puerta , en la taquilla, en las luces…Que alguien que no sabe llegue a tener responsabilidad es peligroso

  2. Gracias Rubén por mirar con calma lo que sucede en esta ciudad, leerte ayuda a reflexionar sobre las cosas que suceden en esta ciudad.
    Espero que en el Patronato de Cultura también dediquen un tiempo a la reflexión, algo más del que le dedicaron a la programación con la que se inauguró el Moderno. Casi tres años de cierre y parece que les pilló el toro, se programa deprisa y corriendo, con poco mimo y nada de coherencia, a golpe de talonario: compañías más que vistas en Guadalajara como Yllana o Ara Malikian, espectáculos como La Mudanza o André y Dorine que ya habíamos tenido oportunidad de ver recientemente en Azuqueca o Alcalá, una única representación de una compañía alcarreña y un total desprecio al Cineclub, a la Asociación de Amigos del Moderno y a las compañías de Guadalajara
    Y lo mejor está por llegar, la programación de Junio se limita a un concierto, la presentación de una revista taurina y el festival de fin de curso de la Escuela Municipal de Teatro. Por suerte también el Festival de Narración Oral (aunque no aparece en la cartelera de la puerta del Moderno), pero ni un espectáculo infantil, ni una compañía profesional.
    Invitaciones a tutiplén,contraprogramación sin ningún pudor, un gasto en solo tres meses (en espectáculos, sin contar con el personal) que supera en unos 20.000 euros el presupuesto total del Moderno del último año antes de su cierre y poca respuesta del público.
    Aunque nos parezca increíble a esto el alcalde y la concejala de cultura le llaman mejorar la gestión. El tema merece más de una reflexión, así no se genera cultura, ni se crea público, ni se da vida a los espacios públicos,ni se dinamiza el centro. Gestores de lo público: hay que trabajar más y con mejor talante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s